XN – Capítulo 126

Modo Noche

Capitulo 126: País extranjero.

Ya que la mano gigante de repente se detuvo debido al alma del Reino Extremo, el cuerpo de Wang Lin desapareció en la matriz de transferencia en el momento en que se abrió.

La mano gigante se convirtió en un sinnúmero de líneas negras. Que revoloteaban alrededor de la matriz de transferencia por un largo tiempo antes de finalmente desaparecer.

Debido a la existencia del Reino Extremo, Wang Lin se convirtió en el primer devorador de almas en salir del mundo de la decadencia al de los vivos. A pesar de que su alma había sido refinada hasta quedar sólo un pequeño trozo de alma del Reino Extremo, la esencia de un devorador de almas estaba todavía con él.

El cultivo país de rango tres, Hou Fen estaba en la parte sur del planeta Suzaku, más allá al sur del mar del mal.

Hoy, en la parte superior de un volcán en el centro de Hou Fen, había un grupo de personas del Santuario del dios de la guerra.

Seis antepasados del Alma naciente estaban sentados cómodamente frente a una matriz de transferencia. Antes, cuando comenzó la batalla por el derecho a entrar en el campo de batalla extranjero, el Santuario de dios de la guerra aplastó a la competencia y fue la única secta en entrar.

La persona que dirige el grupo no era un cultivador del Alma naciente, sino un anciano de la etapa inicial de la Formación del  núcleo llamado Huo Hongfei. Tal vez fue porque su método de cultivo era el Camino divino, no se veía viejo en absoluto a la edad de doscientos años. Por el contrario, parecía un hombre de mediana edad muy apuesto.

El Camino divino es el método de cultivo superior del Santuario. Sólo cuando alguien llega a la etapa del Establecimiento de la base puede cultivar este método, se dice para ayudar a alcanzar rápidamente la Formación del núcleo. En cuanto a exactamente cómo funciona, los ajenos a la secta no lo saben.

Pero ya que todos los cultivadores de la Formación del núcleo y del Alma naciente del Santuario del dios de la guerra eran nativos de Hou Fen, no debe haber sido algo especial este método.

Si el Camino divino tiene un efecto tan fuerte, entonces no era sorprendente que otros trataran de robarlo, pero incluso si las otras sectas lo intentaban, no tienen oportunidad porque el Santuario, simplemente es demasiado poderoso.

Pero con la gente constantemente tratando de robarlo, el Santuario, finalmente se rindió y decidió celebrar una asamblea general cada veinte años para que las personas pudiesen ver el Camino divino. Por supuesto, todo el mundo tiene que pagar una cierta cantidad de piedras espirituales para poder verla, y si son o no capaces de comprenderlo dependía de sí mismos.

Como resultado, el Santuario del dios de la guerra dejó de tener que preocuparse por los intentos de robo. También ganaron una gran cantidad de ingresos, por lo que estaban muy contentos con la forma en que resultó.

Este método del Camino divino sólo tiene cien caracteres. Cada carácter era difícil de entender y muy poca gente podía comprenderlas.

En verdad, lo que Huo Hongfei cultivaba era el método que un miembro de mucho talento del Santuario creó después de estudiar el Camino divino por más de la mitad de su vida. No sólo era este método muy poderoso, también tenía la capacidad para conservar la apariencia joven después de practicar durante mucho tiempo, por lo que es apreciado por los discípulos del Santuario.

Al lado de Hou Hongfei se encontraba un grupo de personas. La más llamativa es una mujer joven con una figura muy elegante. Ella era tan bonita como un pavo real y su delicado rostro era como el de un hada. Su boca estaba ligeramente abierta mientras hablaba con un joven apuesto y alto junto a ella. Hay un atisbo de ternura en sus ojos.

La matriz de transferencia de repente brilló y la mirada de todos se centró en ella. La matriz de transferencia se hizo más y más brillante mientras tres figuras aparecieron y se hizo más clara.

Hou Hongfei frunció el ceño y suspiró en secreto. Se entero hace un tiempo que el campo de batalla extranjero estaba colapsando y se preparó para el hecho de que no muchos discípulos podrían regresar. Pero al ver sólo tres personas, a pesar de que estaba preparado, todavía se sentía muy triste.

Pero cuando vio claramente a Zhou Zihong entre ellos, se sintió aliviado. Zhou Zihong es una  discípula de carácter fuerte. Cuando ella le dijo que quería ir al campo de batalla extranjero, él no estaba de acuerdo, pero la chica siguió insistiendo.

Hou Hongfei se sentía impotente. Después de darle algunos tesoros mágicos, a regañadientes la dejó ir. Después de ver que había regresado, finalmente se relajó un poco.

Después de que los tres aparecieron, observaron la escena familiar delante de ellos y sintieron que se les brindo una segunda oportunidad de vivir. Sin embargo, los tres se miraron entre sí y sus corazones se hicieron pesados de nuevo.

Lo que les preocupaba más en este momento era si Wang Lin vivirá o morirá. Tiene que ser dicho que los tres ya habían dado su sangre esencia del alma a Wang Lin. Si moría, entonces ellos tendrán dificultades para escapar de la muerte también.

Después de saludar al anciano Hou Hongfei, la mirada de Hou Hongfei pasó por delante de ellos. El dijo: “No está mal. El nivel de cultivación de todos ha aumentado en gran medida. Zihong y Yang Xiong ambos llegaron a la etapa avanzada del Establecimiento de la base. Lin Tao sólo está un poco atrás, pero está muy cerca de romper. ¡Muy bien! Después de experimentar el campo de batalla extranjero, su velocidad cultivo aumentará en gran medida. Ah, es una lástima que muy pocos discípulos hayan regresado…”

Zhou Zihong suspiró y susurró: “Maestro, cuando el campo de batalla extranjero colapso de repente, muchas criaturas extrañas aparecieron. Una vez que te atrapaban, usted moriría inmediatamente. Nadie en el campo de batalla extranjero fue capaz de resistir. Todo esto ocurrió demasiado rápido. Originalmente, nuestra cosecha era muy rica, pero ahora…” Con eso, su expresión de repente se volvió muy sombría.

Hou Hongfei agitó la mano. Mirando a los tres, frunció el ceño y dijo: “Podemos hablar de ello más adelante. Ahora dime, ¿por qué su apariencia no cambia?”

Tiene que ser dicho que, si bien dentro del campo de batalla extranjero, su apariencia no cambiaría, pero al salir de éste, al  instante envejecería esos cincuenta años. Aunque el método de cultivo que los tres utilizan ayudó a mantener su juventud, todavía no deben verse justo como antes de partir.

Yang Xiong fue el discípulo avanzado y también fue el orgulloso discípulo del patriarca del Santuario. Después de escuchar las palabras de Hou Hongfei dijo rápidamente, “Anciano no lo sabe, pero el hermano-junior Mai Liang puso sus manos en una píldoras que podrían preservar nuestra apariencia durante cien por cada píldora. Los tres nos tomamos dos píldoras cada uno”.

Los discípulos que estaban alrededor que los escucharon con envidia los miraron. Especialmente la joven, que había estado mirando a Zhou Zihong con la duda en sus ojos todo el tiempo. De repente dijo, “Hermana-sénior Zhou, ¿todavía tiene esas pastillas?”

Zhou Zihong con frialdad la miró y dijo: “Tienes que preguntar al hermano-junior Mai Liang acerca de eso.”

La joven estaba enfadada, pero ella se limitó a sonreír y ya no dijo nada. En secreto pensaba que el tímido Mai Liang debe estar ya muerto, así que ¿cómo podría preguntarle? Claramente, Zhou Zihong no quería decirle.

El joven a su lado algo susurró en su oído. La joven sacó la lengua a él y su rostro enrojeció.

Hou Hongfei miró a los dos y los ignoro. Luego miró al grupo de Zhou Zihong y dijo: “Está bien, ya que todo el mundo ha vuelto, deberíamos volver. Antepasado Laun Feng salió del cultivo a puerta cerrada para escuchar de ustedes acerca de lo sucedido en el campo de batalla extranjero.” Con eso, mira de manera significativa a los tres de ellos.

Lin Tao dudó un poco y susurró, “Hermano-junior Mai Liang está todavía allí. La situación era sombría, así que nos dijo que regresáramos primero y luego él hará lo mismo”.

Hou Hongfei levantó las cejas y dijo, con un toque de sorpresa, “¿Mai Liang? ¿Él es también uno de los afortunados sobrevivientes?”

En el momento en que dijo esas palabras, las expresiones de los discípulos se hicieron extrañas. Sobre todo la joven hermosa. Ella preguntó: “¿Mai Liang no murió?”

La expresión de Zhou Zihong era extraña. Miró a la joven y le dijo: “hermana-junior puede relajarse. Durante esos años en el campo de batalla extranjero, su personalidad ha cambiado. El hermano-junior Mai no la molestará más”.

La joven frunció el ceño. Ella sacudió la cabeza y dijo: “Ustedes no entiende. Ah, ¿cómo podría Mai Liang estar aún con vida?”

Hou Hongfei la miró y gritó: “¡Qué tontería! ¿Quiere que Mai Liang muera? ¿¡Es esto lo que su maestro le enseñó!?”

La joven bajó la cabeza y no se atrevió a hablar. El joven a su lado dijo: “¿De qué tienes miedo? Si todavía se atreve a molestarte, estoy aquí”.

Yang Xiong suspiró y dijo, con una voz profunda, “hermana- junior, hermano-junior Mai Liang no le molestará más. Puede estar segura.” Con eso, pensó en secreto, “Con la personalidad fría del sénior. ¿Cómo era posible tal fantasía?”

Justo en ese momento, la matriz de transferencia de repente se iluminó de nuevo. Todos miraron a la matriz sólo para ver una delgada y débil figura de pie fuera de ella.

Todo el mundo sintió de pronto una frialdad en su interior el momento en que esa persona apareció. El frío no estaba en sus cuerpos, sino en sus almas.

Era como si la persona delante de ellos era un pedazo de hielo que podría congelar el alma. Este sentimiento era muy opresivo.

Los discípulos del Santuario del dios de la guerra fueron los primeros en experimentar la naturaleza tiránica del Reino Extremo. No podían dejar de tomar una respiración profunda.

La joven Xu Si, se estremeció y se sentía muy confundida. A pesar de que esta persona se parecía a Mai Liang, su aura era completamente diferente a la anterior.

Wang Lin salió y miró a su alrededor. Cuando se dio cuenta de Hou Hongfei, rápidamente juntó las manos y dijo: “Discípulo Mai Liang saluda al anciano Hou.”

Los ojos de Hou Hongfei se iluminaron brillantemente cuando dijo: “Es bueno que esté de vuelta.” Con eso, se quedó mirando a Wang Lin.

La expresión de Wang Lin era fría y él dijo, “Discípulo todavía tiene algo muy importante que hacer. Una vez que haya terminado, volveré al Santuario”.

Hou Hongfei frunció el ceño y estaba a punto de hablar cuando Wang Lin tiró una bolsa de almacenamiento y dijo: “Esto es todo lo que el discípulo ha reunido en estos últimos cincuenta años. Todos los tesoros mágicos han sido destruidos, por lo que sólo estos materiales quedan”.

Con eso, Wang Lin saltó en el aire y voló a lo lejos.

Hou Hongfei tomó la bolsa de almacenamiento. Él lo examinó con su sentido inmortal y su expresión se volvió extraña. El contenido de la bolsa es muy valioso. Cuando levantó la cabeza, Wang Lin ya había desaparecido, pero él no lo siguió. Él tenía sus dudas, pero sentía como si debería volver e informar de ello al patriarca.

La razón más importante era que sentía como si  él no podría fácilmente retener a Wang Lin. Ese frío sentimiento le causo temor hacia Wang Lin.

Incluso si se hubiera tratado de hacer que se quede por la fuerza, Wang Lin podría terminar haciendo un alboroto y esto lo avergonzaría, haciéndole perder una gran cantidad de cara delante de los discípulos. Después de considerar eso, decidió que no valía la pena y no lo persiguió.

  • Ecle-chan

    Bueno, para él solo existen sus padres y su venganza ahora.