ISSTH – Capítulo 333

Modo Noche

Capítulo 333: Estafando en Todo el Camino

Un millón de piedras espirituales aparecieron; la brillante luz del sol se reflejaba en ellas, creando un resplandor radiante. Esta tarde en esta parte de las Tierras Negras, un frenesí loco se levantó entre cientos de Cultivadores.

Esto fue especialmente cierto para los cultivadores en la retaguardia, que habían venido a ver lo que ocurriría. Sus ojos se pusieron rojos mientras utilizaban inmediatamente todas las técnicas que sabían para aumentar su velocidad, dispersándose en todas direcciones para agarrar las piedras espirituales.

Las personas de la Secta del Río Han eran las más cercanas. El viejo de cara marcada vaciló por un momento; algo no le parecía correcto. Pensó de nuevo en la subasta, y cómo Meng Hao había estado aparentemente corto en Piedras espirituales. Sin embargo, era imposible decir si las piedras espirituales eran ilusorias o reales. Viendo cómo los discípulos que lo rodeaban respiraban pesadamente, apretó los dientes, abandonó la persecución y siguió las Piedras espirituales. Sus mangas se movieron mientras trataba de reunir a tantas como le fuese posible.

Los otros discípulos de la Secta del Río Han cargaban locamente. Los discípulos de las otras dos sectas inmediatamente comenzaron a luchar por la supremacía al tomar las piedras espirituales. Sólo tomó un momento para que cientos de Cultivadores volaran en todas direcciones detrás de piedras espirituales. Pronto, comenzaron a luchar y a saquear.

“¡Maldición, esas es mi piedra espiritual!”

“¡El chico que robó en la subasta lanzó hacia fuera estas piedras espirituales para proteger su propia piel! No pertenecen a nadie. ¡Primero en venir primero en servirse!”

El sonido de las explosiones resonó. Un millón de piedras espirituales parecían mucho, pero teniendo en cuenta que cientos de Cultivadores estaban luchando por ellas, se dividieron muy rápidamente. Y sin consideración los Cultivadores los arrojaron a sus bolsas de almacenamiento privadas.

De repente, sus pensamientos excitados y complacientes cambiaron, y miraron hacia fuera en la dirección que Meng Hao había huido.

En su opinión, para que él haya lanzado un millón de piedras espirituales sólo para comprar un poco de tiempo, indicaba que debe tener aún más piedras espirituales en si mismo.

Una luz extraña apareció en los ojos de los Cultivadores de la Seca del Río Han. Ellos habían recogido más piedras espirituales que todos los demás,  tal vez más de doscientas mil. La expresión en el rostro del anciano de cara marcada indicaba que estaba decidido a ganar. Él sabía que las piedras espirituales no eran falsas; Después de arrebatarlas, había examinado cuidadosamente una. Con una risa sonora, se disparó en busca de Meng Hao, con sus discípulos detrás.

Casi todos los otros Cultivadores en el área hicieron lo mismo. Había unos cuantos que dudaron, preocupados de que algo desagradable sucediese si fueran demasiado codiciosos. Algunos incluso consideraban irse; después de todo, todos habían conseguido algunas piedras espirituales, lo que significaba que todos se habían aprovechado, al menos la mayoría. Algunas personas estaban examinando rápidamente sus bolsas privadas para contar exactamente cuántas Piedras espirituales habían adquirido.

Fue entonces cuando jadeo asombrado pudo ser escuchado.

“¿Eh? ¿Dónde están las piedras espirituales? Acabo de tomar unas diez mil, ¿a dónde fueron?”

“¡Las mías también se han ido! ¿Qué está pasando…?”

Los otros que oyeron tales comentarios inmediatamente miraron hacia abajo para revisar sus propias bolsas privadas, con lo cual sus rostros instantáneamente cayeron.

“¡Mis Piedras espirituales se han ido! ¡Imposible! ¡Yo robé por lo menos ocho mil de ellas justo ahora! ”

“Algo sospechoso está pasando…. ”

Un zumbido se elevoó, mezclado con gritos miserables. Mientras revisaban sus bolsas de almacenamiento, los rostros de todos los Cultivadores se pusieron pálidos. Algunos de los Cultivadores incluso empezaron a temblar, y las venas comenzaron a aparecer en sus rostros. Con una rabia intensa e insana derramándose de sus ojos.

“¡Mis artículos mágicos han desaparecido!”

“¡Maldita sea, mi elixir medicinal! ¡No hay nada en mi bolsa de almacenamiento!”

” !Ahhhhhh! ¡Mi bolsa de almacenamiento no tiene nada en ella! ¿¡Que está pasando!? !¡Está totalmente vacía! ¡Incluso el objeto mágico que acabo de comprar en la subasta se ha ido! ”

A medida que se extendía la voz, los miserables gritos crecieron aún más fuertes. El anciano de la cara marcada de la Secta del Río Han se puso a parpadear mientras miraba hacia su propia bolsa. Entonces, su rostro se puso gris como la ceniza; levantó la cabeza hacia el cielo y soltó un aullido desolado.

Su cuerpo tembló y el humo empezó a levantarse desde lo alto de su cabeza. Venas de sangre le atravesaban los ojos, que irradiaban frenesí vicioso. ¿Cómo no podía a volverse loco? Su corazón virtualmente goteaba sangre, como si alguien la hubiera desgarrado literalmente.

Su bolsa contenía originalmente cientos de miles de Piedras espirituales, que aparentemente habían desaparecido en el aire. Todos sus elixires medicinales, artículos mágicos, pastillas medicinales… todo se había ido, incluso las cosas al azar que había recogido en su interior.

Su bolsa de almacenamiento había sido completamente vacía. Ahora el estaba completamente con las manos vacía.

Sus ahorros de muchos años, la mitad de la riqueza de la Secta del Río Han, había estado en su bolsa. Ahora, sin embargo… se había ido.

El patriarca con la cara marcada aulló. Detrás de él, el patriarca de una de las otras grandes sectas temblaba y aullaba locamente. Su bolsa de almacenamiento estaba igualmente vacía.

Las bolsas de almacenamiento de todos los cientos de Cultivadores estaban completamente vacías. Alguien había extraído inexplicablemente su contenido, sin dejar atrás ni un solo sonido o un indicio de cómo había ocurrido…

“¡Ese maldito bandido! ¡No descansaré hasta que muera! “Estas palabras salieron antes de que el Patriarca con la cara marcada pudiera decir algo similar. Venían de un anciano rubicundo cuyo cuerpo entero temblaba. La locura de sus ojos superaba la del Patriarca con la cara marcada. Ese era el Patriarca de uno de los otros Clanes.

La fuente de su locura fue el hecho de que justo antes de la subasta, había llenado su bolsa privada con un millón de Piedras espirituales. Ese era el precio que había demandado al clan Dongluo para unirse a ellos.

Además de las piedras espirituales, había habido técnicas mágicas del clan Dongluo, que había deseado durante mucho tiempo. Ahora, sin embargo… todo se había ido. ¿Cómo podría no volverse loco?

Estos cultivadores de tierras negras no eran estúpidos. Si no pudiesen imaginar que Meng Hao era el culpable, sus años de Cultivo habían sido gastados en vano. Y la raíz del problema eran esas Piedras espirituales….

Cientos de Cultivadores estaban ahora en una furia. Sus ojos eran rojos, y utilizaron todo el poder que pudieron reunir para salir disparados a toda velocidad detrás de Meng Hao.

¡La venganza debe ser obtenida! Sin embargo, no había ninguna señal de Meng Hao. Temiendo que escapara por completo, los centenares de cultivadores usaron una variedad de métodos para llamar a sus amigos.

Algunos organizaron a la gente por delante para bloquear a Meng Hao. Otros se pusieron en contacto con personas de otros grupos de poder o con sectas adelante, pidiendo asistencia directa, o pidiendo prestadas notas de jade o Piedras espirituales.

Por supuesto, ninguno de ellos se dio cuenta de que Meng Hao no los había engañado; pero él loro sí. Sin embargo, no importaba. Meng Hao y el loro habían hecho esas cosas muchas veces en el pasado.

Cuando piensas en la cantidad de personas que Meng Hao había engañado a lo largo de su tiempo en el mundo del Cultivo, bueno, se podría decir que había engañado a la gente en todo su camino…

Como un pequeño ejemplo, hay un cierto grupo de almas desencarnadas en la Secta Tamiz Negro que Meng Hao podría enviar a la miseria instantánea, si solo lo pensaba….

Como Meng Hao silbó a través del aire, la gelatina de carne reclinada perezosamente en la parte superior de su cabeza, pareciendo bastante arrogante.

“Esto está mal…” Tosió docenas de objetos mágicos.

“Esto es inmoral…” Eructó una gran cantidad de piedras espirituales.

“Esto es demasiado malo…” En un abrir y cerrar de ojos, escupió bocanada tras bocanada de botellas de elixir medicinal y cientos de trozos de jade.

“Ustedes dos van a convertirme en un malvado…” Con un suspiro, la gelatina de carne escupió más artículos.

Meng Hao colocó las pertenencias de cientos de Cultivadores en su bolsa del Cosmos. Había suficiente espacio para contener todas las cosas.

Ver una colección tan vasta de artículos hizo que la boca y la lengua de Meng Hao se secaran. La visión de más de un millón de Piedras espirituales hizo que sus ojos brillaran. Luego estaban las hojas de jade, que seguramente contenían una gran cantidad de información. En cuanto a los elementos mágicos, ninguno de ellos llamó especialmente la atención de Meng Hao. Sin embargo, si los vendiera, sería capaz de hacer un montón de piedras espirituales.

Luego estaba la colección al azar de otros artículos, uno de los cuales pasó a atrapar al ojo de Meng Hao. Era un libro, chapado en algo que parecía oro. Este consistía en solo tres páginas y tres ilustraciones.

La primera ilustración mostraba diez espadas dispuestas de modo que sus puntas apuntasen hacia fuera para formar algo que parecía una flor de loto.

La segunda ilustración mostraba cien espadas, formadas juntas para hacer diez flores de loto que fueron formadas en un anillo grande.

La tercera ilustración mostraba mil espadas dispuestas en cien flores de loto, creando una formación masiva. Rodearon una a la otra, formando diez capas que parecían girar en diferentes direcciones. La mera visión de ello era deslumbrante.

“¿Una formación de espadas?” Pensó Meng Hao. Lo miró por un momento y luego lo dejó a un lado. Continuó volando, con el corazón golpeando. Realmente se había hecho rico esta vez, habiendo robado la riqueza de cientos de Cultivadores.

“Es una lástima…”  él solo estaba susurrando esta frase en su corazón, cuando el loro a su lado dejó salir un suspiro y habló en voz alta exactamente lo que estaba pensando.

“Es una lástima que no haya habido mucha gente,” dijo el loro. “Si hubiera más, entonces esta transacción habría sido realmente rentable.”

“¡Ni siquiera piensen en tratar de conseguir que lo haga de nuevo! ” Exclamó la gelatina de carne. Con un pop, nuevamente se transformó en una campana y se unió al pie del loro.

Meng Hao miró al loro y el loro lo miró de nuevo. Un hombre, un pájaro. En este instante, ver la luz en los ojos del otro hizo que ambos experimentaran el sentimiento de amistad mutua.

“De ahora en adelante, usted es el Maestro de Lord Quinto!” Dijo el loro, en voz sincera.

“En el futuro, encontraré más pieles y plumas para ti.”

Después de intercambiar esas palabras, él hombre y el loro miraron al mismo tiempo a la campana-gelatina de carne, la cual se estremeció y abrió los ojos, como si acabara de sentir algo muy frío. Después de abrir los ojos, vio a Meng Hao mirando hacia el cielo, y el loro mirando hacia abajo a la tierra de abajo.

“Ambos son malvados…” Dijo la gelatina de carne en voz alta.

“Wow, el tiempo es estupendo hoy.” Dijo Meng Hao, mirando hacia las hermosas nubes blancas, aparentemente encantado, como si nunca las hubiera visto antes.

“¡Eee!” Dijo el loro, mirando hacia el suelo con una expresión de éxtasis. “¡Las flores que hay abajo son hermosas! ¡Casi parecen estar cubiertas de plumas!”

Pronto, habían pasado tres días. Meng Hao continuó adelante a toda velocidad todo el tiempo. Detrás de él, los cientos de Cultivadores se estiraron en una línea mientras lo perseguían, basándose en el nivel de su base de Cultivo.

Sus ojos estaban llenos de intención asesina. Su odio hacia él no había alcanzado el punto en que se negaran a vivir bajo el mismo cielo que él, pero estaba cerca.

En las tierras negras los cultivadores estaban acostumbrados a vivir en constante peligro, y como tal, por lo general  mantenían  la mayor parte de sus pertenencias en sus bolsas de almacenamiento. Ese fue especialmente el caso… cuando se va a una subasta.

Incluso se podría decir que fue en el mismo momento en que sus bolsas privadas estaban más llenas fue que conocieron a Meng Hao. Como tal, su odio hacia él era increíblemente intenso.

Esto era especialmente cierto por parte de las tres grandes sectas. El patriarca Rubicundo era el más frenético de todos. Había tomado la posición de liderazgo en el grupo. Después de él estaba el patriarca con la cara marcada. Sus ojos se hincharon de intención asesina venenosa mientras miraban hacia Meng Hao. No podían esperar a despedazarlo y comerlo vivo.

“Pequeño bastardo, te voy a cazar hasta los confines de la tierra si tengo que hacerlo. ¡Estás muerto!” Gritó el patriarca Rubicundo, rechinando los dientes mientras pensaba en sus piedras espirituales. Su corazón se desangró.

  • DAW

    tratare de empezar a agregar los caps 331,332,333 al indice 🙂

    • DAW

      no pude 🙂

  • Yon_sama

    Cada tanto se podria esperar los caps, mas o menos cuantos a la semana?

    • DAW

      1 dia si y 1 dia no a las 5 pm

      • DAW

        Hora de Venezuela

      • Yon_sama

        Alrededor de 3 o 4 caps a la semana .. aproximadamente entonces.. se agradece