XN – Capítulo 249

Modo Noche

Capítulo 249: Convirtiéndose en mortal.

Después de que Wang Lin entró en el país de rango cuatro, ya no voló, sino que caminó como un mortal. Miró a su alrededor a ese lugar extranjero y lo señalo.

Ningún método de cultivo puede ayudar a una romper de la etapa del Alma naciente hasta la etapa de la Formación del espíritu. Incluso las píldoras son inútiles a menos que uno pueda encontrar píldoras grado seis o superior.

Para alcanzar la Formación del espíritu, uno debe estudiar los cielos y ganar su propio Camino (Dao). Esa es la única manera.

Wang Lin no se unió a ninguna secta una vez que entró en el país de rango cuatro porque sabía de esto. Después de todo, unirse a una secta no le ayudará mucho para llegar a la Formación del espíritu de todos modos.

Si quería unirse a una secta y convertirse en su miembro principal, tomaría demasiado tiempo. Tiempo que no quería perder.

De sus cuatrocientos años de experiencia en el cultivo y su experiencia con otros cultivadores de la Formación del espíritu, entendió que una comprender los cielos era muy importante para alcanzar este reino.

Wang Lin había andado por el camino sangriento durante mucho tiempo y todo ese asesinato no tenía nada que ver con entender los cielos. Tenía la sensación de que, si continuaba por este camino, nunca sería capaz de alcanzar la Formación del espíritu.

En realidad, el nivel real de cultivo de Wang Lin no era del Alma Naciente. El Reino Extremo de su cuerpo principal impidió que su cuerpo principal alcanzara el Alma naciente, así que fue sólo su clon el que alcanzó el Alma naciente.

Caminando por la carretera, el cuerpo de Wang Lin cambió gradualmente cuando su cuerpo principal entró y cayó en un sueño profundo mientras su clon salía.

Wang Lin había llegado a un entendimiento acerca de su Reino Extremo, por lo que no insistió en tratar de romper el cuello de botella de su Reino Extremo. Él también no dependerá más del Reino Extremo tanto. De ahora en adelante, sólo será otro tesoro mágico para él.

Sus actuales tesoros mágicos eran demasiado débiles para dañar a los cultivadores de la Formación del espíritu. Para que este tesoro mágico se eleve en fortaleza, necesitará unos muy raros tesoros celestiales, como el Cristal del Planeta de Cultivo de un país de cultivo.

Después de abandonar el Reino Extremo, Wang Lin decidió usar su clon para caminar por el Camino de un cultivador. Si un día su clon llega a la etapa de Transformación del alma, podría tener la oportunidad de obtener el cristal. Luego, una vez que lo refinara, podría tener la oportunidad de romper* con su Reino Extremo.

*(Me pregunto si al romper el cuello de botella, este rompimiento sería definitivo o necesitaría romper un cuello de botella por cada reino que quiera avanzar el cuerpo principal.)

Wang Lin respiró hondo y sacó el Reino Extremo de su conciencia. Comprendió que lo más importante para él era conseguir una comprensión de los cielos, pero había pasado la mayor parte de su vida en el Camino de Muerte, y este camino era incompleto. Si quería entender los cielos entonces debía comenzar desde el principio y convertirse en un mortal.

Si uno quiere convertirse en un inmortal, primero debe convertirse en un mortal.

Antes de que él lo supiera, la mentalidad de Wang Lin cambió y él ganó una indirecta de la comprensión. Sin embargo, esa pista pasó como un rayo y Wang Lin no fue capaz de capturarlo.

Él reflexionó durante un rato y luego sonrió. Su cultivo desapareció como el derretimiento de la nieve. Al cabo de un rato, no parecía diferente de un mortal.

Los ojos de Wang Lin revelaron una extraña luz mientras agarraba una hoja de sauce. Lo puso en su boca para saborear el sabor verde mientras caminaba por el camino.

Este país de rango cuatro era muy grande, varias veces mayor que Zhao. Había muchos cultivadores y la cantidad de mortales también había alcanzado un número increíble.

Mientras Wang Lin caminaba, vio a la gente pasar. Todos llevaban algún tipo de equipaje, a diferencia de él, por lo que atrajo mucha atención.

Wang Lin reflexionó un poco. Se dirigió a un lado de la carretera y recogió algunas ramitas delgadas y se hizo una canasta. Entonces recogió varias hojas y hierbas para llenar la canasta.

Wang Lin sólo había caminado en la carretera durante unas horas y ya había visto a muchos artistas marciales del mundo mortal pasar a caballo. Ninguno de ellos se preocupó por Wang Lin.

Cada vez que pasaban los caballos, levantaban una nube de polvo, sin embargo, a Wang Lin no le importaba. Se quitó el polvo de la ropa y siguió caminando. Pero esta vez, sólo caminó un poco antes de que una voz detrás de él gritase, “¡Hagan camino!”

Al mismo tiempo, un viento poderoso vino de detrás de él. Wang Lin rápidamente se esquivó hacia un lado y vio a un caballo negro casi tocando su cuerpo cuando pasaba.

Poco después, pasaron varios caballos más.

Uno de ellos estaba a punto de chocar contra Wang Lin cuando el jinete de repente tirar fuerte en las riendas. El caballo soltó un fuerte ruido. Sus patas delanteras se levantaron y se movió hacia un lado.

Sólo después de dar unos cuantos pasos más hacia adelante, el caballo se detuvo. El hombre montado en el caballo miró fijamente a Wang Lin. Cogió su látigo y lo hizo girar hacia la cabeza de Wang Lin mientras gritaba: “¿De dónde ha venido ese ciego? ¿No tienes ojos?”

Wang Lin frunció el ceño. Sin embargo, justo cuando venía el látigo, un hombre de mediana edad salió de un lado, agarró el látigo y gritó: “Zhang San, ¿qué estás haciendo?”.

El hombre resopló. Dejó el látigo, disparó a Wang Lin con una mirada viciosa y se marchó.

El hombre de mediana edad no miró al hombre cuando se volvió hacia Wang Lin y le dijo: “Lo siento, hermano pequeño, por asustarte. Todavía tengo un asunto importante que atender, así que por favor perdóname.”

Wang Lin sacudió la cabeza y dijo, “No hay problema.” Con eso, se quitó el polvo de la ropa.

El hombre de mediana edad reveló una expresión de sorpresa. Desde su punto de vista, Wang Lin era sólo una persona normal sin signos de ser un artista marcial, pero el coraje de Wang Lin estaba muy por encima de la de una persona común.

El hombre de mediana edad miró cuidadosamente a Wang Lin. Él sonrió y dijo: “Soy Lu Xing. Este camino sólo se dirige hacia la capital. ¿Me pregunto por qué el pequeño hermano se dirige hacia la capital?” Con eso, vio la cesta en la espalda de Wang Lin y le preguntó con una extraña expresión: “¿Es hermano pequeño un médico ambulante?”

Wang Lin no hizo ninguna excusa y asintió con la cabeza.

El hombre de mediana edad sonrió. Apretó las manos y saltó sobre su caballo. De repente, el caballo soltó un grito, pero en lugar de seguir adelante, regresó.

Wang Lin se dio la vuelta y vio que a cien metros detrás de él, un carro lentamente avanzó.

Media hora más tarde, el carruaje lentamente apareció detrás de Wang Lin. Había más de cien personas en caballos custodiando el carruaje. Todos sus ojos brillaban, sus cabezas rectas. Estaba claro que todos eran artistas marciales expertos.

Lu Xing estaba en el lado del carruaje. Estaba cerca del carruaje, hablando con alguien dentro.

Este camino no era ancho, así que después de ver el carruaje, Wang Lin estaba de pie al lado de la carretera.

Cuando pasó el coche, cuatro caballos aparecieron delante de él para bloquearlo del carruaje.

Lu Xing se volvió para mirar a Wang Lin y sus ojos se iluminaron. Movió su caballo junto a Wang Lin, luego juntó las manos y dijo, “Hermanito, ¿tienes algún medicamento para el Viento Maligno?”

Wang Lin sabía que el otro lo confundió con un médico. Con su temperamento, normalmente no se molestaría con esto, pero de repente tuvo una idea. Para alcanzar la etapa de la Formación del espíritu, debe ser capaz de entender los cielos. Tal vez era una oportunidad para entrar en el mundo de los mortales.

Pensando en ello, Wang Lin preguntó: “¿Hay alguien enfermo?”

El hombre de mediana edad vaciló un poco y dijo: “Una sirvienta está enferma y todavía estamos lejos de la ciudad. Los doctores de aquí trataron de darle algunos medicamentos, pero ninguno funcionó.

Wang Lin miró el coche y dijo: “Déjame ver al paciente”.

Lu Xing sonrió irónicamente y dijo: “Hermanito, ¿tienes medicamentos que puedan ayudar? Si no tienes ninguna, entonces no hay necesidad de ver al paciente.”

Justo en ese momento, una vieja voz salió del carruaje. Dijo, “Lu Xing, esta persona ha viajado mucho, por lo que podría tener una cura.”

Lu Xing respondió rápidamente. Saltó del caballo y dijo: “Voy a tener que molestarte, hermanito”.

Wang Lin siguió a Lu Xing hasta el carruaje y estaba a punto de subir cuando el viejo dentro de la casa tosió. Lu Xing rápidamente detuvo a Wang Lin y dijo: “Pequeño hermano, sólo mira desde aquí. No hay necesidad de entrar.

Wang Lin frunció el ceño. Gracias a su conciencia divina, ya sabía que había tres personas dentro del carruaje. Aparte del anciano, había dos hermosas damas. Estaba muy claro que eran un amo y su sirviente.

La persona enferma no era el siervo, sino el amo. Con su conciencia divina, Wang Lin pudo ver claramente que la dama no estaba enferma debido a que el Viento Maligno entrara en su cuerpo, sino que algún gas verde entro en su cuerpo. Había sido claramente envenenada.

Wang Lin dijo: “Estira la mano.”

La dama dentro del vagón vaciló un poco antes de alargar la mano. Wang Lin sostuvo su mano un poco antes de dejarla ir y llegar a su canasta. Sacó una hoja y circulo su energía espiritual a través de ella una vez.

Le entregó la hoja a Lu Xing y le dijo: “Dígale que se la coma cruda y que mañana estará curada.”

Lu Xing miró la hoja en su mano con una extraña expresión. No importa cómo lo mirara, era sólo la hoja de un sauce. Lu Xing sonrió amargamente mientras pensaba que estaba equivocado acerca de este joven. Claramente, este joven no era un médico, sino un loco.

De lo contrario, ¿quién usaría hojas de sauce como medicamento? Si esta hoja realmente era medicación entonces cualquier persona puede agarrar un manojo del lado de la carretera.

Estaba a punto de tirar la hoja cuando la cortina del carruaje se levantó repentinamente. Un anciano lleno de arrugas salió y agarró la hoja. Después de mirarlo durante largo rato, su expresión cambió cuando dijo: “¡Una hoja de sauce de cien años!”

Él respiró profundamente. Sus ojos se llenaron de incredulidad mientras miraba a Wang Lin y le preguntó respetuosamente, “¿Hay alguna preparación para usar esta hoja?”

Wang Lin sonrió débilmente y dijo: “Comerla cruda está bien”.

El anciano rápidamente asintió. Hizo una mueca hacia Lu Xing y volvió al carruaje.

Lu Xing miró a Wang Lin con una extraña expresión. No pudo evitar sonreír irónicamente y dijo: “Hermano pequeño, ya que vas a la capital también, ¿qué tal si viajas con nosotros?”

Wang Lin sonrió y dijo: “Necesito un caballo”.

Después de que Lu Xing oyó esto, inmediatamente dijo, “Sun Lao, entregue su caballo.”

Un joven de unos veinte años sonrió amargamente. Se bajó del caballo y lo trajo. Después de murmurar algunas palabras, se dio la vuelta y se fue

  • Ecle-chan

    Oportunidad para ser amable en esta vida?