BEM – Capítulo 103

Modo Noche

Capítulo 103 – Huéspedes Exóticos

 

En el centro del reino élfico, Elvenheim, había un gigante árbol que llegaba hasta las nubes. Como el último árbol del mundo en una época donde el poder de los mitos estaba casi perdido, Yggdrasil era la identidad del gran árbol.

Hace 300 años, los cuatro altos elfos habían reunido todas sus fuerzas para hacer este árbol del mundo, que era un ‘bebé prematuro’. Los humanos ordinarios dejarían de respirar tan pronto como se acercaran e incluso los magos superiores eran apenas capaces de soportar la presión de maná. Sin embargo, originalmente esto era sólo alrededor de una décima de los árboles del mundo en el mundo primordial.

No obstante, había una zona rodeada de una niebla de maná, en la que era difícil entrar incluso para los elfos. Era un lugar donde sólo los jardineros del árbol del mundo, los altos elfos con la sangre de Arv, podían acceder.

Este era el lugar más secreto en Elvenheim, situado en la parte superior de las raíces del árbol del mundo. No había muchos elfos que no supieran sobre eso, pero era considerado un tabú hablar de ello. Era un edificio de madera llamado el ‘Corazón del Bosque’.

“¿Ya llegaron? Ahh, ¡debí reunirme con ellos!” Alisa, la mujer alto elfo con el brillante cabello rubio como el sol, exclamó. Los ojos de Alisa eran como el mar, y su alegría única destacaba.

Ella tenía la apariencia de ser la más joven entre los elfos oscuros reunidos aquí, pero ella era en realidad la más antigua. La suya era la voz que había perturbado a Theodore.

“No puedes. Si la enviamos, toda la imagen de los elfos y de los altos elfos será aplastada como hojas secas.”

“Oh, ¡ese es un cumplido excesivo!”

“¡No es un cumplido!” El elfo con voz enojada golpeó sobre la mesa. Con la piel oscura y cabello plateado, el elfo parecía una de las especies que se había extinguido ya en el continente, mientras que el de los hombros anchos y el cuerpo angular indicaba que era macho.

Alucard, el elfo oscuro que adoraba a la luna en vez de al sol, explotó en un tono nervioso, “Tu no eres merecedora de ser la mayor. ¿Por qué actúas más como un niño con el paso de los años?”

“¿No es precioso el corazón de un niño?”

“¡Vete a la mierda!” Al final, una vulgar maldición surgió de la boca del alto elfo.

La pelea hubiera continuado, pero otro de los altos elfos intervino.

Ella era una impresionante mujer con el pelo castaño y mirada dulce, como un herbívoro. “Los dos, cálmense. ¿Esto algo que valga la pena discutir? Debemos hablar sobre los invitados que han recorrido un largo camino y los problemas que han surgido recientemente.”

“… Lo entiendo.”

“Lo siento, lo siento.” La respuesta de Alisa era todavía juguetona, pero ella finalmente cerró su boca. Al menos, ella no interferiría con la reunión.

Entonces, con una sincronización perfecta, Ellenoa habló con sus ojos cerrados ya que la mitad de su conciencia todavía estaba con su clon. “… Han llegado. Los guiaré a sus habitaciones y luego, enviaré a Edwin a su ubicación original. Llamaré a un par de personas para que actúen como guías. ¿Qué piensan?”

“Estoy de acuerdo.”

“También estoy de acuerdo.”

“¡Yo también!”

Hubo una sola voz faltante, por lo que naturalmente miraron en esa dirección.

Con su tupido cabello y ojos entrecerrados que demostraban somnolencia, el alto elfo los miró antes de murmurar en voz baja, como hablando para sí mismo, “… De acu… erdo.”

Fue una decisión unánime. Ellenoa empezó a centrarse más en su clon con el fin de llevar a la delegación hasta su alojamiento y convocar a un par de elfos. Ella era todavía inexperta con Ratatoskr, así que no podía manipular el clon mientras prestaba atención a su cuerpo al mismo tiempo.

A continuación, el resto de los altos elfos, naturalmente, se movieron al asunto siguiente.

“La siguiente es una petición de las dríades. En estos días, hay muchas criaturas dañando a los árboles en la parte este del bosque. Ellas quieren saber si los números pueden ser reducidos. ¿Qué piensan?”

“Hmm, las dríades. ¿No están protegidas gracias a un contrato con los ents? ¿No es eso suficiente para protegerlas?”

Alucard fue el primero en plantear objeciones. Las dríades eran un tipo de hada que eran parásitos de los árboles. Tenían la habilidad para engañar y sacar a aquellos que dañaban al bosque. Así, tenían una relación de amistad con los árboles andantes, los ents, para proteger a sus cuerpos físicamente vulnerables.

Los ents nacidos en el Gran Bosque tenían una vitalidad que era muchas veces más fuertes que los de otras regiones. Así que, incluso creaturas mayores evitaban un enfrentamientos contra ellos.

Sin embargo, la expresión de Lumia se oscureció y ella sacudió la cabeza. “El daño es todavía demasiado grande. Dos ents en la zona este ya han sido quemados hasta la muerte, por lo que hay una creatura de alto rango que utiliza fuego.”

“… Estoy de acuerdo. Eso es suficiente para enviar a un guardián.”

“Edwin necesita descanso, ¡así que elijan a otro!”

“… Una… persona… de acuerdo…”

Si es posible, buscaban una decisión unánime, pero si eso no fuera posible, decidían mediante el voto de la mayoría.

Ellenoa no habló en esta reunión, pero los cuatro altos elfos, incluyendo Lumia, estuvieron de acuerdo. Decidieron enviar a un tutor al este del bosque ya que un maestro sería capaz de aplastar incluso los problemas más graves.

El siguiente asunto se trataba sobre algunas de las especies que estaban causando dolores de cabeza.

“El jefe de la tribu León de Piedra, Orlando, ha llegado. Él dice que una persona sospechosa recientemente apareció en su área. No pude encontrar ningún signo de eso, y puede ser una broma de las hadas. Así que, él ha venido a hacer un pedido.”

“La tribu León de Piedra, que persona tan estúpida.”

En un raro momento, Alisa respondió a la orden del día con una fría voz, “¿Ese idiota que mataría a una persona y luego decir que se cayó? Sólo ignoralo.”

“Juzgar con sentimientos personales no es un buen hábito”, Alucard habló con irritación, pero él también estaba harto de tratar con el ignorante jefe de la tribu. Si Orlando no estuviese representando a las bestias del Gran Bosque, él habría sido expulsado en desgracia mucho antes.

“… Ponlo en espera. Voy a enviar un par de investigadores, y si no pueden encontrar ningún rastro, será enviado de vuelta.”

“Tch, no se puede evitar.”

“… De acu… erdo.”

“Entonces voy a enviar un equipo de investigación.”

La conclusión del tercer asunto creó un ambiente rígido. Los cuatro altos elfos exhalaron por un momento y esperaron por las próximas palabras de Ellenoa. No podían dejar de sentir curiosidad acerca de los invitados que acababan de llegar.

En ese momento, hubo un rayo de luz en el interior de la cabeza de Alisa mientras gritó, ” —¡Ah!”

Las otras tres personas fueron sorprendidas y querían preguntar qué ocurrió.

“¡Espera! ¡Eso me recuerda que el jefe de la tribu León de Piedra está ahí!”

“¿Ahí…?”

“¿Eh?”

A diferencia de Lumia que todavía estaba confundida, Alucard aspiró en un soplo.

El idiota jefe bestia al que le gustaba hablar con fuerza… Orlando de la tribu León de Piedra se estaba quedando en la zona dada a la delegación de Meltor. Durante el tiempo de la caza de esclavos, los clanes bestia también se vendieron a un precio muy alto por los humanos.

Cuando pensó acerca del temperamento de Orlando, ‘eso’ sin duda sucedería.

“Ah, no. Ellenoa, guíalos a un lugar diferente ahora…”

“—Lo siento.” En ese momento, Ellenoa habló con una expresión en blanco, “Ya se conocieron.”

 

* * *

 

Los clanes bestia, también conocidos como los cambia forma, nacieron con dos ventajas. Tenían la inteligencia de los humanoides y la naturaleza violenta de las bestias. Su prosperidad se basaba en su capacidad para la caza de animales silvestres y criaturas, así como su inteligencia para construir una desarrollada civilización. Al menos, eso pensaba.

Sin embargo, su orgullo estaba destrozado por el desarrollo humano. La magia y el aura abrumaron a los clanes bestia, que habían confiado en sus habilidades naturales durante generaciones. Se habían emborrachado en su propia fuerza e ignoraron el desarrollo de la civilización, lo que los llevó finalmente a huir de los humanos.

Los hombres lobo, que habían causado que muchos aldeanos temblaran de miedo, habían sido asesinados por las espadas de los caballeros, mientras que los osos que habían recibido tributo como maestros de la montaña se habían convertido en fuego por las llamas de los magos.

Los clanes bestia entonces se dieron cuenta de que ya no eran los más fuertes y escaparon a los extremos del continente. Se escondieron en el Gran Bosque que estaba fuera del alcance de los humanos. Ya había pasado más de cien años desde que huyeron.

Como las nuevas generaciones crecieron, el miedo en su sangre se diluyó y se convirtió en ira. Sí, justo como ahora.

“Hey, ¡bastardos! ¡Salgan y expliquen!”

El grito fue tan fuerte que algunos elfos cubrieron sus oídos con una expresión apenada. Fue por parte de un hombre con un extraordinario cuerpo de más de dos metros de altura y tenía rasgos inusuales. Él dio un paso adelante de repente y gritó bruscamente al grupo, “¿¡Por qué traes a los humanos a este bosque!? ¿Se te olvidó cómo los humanos nos perseguían? ¿O fuiste engañada por sus lenguas traicioneras?”

Ellenoa no podía resistirlo más y alzó su voz, [Alejate ahora mismo, jefe Orlando. Las personas a las que estás siendo grosero no son ‘humanos’ sino huéspedes de Elvenheim.]

“¡No me comandes!” Los músculos debajo de la piel cicatrizada de Orlando se hincharon amenazadoramente. Orlando no prácticaba aura, pero él dio una intimidante presión ya que mostró sus dientes al grupo. Por desgracia, las personas a las que enfrentaba eran más fuertes que él.

El Maestro de la Torre Blanca de pie junto a Theodore murmuró en voz baja: “Un clan bestia, que presencia tan extraña. ¿Cuál crees que es la mejor manera de resolver esto?”

“… No se trata de una moderada atmósfera, ¿cierto?”

Orlando era audaz. El hombre cuyo cabello se asemejaba a una melena de león no bajaría su cabeza fácilmente. El hecho de que él le estaba gritando a un alto elfo en Elvenheim demostraba ese punto. Cuando la voz de Ellenoa se hizo cada vez más fría, Orlando señaló con su garras afiladas hacia el humano mas cercano, Theodore.

“¡Estás tratando a los humanos mejor que al jefe de la tribu León de Piedra! ¿Por qué le das el cuarto VIP a ese hombre? ¡No voy a irme de este lugar a menos que demuestre su valía!”

[Jefe Orlando, si continua de esta manera…]

Cuando Ellenoa levantó una ceja, Theodore se adelantó con un gesto de burla.

Theo no tenía miedo de la presión proveniente del cuerpo de dos metros de altura. En comparación con la presión de Verónica, esto estaba sólo en el nivel de una brisa. Era casi vergonzoso compararlo con la intención de matar de una de las Siete Espadas imperiales, Lloyd Pollan.

Theodore miró a los ojos de la bestia y abrió su boca para decir, “Entonces, ¿cuáles son sus calificaciones?”


Notas del traductor

  1. Allí les dejo el link de las dríades y los ents en las líneas donde los nombran por primera vez.
  2. Los cambia forma son seres como hombres lobo pero que cambian a una forma de alguna bestia, cada uno posee una bestia distinta, por supuesto, hay clanes de una bestia en particular pero ya pueden imaginar. Fue la mejor traducción que pude encontrar.