ISSTH – Capítulo 255

Modo Noche

Capítulo 255: Ella estaba flotando en el viento.

Tan pronto como las palabras salieron de la boca de Meng Hao, golpeó su bolsa privada. Salió volando un caldero de píldoras junto con algunos cristales de fuego terrenal así como un montón de plantas medicinales, con las cuales empezó a trabajar Meng Hao. En frente de todos, empezó a elaborar una píldora.

Trabajó a una velocidad increíble. Todo el mundo le estaba observando, parecía obvio que debía de estar haciendo todo esto en un intento de salvar a Chen Jiaxi. Aparentemente, para poder asegurar completamente su éxito, incluso extrajo una gota de sangre de la frente de Chen Jiaxi.

La sangre entró en el horno para píldoras, claramente con el objetivo de hacer que la píldora medicinal fuera más efectiva a la hora de purgar el veneno.

Todo estaba en un silencio mortal, mientras todos los ojos estaban en Meng Hao mientras que éste elaboraba la píldora. Desde el momento en el que había puesto un pié en el Dao de la Alquimia, esta era la vez que más rápidamente había elaborado una píldora. Solo pasó unos momentos antes de que un aroma fragante llenara la plaza.

Meng Hao movió entonces su mano y salió volando una píldora medicinal de color rosa. Salió disparada como un rayo hacia la boca de Chen Jiaxi. Su vida pendía claramente de un hilo en ese momento.

Decenas de miles de ojos estaban fijos en Chen Jiaxi. Tan pronto como consumió la píldora, su cuerpo fue sacudido por un temblor.

En ese momento, lo aún más chocante  fue que su cabello empezó a cambiar rápidamente de color, desde el color negro al blanco. Su piel empezó a arrugarse, como si su vitalidad se hubiera desvanecido. En el espacio de unas cuantas respiraciones cortas, parecía haber envejecido cerca de cien años.

Anteriormente, era alguien de mediana edad, pero ahora parecía un anciano con un pie en la tumba. Su rostro estaba cubierto de arrugas y emanaba antigüedad. Anteriormente, su base de cultivo había estado en la etapa final de la Fundación Establecida, pero ahora parecía estar desvaneciéndose debido a su decrepitud.

Todo este proceso, desde el principio al fin, solo tardó el tiempo necesario para dar diez respiraciones. Chen Jiaxi parecía completamente diferente; era ahora un débil anciano sin base de cultivo. Sin embargo, el aura de muerte que había estado saliendo de él hacía unos momentos había sido reemplazada por fuerza vital.

Cuando esto ocurrió, sus ojos se abrieron repentinamente. De pronto, tosió una enorme coagulación de sangre, junto con los restos de la píldora medicinal. Era del tamaño aproximado de una uña, teniendo ahora la mitad del tamaño que había tenido anteriormente.

No era la píldora que Meng Hao había elaborado, sino la píldora que todos habían creído que era la Píldora Primordial de Reposición Celestial!

Tan pronto como escupió la píldora, Meng Hao ondeó su mano, recogiéndola en una botella para píldoras. Antes de que la pusiera en su bolsa privada, sin embargo, los ojos del Patriarca Tamiz Violeta parpadearon. Movió su mano derecha, causando que la botella para píldoras saliera volando desde las manos de Meng Hao hasta las suyas propias.

Meng Hao ignoró esto, concentrándose en cambio en Chen Jiaxi, quien estaba temblando, con una expresión de confusión en sus ojos.

“En el momento anterior a que el veneno te matara, logré prevenir que se continuara disolviendo. El veneno no es imposible e eliminar. Sin embargo, dada mi actual habilidad en el Dao de la Alquimia, era incapaz de encontrar la combinación adecuada de plantas medicinales en tan poco tiempo. Por tanto, usé el método más simple posible, así como el más directo. Estimulé tu fuerza vital y destrocé tu base de cultivo. De este modo, fui capaz de forzar al veneno para que saliera. En cuanto a tu base de cultivo, si practicas cultivo recuperable, lentamente se recuperará.”

Chen Jiaxi no dijo nada mientras LI  Yiming iba corriendo y le ayudaba a ponerse de pie. Chen Jiaxi miró boquiabierto a Meng Hao, después dejó salir una risa amarga.

“Montaña Eterna dijo una vez que las batallas alquímicas son simplemente como batallas mágicas: la muerte puede venir de un simple pensamiento. En cuanto al día de hoy… estoy convencido de esta verdad”. Con esto, unió sus manos en saludo. Su cuerpo tembló y bajó su cabeza para ocultar el odio venenoso que salía desde su interior.

Li Yiming también unió sus manos y se inclinó hacia el Patriarca Tamiz Violeta y los demás. Claramente no podían permanecer en la montaña, por tanto, sujetó a Chen Jiaxi y salió volando en el cielo, desapareciendo en la distancia.

Unos cuantos cultivadores de la Secta Tamiz Negro se alzaron para acompañarlos mientras se iban. Considerando todas las experiencias de Meng Hao, era imposible para él no notar el odio de Chen Jiaxi. Si el odio no hubiera estado ahí, Meng Hao, teniendo en cuenta lo mucho que había subido a la cima, podría haberle ayudado a recobrar su base de cultivo mucho más rápidamente.

Pero ahora había abandonado tales pensamientos. Mucho antes de haberse convertido en Fang Mu, había aprendido a tratar a sus enemigos fríamente.

Meng Hao se giró para mirar al Patriarca Tamiz Violeta, quien estaba en esos momentos examinando la píldora medicinal que acababa de vomitar Chen Jiaxi.

“Senior Tamiz Violeta”, dijo él con una sonrisa educada, “gané esa píldora en la competición hace unos momentos. Si le gusta, señor, quizá podría decir con qué intenta intercambiarla?”

El Patriarca Tamiz Violeta rió enérgicamente. Sacudió su cabeza, movió su manga y la píldora medicinal de esa botella salió volando de regreso a Meng Hao. La había escaneado con su Sentido Divino justo ahora. Aun a pesar de que no sabía demasiado sobre el Dao de la Alquimia, era un cultivador en Alma Naciente, que había vivido muchos, muchos años. Cómo podría no tener una comprensión sobre cosas como las píldoras medicinales antiguas? En realidad, había estudiado específicamente previamente las píldoras medicinales antiguas.

Justo ahora, sin importar cómo la examinara, no podía ver nada particularmente especial sobre esa píldora. De hecho, cuando la sujetaba en la mano, pudo detectar un olor desagradable a podrido. Después de una breve discusión con el hombre de rostro rojizo usando su Sentido Divino, habían determinado que definitivamente era una píldora venenosa.

El hecho de que hubiera devuelto tan rápidamente la píldora a Meng Hao tenía mucho que ver con todo lo que Meng Hao había dicho y hecho. Anteriormente, todos en la Secta Tamiz Negro, incluyendo al Patriarca Tamiz Violeta y a sus compañeros, no le habían prestado siquiera un vistazo a Fang Mu. En cambio ahora, era obvio para todo el mundo que Fang Mu… excedía por mucho a Zhou Dekun.

Esto era especialmente cierto en su demostración final feroz. Desde ahora, el Patriarca Tamiz Violeta le prestaría más atención a este Fang Mu.

Meng Hao aceptó la botella para píldoras con una sonrisa, después, casualmente, la puso en su bolsa privada.

La lección sobre alquimia estaba ya acabada. Zhou Dekun invitó a Meng Hao a que se uniera a él en un banquete ofrecido por la Secta Tamiz Negro, pero declinó educadamente. Con su rostro cubierto de agotamiento, regresó a la Cima Bienvenida Negra.

De regreso en su residencia, se sentó con las piernas cruzadas para restaurar su energía. El tiempo pasó rápido y pronto la luz de la luna llenaba el cielo. Meng Hao abrió repentinamente sus ojos y ondeó su mano derecha. Apareció un horno para píldoras, junto con un cristal de fuego terrenal. También sacó su medallón de Lord Horno y su escudo protector.

Después de asegurarse dentro del escudo, golpeó su bolsa privada para sacar la botella para píldoras que contenía la píldora venenosa. Tomó aire profundamente y sacó…. La caja de jade! La había puesto en su bolsa privada mucho antes.

En realidad, la píldora medicinal sí que era una de las tres píldoras medicinales antiguas, la Píldora Primordial de Reposición Celestial!

Sin embargo, solo quedaba la mitad de la píldora original, aunque, la esencia del Tiempo Y la fuerza medicinal de dentro de la píldora no se habían desvanecido completamente!

En tiempos antiguos, las píldoras no se elaboraban usando llamas, se usaba en cambio el poder del Cielo y la Tierra. La caja de jade era en realidad el paso final en el proceso de elaboración. Después de ser sellada dentro, la píldora se iría completando gradualmente.

Este era un conocimiento común; casi todas las píldoras medicinales antiguas habían sido descubiertas de ese modo. A pesar de estar selladas en las cajas de jade, el paso de tanto tiempo hizo que la mayoría de esas píldoras medicinales antiguas se secara gradualmente y se volvieran defectuosas, por lo que generalmente contenían poca fuerza medicinal.

Meng Hao no tenía idea de por cuánto tiempo había existido esta Píldora Primordial de Reposición Celestial, pero por alguna razón, no se había secado del todo y contenía todo el nivel de su fuerza medicinal. Además, la píldora contenía el poder del Tiempo.

Si Meng Hao no hubiera dominado la técnica del refinado del Tiempo, logrando iluminación sobre el Encantamiento Voluntad Violeta y refinado un Árbol Primavera y Otoño, entonces habría sido muy difícil descubrir la rareza de esta píldora medicinal. Esos tres hechos eran esenciales. Si le hubiera faltado uno, no habría sido capaz de reunir las pistas.

El Tiempo era al mismo tiempo visible y corpóreo, y al mismo tiempo, invisible e incorpóreo. Las píldoras medicinales antiguas se secarían y revelarían su antigüedad. Este era el resultado de su paso por el Tiempo. Sin embargo, esta píldora medicinal era diferente. Había succionado el Tiempo, llenando la píldora con su poder ilusorio. Esta píldora era en realidad… un Tesoro del Tiempo!

Debido a esto, cuando se consumía, la píldora revertiría el Qi y los pasajes de la sangre, inmediatamente causando que el cuerpo empezara a arrugarse y envejecer. Sin embargo, después de eso, cuando la píldora se disolviera completamente, entonces el verdadero poder de la Píldora Primordial de Reposición Celestial emergería.

Esto era exactamente lo que había ocurrido con Chen Jiaxi.

La denominada píldora medicinal que Meng Hao había elaborado era una estratagema para ocultar la verdad. La única función para lo que había servido era para eliminar la evidencia de la Píldora Primordial de Reposición Celestial del cuerpo de Chen Jiaxi.

El verdadero objetivo de Meng Hao había sido primeramente prevenir que tanto el Patriarca Tamiz violeta como los demás pudieran encontrar alguna pista, y seguidamente, conseguir quedarse la píldora para sí mismo.

Meng Hao tomó aire profundamente mientras extraía el coágulo de sangre de dentro del horno para píldoras y lo puso dentro de una botella de jade. Seguidamente, puso la Píldora Primordial de Reposición Celestial dentro del horno y empezó a limpiar la suciedad de ella. Después, la puso con cuidado de nuevo en su caja de jade original, la cual sostuvo en alto para examinarla.

“El verdadero valor para mí de esta píldora medicinal no es su fuerza medicinal, sino el hecho de que está encapsulada dentro con el poder del Tiempo. Cuando llegue mi momento de forjar mi tesoro del Tiempo, seré capaz de aprender un montón de ella! Incrementará mis oportunidades de éxito bastante”. Meng Hao se moría de ganas con la anticipación. Solo podía imaginar el poder que sería capaz de sostener después de producir su propio tesoro del Tiempo.

“Lo malo es que este Chen Jiaxi… obviamente nunca me dirá de dónde consiguió esta píldora medicinal. Sin embargo… debería de averiguarlo pronto”. Levantó la botella de jade , dentro de la cual estaba guardado el coágulo de sangre. Esta sangre… era de Chen Jiaxi.

“Una vez que sea capaz de producir un clon de sangre, el clon debería de ser capaz de usar su poder para ver las memorias de quien fuera que provenga esa sangre”. La mente de Meng Hao estaba llena de entusiasmo. En cuanto a Chen Jiaxi, había elegido luchar contra Meng Hao en términos de alquimia. Su base de cultivo no había sido destruida irreparablemente, y además, estaban en medio de la Secta Tamiz Negro, siendo la victoria conseguida abiertamente y justamente. Por tanto, no habría repercusiones negativas.

Pasaron unos cuantos días en un instante. La División de Píldora del Mundo se fue, dejando el entrenamiento de alquimia de la Secta Tamiz Negro totalmente en manos de Meng Hao y de Zhou Dekun.

El Patriarca Tamiz Violeta solicitó personalmente que Meng Hao elaborara algunas Píldoras de Refinado de Alma para la Secta Tamiz Negro. Tales píldoras serían nutritivas para el alma. Meng Hao decidió declinar educadamente; no quería tener que trabajar con un contacto tan cercano con la Secta Tamiz Negro. En cuanto a Zhou Dekun, parecía entusiasmado con la situación actual. Había estado dando lecciones a través de la Secta Tamiz Negro y se sentía bastante alegre con todo.

Meng Hao pasó su tiempo viendo los paisajes de la Secta y presentando sus respetos a algunos de los discípulos Cónclave. Intentó dar unas vueltas para conseguir información sobre Xu Qing. Después de que pasaran cinco días, todavía no había visto ni rastro de ella.

En ese momento había empezado a preocuparse; la Secta Tamiz Negro era un lugar extraño. El incidente con Zhou Jie había solidificado este hecho en su mente.

En esta tarde particular, Meng Hao estaba paseando por un área cercana al borde de las Cien Montañas. Levantó su cabeza y vio una mujer plantada encima de una de las montañas en la distancia. Ella vestía una túnica negra y estaba de pie sobre un pilar de piedra, el cual sobresalía desde la montaña. El viento hizo que su vestido, así como su largo cabello largo, flotaran a su alrededor. En el instante en el que Meng Hao vio su rostro, su mente tembló.

Esta mujer era bella, pero fría y sombría…

La había estado buscando por todos lados y entonces, repentinamente, allí estaba ella, flotando en el viento.

Estaba totalmente inexpresiva. Estaba plantada encima de un pilar de piedra, parecía como si quisiera alejarse flotando.

Ella era… Xu Qing.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>