LHP – Capítulo 69

Modo Noche

Capítulo 69: Retirada de Tutelage

 

—Jefe del Clan Wang, tú…

No solo la multitud estaba conmocionada, incluso Zhang Xuan estaba un poco desconcertado por la situación actual.

Incluso si el hubiera enseñado a Wang Ying, no debería haber ninguna necesidad de que haga un viaje especial para visitarlo.

—Sanaste las piernas de mi hija y le transmitiste tu conocimiento increíblemente profundo. ¡Es apropiado para mí venir en persona para mostrarte mi gratitud!— El Jefe del Clan Wang asintió con la cabeza.

El problema con las piernas de Wang Ying siempre había sido una carga en su corazón. Este maestro no solo trató su discapacidad, sino que incluso aumentó su fortaleza. ¡Sus capacidades ya eran comparables a las de un Maestro Titular!

Frente a un Maestro Titular, incluso su identidad como el Jefe del Clan Wang no significaba nada en absoluto, ¡no había punto de comparación!

—Ella es mi estudiante, ¡es natural y es mi responsabilidad que yo la guiara y le otorgara tales consejos!, así que no hay necesidad de que me estés agradecido— Zhang Xuan asintió con la cabeza.

La responsabilidad de un maestro era impartir conocimiento, ¡impartir habilidades y aclarar dudas!

En su vida anterior, aunque podría haber sido un bibliotecario en una escuela secundaria, todavía era un miembro de la facultad de enseñanza. Como tal, tenía un gran respeto y amor hacia esta ocupación.

Como Wang Ying era su alumno, no había ninguna razón para que él se sintiera presumido por resolver sus problemas y así poder cultivarse mejor.

Al ver la calma con la que habló, la multitud enloqueció una vez más. ¡Este era el Jefe del Clan Wang! ¡Era como un mendigo que se encuentra con un multimillonario! ¿Cómo puedes seguir estando tan calmado?, ¿no estas ansioso en lo absoluto?

Aquí es donde radica mi responsabilidad, mmmh. ¡Bien, bien!

Al tomar esta escena a la vista, el anciano Mo se acarició la barba y asintió con la cabeza en señal de aprobación.

A medida que los vientos del mundo cambiaban, los valores antiguos gradualmente se corroían. En la búsqueda de la fama y los beneficios, muchos maestros ya habían olvidado su objetivo principal. Era respetable para este maestro Zhang Xuan ser capaz de permanecer fiel a su núcleo.

Con este tipo de mentalidad, junto con el alto nivel de confianza de Liu Yang y el elogio y respeto del Jefe del Clan Wang, Wang Hong, ¿podría haberse confundido el anciano Shang Chen?

En este punto, las dudas comenzaron a florecer en la mente del anciano Mo.

Antes de que él llegara, había escuchado muchas críticas de Shang Chen sobre Zhang Xuan, lo han convertido en una verdadera basura inútil que solo es capaz de engañar, adular y dañar a otros. Sin embargo, por su apariencia ahora ¡este no parecía ser el caso en absoluto!

Sin embargo, eligió mantener sus dudas para sí mismo y continuó vigilando la situación.

—Jefe del Clan Wang, por favor, ¡adelante!

Como se esperaba de un anciano, la expresión incómoda de Shang Chen se recuperó rápidamente al invitar al grupo del clan Wang a que ingresara.

—Jefe del Clan Wang, ¡Wang Hong!— El anciano Mo tomó su mano.

—Oh, es el anciano Mo Xiang del Gremio de Maestros. ¿Qué tipo de viento los trajo aquí hoy?— Al darse cuenta ahora del anciano Mo, Wang Hong se puso de pie rápidamente.

El Gremio de Maestros era el gremio número uno, superando al de Gremio de Boticarios, Gremio de Formadores y muchos otros. Incluso si el cultivo de los ancianos en el gremio no era comparable al suyo, aún eran personas que no eran tan simples, el clan Wang no podía permitirse ofenderles.

—¡Hay algún asunto menor que requiere mi atención!—, Respondió el anciano Mo casualmente. Luego, con una mirada perpleja, miró hacia atrás, —Incluso si la joven ama Wang Ying reconociera a Zhang Xuan como su maestro, no debería haber ninguna necesidad ¡para que vayas personalmente y le visites!

¿Quién era esta persona antes que él? ¡El jefe del clan de uno de los Cuatro Grandes Clanes, un increíble experto que atesora un poder formidable!

Incluso si su hija había aceptado previamente a Zhang Xuan como su maestro, y Zhang Xuan había tratado la discapacidad que la había plagado durante mucho tiempo, la situación aún no debería justificar una visita personal de su parte.

—¡Parece que el anciano Mo sigue siendo tan sabio como siempre! De hecho, ¡tengo algo por lo que necesito molestar al anciano Shang Chen!— El Jefe del Clan Wang asintió con la cabeza con una sonrisa.

—¡Oh! ¿Consultarme a mí? Jefe del Clan Wang es demasiado cortés. ¡Siéntete libre de hablar lo que necesites! ¡Mientras esté dentro de mis capacidades, haré todo lo posible para lograrlo!— Al escuchar que la otra parte tenía algo que preguntar de él, la autoconfianza del anciano Shang Chen se recuperó. Miró a Zhang Xuan alegremente mientras se acariciaba la barba, adoptando una actitud de superioridad.

Acabas de tratar la discapacidad de Wang Ying por casualidad, lo que impulsó al Jefe del Clan Wang a inclinarse ante ti para pagar sus respetos. Sin embargo, si tuviéramos que mirar cuidadosamente la situación, independientemente de tu identidad o la capacidad de nutrir a los demás, ¡también palidecerías mucho en comparación conmigo!

Mira, el Jefe del Clan Wang tiene algo que preguntarme…

—Es así. Mi hijo ha estado bajo tu tutela durante este tiempo y ha estado bajo el cuidado del maestro Shang. ¡Me disculpo por no haber venido personalmente antes para expresarte mi gratitud!— Con un gesto de la mano del Jefe del Clan Wang, un anciano se adelantó y presentó algo. —¡Esto es una muestra de mi aprecio por la preocupación que le has demostrado a mi hijo en estos días!

—Jefe del Clan Wang, no hay necesidad de ser tan cortés. Enseñar y nutrir a la joven generación es deber de un maestro, ¡no me atrevo a aceptar tu presente!

El anciano Shang Chen rápidamente lo rechazó.

Dado que el anciano Mo del Gremio de Maestros estaba aquí, ¡aunque quisiera aceptar los regalos, necesitaría las agallas para hacerlo!

—¡El carácter recto del anciano Shang es digno de admiración!— Ante la negativa de la otra parte, el Jefe del Clan Wang agitó su mano mientras dejaba caer el asunto. Luego, dudó un momento antes de continuar, —En realidad, hay algo que me gustaría discutir con el anciano Shang hoy. Recientemente, mi hijo ha tenido algunos problemas en su cultivación. Se dio cuenta de que las lecciones de los ancianos no eran compatibles con él. Entonces… ¿podrías retirarlo de tu tutela?

—¿Retirarlo de mi tutela?

Después de escuchar estas palabras, toda la calma y alegría que sentía y expresaba el anciano Shang Shen, se esfumo en el aire y sintió un estremecimiento, además de la sensación de que se iba a caer en cualquier momento.

¿Retirarse de mi tutela?

¿Por qué querrías retirarte de mi tutela de repente?

Un estudiante que se retira de la tutela de un maestro equivale a abofetearlo, ya que quiere decir que la capacidad de ese maestro para impartir conocimiento es insatisfactoria. Inicialmente, pensó que el Jefe del Clan Wang Hong estaba aquí para delegarle una tarea, pero por lo que estaba al final, el motivo de su visita resultó ser este asunto. ¡Diablos!, si las noticias se difundieran, ¡incluso podría perder su puesto como jefe de la Oficina de Educación!

¡Él podría morir de la vergüenza!

—¡De hecho! ¡Espero que este anciano pueda cumplir este pedido mío!—, Dijo el Jefe del Clan Wang, Wang Hong.

—Esto…— El anciano Shang Chen sintió una sensación de fuego en la cara, como si alguien lo abofeteara. Tenía ganas de poner de mal humor, pero al mismo tiempo, no se atrevió. Después de dudar durante un largo período de tiempo, exprimió una sonrisa forzada y dijo: —Jefe del Clan Wang, no se preocupe, porque su hijo ya tomó una decisión, entonces le concederé su pedido.

Después de lo cual, tomó la ficha de identidad de jade de la otra parte y goteó una gotita de sangre fresca sobre ella.

¡Weng!

Su plan de lecciones había sido borrado.

—¡Mi gratitud, anciano Shang!— El Jefe del Clan Wang asintió con la cabeza con satisfacción mientras le pasaba la ficha de jade a Wang Tao.

—No hay necesidad de tales palabras. La relación entre un maestro y un estudiante debe ser mutua. Si él no puede adaptarse a mis enseñanzas, es perfectamente normal que quiera retirarse de mi tutela. Solo eso, que yo sepa ¿Qué maestro Wang Tao quiere reconocer después de retirarse de mi tutela?

Mientras su corazón sangraba, el anciano Shang Chen esbozó una sonrisa.

Wang Tao era un estudiante extremadamente famoso bajo su tutela. ¡Era una existencia increíble que podía calificar entre los diez primeros en los exámenes de nivel cada año!

Para que una persona se retire de su tutela… Solo de pensarlo, sintió deseos de arrancarse el pelo.

Al mismo tiempo, también estaba perplejo. Como el Jefe del Clan Wang se empeñaba en que su hijo se retirara de su tutela, ¿a quién le haría reconocer?

No era el mejor maestro en toda la academia, pero era considerado como un maestro estrella. ¡Había muchas personas que se abalanzarían para estar bajo su protección!

Realmente no podía pensar en alguien que pudiera hacer que el Jefe del Clan Wang viajara especialmente para ayudar a su hijo a retirarse de su tutela y cambiar al maestro que le enseñaría.

—¡Oh, ya tengo un candidato en mente!

Cortésmente, preguntó, —Maestro Zhang, ¿es posible que aceptes a mi hijo, Wang Tao, bajo tu tutela? ¿Puedes aceptarlo como tu alumno?— El Jefe del Clan Wang, Wang Hong se puso de pie y se acercó a Zhang Xuan.

—¿Qué?

—Esto…

¿Esto no debería estar pasando? ¿Retirarse de las lecciones del anciano Shang Chen, solo para convertirse en el estudiante de Zhang Xuan?

Al ver sus acciones y escuchar esas palabras, toda la Torre de Iluminación guardó un silencio sepulcral. Todos se volvieron locos.

Especialmente el anciano Shang Chen, estuvo a punto de vomitar un poco de sangre y murió en el acto.

Jefe del Clan Wang, ¡debe estar bromeando!

¿Retirarse de mis lecciones solo para quedar bajo la tutela de un compañero que obtuvo un cero en su Examen de Calificación de Maestros?

Shang Bin y Cao Xiong estaban estupefactos.

El maestro basura, al que habían visto desdeñosamente antes, hizo que el jefe de un clan interviniera personalmente para convencer a un anciano de que retirara a su hijo de su tutela, para que su hijo pudiera quedar bajo su protección.

Los grandes cielos y la vasta tierra, puedes ser más irrazonable…

Sin embargo, antes de que la multitud pudiera recuperarse de su locura, escucharon la débil voz de un joven haciendo eco en la habitación.

—Mis disculpas, ¡pero me niego!

¡Gudong!

Todos cayeron al piso.

Descarga: