TRL – Capítulo 20

Modo Noche

Capitulo 20: Un sueño fuga iluminado por la luz de la Luna  (Parte 6)

 

Lorist solía pensar que su relación duraría para siempre y seguiría siendo dichosa y apasionada durante mucho tiempo. En ese momento, felizmente se mudó de los dormitorios de estudiantes en la academia para vivir con su novia, Wenna.

Como no era favorecido por muchos de los instructores rango Plata de la academia por ser nombrado instructor de esgrima cuando estaba simplemente en el rango Hierro, había estado permaneciendo en los dormitorios de los estudiantes en lugar de los dormitorios de instructores para evitar cualquier conflicto innecesario.

¿Cuándo empezó a cambiar su relación? ¿Fue debido a su entrenamiento de Fuerza de Batalla estancado? ¿O era desde ese momento cuando la llamó presumida por querer que él diseñara dos vestidos de noche exclusivos para que ella llevara en una fiesta? Desde entonces, ella se había trasladado a una residencia lujosamente amueblada situada detrás de la boutique que utilizó como la sede de la Compañía de Comercio Windsor. A partir de ese día, ella seguiría viviendo y organizando muchas fiestas allí, haciendo que se convirtiera en un lugar de reunión bastante famoso para los ricos y poderosos de la Ciudad Morante.

El día antes de que ella se mudara, descansó perezosamente en su abrazo y expresó las expectativas que ella tenía para él. Esperaba que Lorist rápidamente pasara al rango Plata y se convirtiera en un apropiado caballero de la casa Windsor para que pudiera ser enviado para apoyar a la resistencia en el viejo territorio.

Hoy en día la resistencia ya había tomado raíces firmes en el territorio y estaba causando a los nuevos señores toneladas de problemas con los costes de reparación de los daños muy superior a la cantidad de impuestos y los ingresos recaudados. No teniendo más remedio que exprimir más a la gente común para obtener más fondos, los grupos rebeldes formados por los oprimidos se multiplicaron y exacerbaron aún más la situación ya deplorable.

Un informe del Caballero Somm había declarado que la resistencia había decidido tomar la acción directa contra los señores del territorio y se preparaban para atacar las casas de estos señores en un intento por repartir algún daño duradero en los gobernantes que se aferraban al territorio.

La señorita Wenna había esperado que Lorist rompiera pronto a través del rango Plata y ayudara en la recuperación del dominio Windsor como caballero de Windsor para que él pudiera establecer más firmemente su posición como el benefactor de la familia y ella no tendría que llevar la vergüenza de estar casada con un pequeño espadachín de Hierro. Después de eso, ella podría permitir que Lorist maneje los asuntos del territorio en lugar de su hermano que todavía tenía que heredar el título de cabeza de familia mientras que ella sería responsable de la boutique y de la compañía comercial para aumentar más los ingresos de la casa Windsor. Ella creía que la casa Windsor sería más próspera que nunca.

Lorist realmente quería prometer a la belleza en sus brazos que él haría lo que ella le pidió. Pero en el fondo de su corazón, su orgullo y obstinación le hicieron abstenerse. Una aparición de un noble fuerte sosteniendo una espada grande con dos manos parecía haberse materializado en su mente y declaró orgullosamente que Lorist no juraría lealtad hacia nadie más que el Emperador Krissen y la casa Norton.

La insistencia obstinada y noble orgullo tallado profundamente en su alma era un vestigio del propietario original del cuerpo. Lorist comprendió que convertirse en un caballero de Windsor debía asumir la carga de defender la casa Windsor por el resto de su vida y someterse a la insignia de la sirena.

Al ver la expresión vacilante de su amante, ella acarició suavemente su rostro y dijo suavemente, “Locke, ¿No harás esto por el bien de los dos? Cuando tu Fuerza de Batalla finalmente llegue al rango Plata, nadie puede impedirnos estar juntos…”

Eso es correcto, todavía está el problema con mi Fuerza de Batalla, pensó Lorist para sí cínicamente. No podía soportar decirle a su amante que había estado entrenando en la Técnica Aquametal, que heredó de su vida pasada hasta el pico de la Etapa Brillante. Esto era algo que él nunca diría a nadie, incluyendo a esta chica que tanto atesoraba. Posiblemente como un efecto secundario del entrenamiento en ella, su camino de circulación de hexagrama ya no era capaz de mantener un fragmento de Fuerza de Batalla en él y posiblemente nunca sería capaz de romper a través del rango Hierro en el futuro.

Podía decirle a Wenna que él era un instructor dual rango oro en la academia, o que fácilmente podría derrotar a todos los instructores de rango Plata y completar misiones fácilmente incluso las que los instructores en el pico del rango Plata no podrían lograr, pero ¿Sería de algún uso? Ella no entendía las implicaciones de ninguna de esas hazañas y sólo conocía las tradiciones y costumbres de los nobles. Sólo cuando uno era un Espadachín de Plata se podía confiar las esperanzas y la responsabilidad de luchar por la gloria de la familia.

Con la excepción de ciertos casos especiales, la mayoría de las familias nobles no permitirían que los descendientes que no eran capaces de despertar su Fuerza de Batalla o alcanzar un nivel mínimo de poder en su entrenamiento de la Fuerza de Batalla heredaran el título de cabeza de familia. Wenna pensó que Lorist era uno que se distinguió no por su entrenamiento de Fuerza de Batalla sino más bien por su ingenio e intelecto. Es por eso que ella preferiría que Lorist no hubiera despertado su Fuerza de Batalla en absoluto para que no tuviera que usar esa horrible y negra insignia de rango Hierro por todo el lugar. Siempre que Lorist no estuviera en la academia o en el gremio de mercenarios, ella insistiría en que no llevara su insignia de Fuerza de Batalla para que se ahorrara la vergüenza.

Con la esperanza de que ella lo entendiera, Lorist había tratado de convencerla de ignorar esas cosas sobre la cara y la apariencia pública y le dijo que estaría bien siempre y cuando se tuvieran el uno al otro sin resultado. Desde su punto de vista, la reputación de la familia era primordial y nada debía permitirse socavarla. No podía soportar que la reputación de su familia se empañara ni siquiera un poco. Wenna quería ser capaz de mostrarse frente a sus compañeros con Lorist sin que él fuera ridiculizado por su rango de Espadachín de Hierro.

Lo mismo ocurrió dos años antes, después de que Madam Windsor dio a luz al niño cuyo padre era desconocido. Inmediatamente después del parto, Wenna envió a alguien para dar al niño a un agricultor local en un intento de encubrir el asunto embarazoso. Sin siquiera mirar a su hijo recién nacido, ni siquiera una vez, Madam Windsor finalmente se deprimió y fue llevada al borde de su cordura. No fue hasta cuando Lorist arregló una reunión por lástima entre la madre y el hijo que el estado de ánimo de Madam Windsor volvió a la normalidad.

Sacudiendo ligeramente la cabeza, Lorist le dijo a Wenna que estaría dispuesto a hacer cualquier cosa por ella. Incluso consideró ir al territorio para dar apoyo al Caballero Somm y al Caballero Hurd en la resistencia contra los señores del dominio. Pero con él habiendo entrenado en la técnica hereditaria de la Fuerza de Batalla de su familia, él era incapaz de utilizar cualquier otra técnica para romper a través del rango Plata.

Además, también mencionó que no podía aceptar servir como caballero bajo la casa Windsor, ya que todavía tenía que atender la convocatoria de su familia si llegara un momento como ese, a pesar de que él era aún un exiliado. Sin embargo, eso era más una excusa para Lorist. Siendo el viajero dimensional que era, naturalmente atesoraba la libertad sin restricciones y no podía permitirse el lujo de aceptar juramentos obligatorios de servicio como el de un caballero. Al igual que Charade dijo una vez, fue el sueño de Lorist simplemente pasar el resto de su vida felizmente en Ciudad Morante después de establecerse allí con Wenna.

Habiendo oído la respuesta de Lorist, la muchacha se levantó sin decir palabra, se vistió y se dirigió a la puerta. Antes de marcharse, dijo: “Lorist, sabes muy bien que en realidad no me amas. Eres como otros hombres que hablan de lo mucho que me aprecian, pero de hecho, sólo te preocupas por ti mismo…”

Acostado en la cama, aturdido, Lorist se preguntó si realmente sentía verdadero amor por Wenna. Por supuesto que sí, tú eres la única que he amado en mi vida actual y pasada. Habiendo sido forzado al matrimonio por su padre en su vida anterior, él no sintió realmente ninguna pizca de anhelo para su esposa. Si bien atesoraba al hijo que tenía con ella, sólo pasaban sus días en la tibieza. No fue hasta que cruzó que descubrió que el amor y el romance que había leído a menudo en las novelas eran reales después de todo, después de haber experimentado la pasión ardiente y la voluntad de dedicarse a Wenna. Sintiendo la intensa conexión del corazón, el tembloroso susurro de su amante, así como su mirada hipnotizante, llegó a entender que amar a alguien era sostener al otro en el lugar más importante de su corazón y sólo tener ojos para su otra mitad.

¿Desde cuándo su relación llegó a ser de un solo lado con sólo él dando su todo para el futuro de ambos? ¿Sus metas iniciales y su determinación habían cambiado como resultado de eso? ¿No era el amor la mutua tolerancia y aceptación? ¿Era Lorist el egoísta por tener sus propias reservas acerca de dedicarse a la casa Windsor? ¿O era Wenna quien había cambiado con el transcurso del tiempo? pufff, no voy a obtener una respuesta, no importa lo mucho que pienso acerca de esto. Es mejor esperar a que los dos nos calmemos antes de hablar con el otro.

Lo que Lorist no esperaba era que después de aquella noche, Lorist no pudo ser capaz de reunirse con Wenna en persona; incluso la colección de los diseños para los vestidos fue manejada por Suzy la mayor parte del tiempo. Cada vez que iba a la oficina central de la compañía comercial, Wenna le daba el hombro frío, que a menudo citaba su ocupación con su trabajo como excusa. Inicialmente, Lorist pensó que Wenna sólo estaba lanzando una rabieta infantil, hasta que la vio junto con un noble de mediana edad en el jardín de la compañía comercial, charlando y coqueteando a lo lejos.

Fue también en esa noche cuando formalmente le pidió a Lorist que rompiera con ella. El dolor y la agonía que había sentido después de la ruptura habían rasgado su corazón, imprimiendo grandemente el sufrimiento que no podía ser puesto en palabras en las profundidades de su alma.

La única cosa que estaba en la mente de Lorist en ese momento era la expresión fría y sonriente en su pálido rostro blanco cuando se escondió detrás de ese noble. El noble caballero abrió los brazos para protegerla y preguntó cautelosamente: “Señor, ¿Qué está pasando?”

Mirando a la chica que se escondió detrás de él y volviendo su mirada hacia Lorist, la expresión del hombre se volvió sombría cuando dijo: “¿Quién es usted? ¿Qué desea?”

Sin decir una palabra, Lorist sólo señaló un dedo hacia Wenna.

Su expresión fluctuó brevemente antes de que ella dejara de esconderse detrás de ese hombre, y habló. “Locke, estoy tan decepcionada contigo. Sé que tienes tus propios objetivos y nunca has intentado sacrificarlos por mi bien. Si bien has sido una gran ayuda para mí y mi familia, después de mucha consideración, todavía pienso que no somos adecuados el uno para el otro. Para el futuro de la casa Windsor, no tengo más remedio que separarme de ti. Sé que eres una buena persona y espero que podamos seguir siendo amigos.”

¿Era así como se sentía el ser traicionado? Pensó Lorist con el corazón ya en ruinas.

Nunca espero ser mandado a la friendzoned en su primera relación romántica en otro mundo. Ese sentimiento sofocante le hizo querer estirarse en el suelo para recuperar el aliento. Pero su orgullo le impidió hacerlo y se dio la vuelta y se fue, tambaleándose.

Todo lo que pasó después de eso fue borroso. Ni siquiera sabía cómo regresó a la casa. Sólo recordaba haber visto la expresión de shock de Lina después de presenciar su estado patético y desordenado.

Se despertó soñoliento en la cama al día siguiente, después de lo cual Lina le informó que tenía un visitante. Fue ese noble que estuvo ayer con Wenna.

Habló en un tono gentil y calmado e informó a Lorist que había oído hablar de su situación. Mientras expresaba su simpatía por la difícil situación de Lorist, dijo que no iba a renunciar a Wenna ya que la amaba de verdad y se disculpó profundamente. Ahora que ya había roto con Wenna, Lorist no hizo objeción al cortejo de Wenna por el hombre, pero tampoco les ofreció sus bendiciones. El hombre también mencionó que era completamente inapropiado que Lorist continuara viviendo en la casa de Wenna y le preguntó si podía hacer algo para reembolsar a Lorist por tener que pedirle que se mudara.

Lorist tomó nota de la insignia de oro que representaba un pájaro ardiente que significaba la destreza del hombre como un combatiente rango Oro con un atributo de fuego de la Fuerza de Batalla. No esperaba que ese hombre cortés y caballeroso fuera un experto, dado su comportamiento.

Sacudiendo la cabeza y rechazando la oferta del hombre, Lorist le agradeció y también mencionó que se mudaría, aunque nadie se lo dijera. El noble se marchó después de intercambiar otra ronda de bromas con Lorist.

Dejando de lado algo de ropa, abandono el lugar en el que vivió durante los últimos tres años para siempre. En él había innumerables recuerdos de su sonrisa, los juramentos que compartieron, la risa y la felicidad que experimentaron, las discusiones que tenían, así como su fría y helada traición.

Volvió a la Posada Gracia Roja y consiguió una habitación allí antes de pedirle a su buen amigo Els que hiciera un chequeo a fondo de los antecedentes de ese noble de mediana edad. Els le trajo el informe con bastante rapidez. Ese hombre se llamaba Lorf Fustat, un experto rango Oro de Una Estrella de 38 años de edad, que era un marqués del Reino Jigda que fue muy valorado por la familia real. Venía de una larga línea de distinguidos comandantes militares, siendo su padre el capitán de la guardia real del reino, así como el primo hermano del rey de Jigda.

Habiendo sido enviado a Ciudad Morante en una misión para intercambiar las reservas de oro y plata del Reino Jigda por la moneda de la Alianza de Comercio Forde, el Marqués Lorf conoció a la señora de la casa Windsor en un viaje de compras con su esposa. Al ser del mismo reino, tenían mucho en común y se llevaron bastante bien. Ya había estado fervientemente cortejando a Wenna durante medio año después de la finalización de su misión.

“¿Su esposa actual no sabe nada?” Preguntó Lorist.

“Por supuesto que sí”, dijo Els, “Ella además parece más bien apoyarlo también. Al parecer, ella también es una gran amiga de la señorita Wenna, quien puede compartir todos sus secretos juntas.”

Oh Dios, esa mujer realmente tiene algunos problemas.

Sacudiendo la cabeza, Els dijo: “Olvídalo, hermano. He sido testigo de toneladas de cosas así. Cuando los sentimientos del hombre cambian, la mujer sufre, pero todavía hay una oportunidad para que puedan volver a estar juntos. Pero cuando el corazón de una mujer se balancea, casi no hay forma de que su relación se resuelva. Además, ¿Cómo serías capaz de rivalizar con alguien como él? Desde el fondo de su familia a su riqueza y fortaleza, te vence en casi todos los aspectos. Teniendo muchos contactos de gran alcance y ser un experto rango Oro de Una Estrella a la edad de 38 años, es casi un hecho que su futuro sería brillante. No es de extrañar que a tu amante le haya robado el corazón. Déjame decirte algo que tal vez no quieras oír. Ese hombre no es como el lujurioso y codicioso joven noble que te emboscaría o desafiaría a un duelo después de descubrir que eras la ex de la joven ama. Para él, eres un pequeño pájaro que ni siquiera merece su atención. Incluso si tuvieras que desafiarlo, él solo te batiría sin romper en sudor, dada la diferencia en la fortaleza de la Fuerza de Batalla.” Advirtió Els solemnemente.

Lorist se quedó callado ante la advertencia de Els. Tres días más tarde, se unió a la expedición de la Academia a las Islas Reliquia con la esperanza de que un año después, las cosas aquí pudieran cambiar. Aunque, al final siguió siendo lo mismo.