XN – Capítulo 357

Modo Noche

Capítulo 357 : Tío.

La mujer reveló una expresión triste cuando abrazó a Zhou Ru y miró a su marido en busca de ayuda.

El padre de Zhou Ru reflexionó un poco y dijo: “Dao Chang, esta niña es un muda.”

“¿Muda? ¡No hay problema! El anciano chasqueó los dedos y la mujer se obligó a retroceder unos pasos. Agarró a Zhou Ru y sonrió. “Está bien, ¡ven conmigo!”

El rostro de Zhou Ru estaba lleno de miedo. Su cuerpo tembló y las lágrimas comenzaron a fluir por sus mejillas. Ella era sólo una niña de tres años de edad, por lo que estaba aterrorizada en este momento.

El padre de Zhou Ru apretó los puños y estaba a punto de hablar cuando el anciano frunció el ceño. Miró a su alrededor y fríamente dijo: “Que tu hijo sea escogido es tu fortuna. ¡No seas ruidoso!”

En este momento, el anciano de la aldea rápidamente fue a calmar a los padres de Zhou Ru.

El anciano resopló y dijo: “¡No estoy aquí para robar a tu hijo sino para darle un buen futuro! ¡Aún tendrás posibilidades de encontrarte con ella en el futuro!” Con eso, él sostuvo Zhou Ru y caminó hacia la salida del pueblo.

Zhou Ru entró en pánico y comenzó a llorar. Su voz estaba llena de miedo.

“¡Padre! ¡Madre!”

Una voz tierna salió repentinamente de su boca. El anciano rió. “Así que no está muda. Eso es aún mejor!”

“¡Ru Er!” Lágrimas fluyeron por las mejillas de la mujer. Estaba a punto de perseguir a su hija cuando su marido la detuvo y dijo: “Es su suerte ser elegida”.

Después de que el anciano dejó el pueblo, cuanto más miró a Zhou Ru, más feliz se volvió. “Una piedra espiritual de alta calidad! ¡Jaja! Con ella, puedo intentar romper a través a la etapa intermedia del Establecimiento de la Base. Niña, no te maltrataré. ¡Una vez que seas mayor, te tomaré como mi discípulo!”

Estaba a punto de sacar la espada voladora para regresar a la secta cuando Zhou Ru le mordió la mano. Sin embargo, ¿cuánta fuerza podría tener un niño de tres años?

Esto hizo que el viejo frunciera el ceño. Resopló y dijo, “¡En verdad no sabes qué es bueno para ti!” Con eso, levantó la mano para dar una bofetada a Zhou Ru. Quería enseñarle una lección para que no llorara todo el tiempo como si estuviera robándola.

“¡Te atreves!”

El anciano acababa de levantar la mano cuando sintió que su cuerpo se ponía frío y el sudor le cubría la espalda. Una joven de túnica blanca apareció misteriosamente delante de él.

El anciano puso rápidamente Zhou Ru y respetuosamente dijo, “Senior, junior…”

Sin esperar a que terminara de hablar, Wang Lin agitó sus mangas y el anciano fue soplado por un viento poderoso.

Wang Lin miró a Zhou Ru. Hace un año, le dijo a Tie Yan que regresara a la secta Cielo Nuboso y que él personalmente la vigilaría. Originalmente quería actuar antes, pero decidió esperar a que el viejo sacara a Zhou Ru antes de aparecer.

Mirando a Wang Lin, el miedo en los ojos de Zhou Ru desapareció y fue reemplazado por la confusión.

Zhou Ru dijo, con su voz nítida, “Un… tío…”

“Tío…” Wang Lin soltó un suspiro y dijo: “Ven con tío, ¿de acuerdo?”

La confusión se hizo aún más fuerte en los ojos de Zhou Ru. Ella no sabía por qué, pero sentía un gran apego hacia el tío frente a ella, así que asintió.

Wang Lin reveló una expresión compleja y recogió Zhou Ru. La cubrió con energía espiritual como si temiera que cogería un resfriado del aire frío mientras volaba.

Saltó al cielo y desapareció lentamente sobre el horizonte con Zhou Ru en sus brazos.

Wang Lin apareció bajo la pagoda con Zhou Ru y construyó una casa de piedra como antes.

Wang Lin puso Zhou Ru y suavemente dijo: “Estamos en casa.”

Zhou Ru silenciosamente asintió con la cabeza. Sus ojos grandes miraban a su alrededor pero ella no tocaba nada. En cambio, se paró junto a Wang Lin.

No importa dónde fuese Wang Lin, ella lo seguía de cerca. Incluso cuando Wang Lin estaba cultivando, ella se sentó a su lado con un toque de confusión en sus ojos.

Por la noche, después de que Zhou Ru se hubiese dormido, Wang Lin se paró al lado de la cama mirando la pequeña cara de Zhou Ru y susurró, “Wan Er, ahora tu alma naciente es inestable, así que tus recuerdos no pueden regresar. Una vez que tengas 19 años, naturalmente regresarán.

Miró fijamente a Zhou Ru y los recuerdos de Li Muwan pasaron por su mente.

Después de soltar un suspiro, Wang Lin arropó a Zhou Ru y salió de la habitación.

Zhou Ru no era como él, que sólo necesitaba cultivar para alimentarse a sí mismo. Para un niño de tres años, la comida era lo mejor para nutrir su cuerpo.

Wang Lin construyó una cocina y salió a comprar un montón de comida. Alguien que no había cocinado en quinientos años ahora cocinaba para Zhou Ru.

Cuando Zhou Ru se despertó en la mañana, lo primero que vio fue Wang Lin cultivando silenciosamente. Ella apoyó su barbilla en su brazo y miró a Wang Lin.

Wang Lin abrió los ojos, frotó la cabeza de Zhou Ru y sonrió. “¿Tienes hambre?”

Zhou Ru asintió con la cabeza.

Wang Lin agitó su mano derecha y un plato de avena apareció. Después de terminar de alimentar a Zhou Ru, ella le preguntó: “Tío, ¿por qué este tazón puede volar?”

Wang Lin sonrió débilmente. No habló, pero cerró los ojos y siguió cultivando.

El tiempo pasó lentamente y Wang Lin se sumergió en su vida mientras observaba lentamente cómo Zhou Ru crecía. La sensación de cuando se convirtió en un mortal apareció en su corazón una vez más.

Esta era una sensación muy tranquila.

Una noche, mientras Wang Lin estaba cultivando, de repente un grito salió de dentro de la casa de piedra. Los ojos de Wang Lin se iluminaron e inmediatamente cargó en la habitación. Vio que la pequeña Ru Er se había quitado las cobijas y tenía las manos empuñadas con una expresión de lucha en su rostro.

“Tío… sálvame… tío… padre… madre…”

La mano derecha de Wang Lin tocó la frente de Zhou Ru y envió algo de energía espiritual. Pronto, Zhou Ru se calmó y abrió los ojos. Sus ojos eran como las estrellas.

Después de ver a Wang Lin, ella comenzó a llorar y poco a poco le dijo a Wang Lin lo que pasó. Él soltó una sonrisa. Todo resultó ser un sueño. Soñó que estaba en un lugar oscuro y su padre, madre e incluso tío la abandonaron, así que estaba sola en la oscuridad.

“Sostén esto. Si algo así vuelve a suceder, sólo toca esta campana.” Con eso, Wang Lin sacó una campana y la puso en su mano.

Esta campana era la que Qiu Siping le había dado. Después de estudiarla, Wang Lin se dio cuenta de que esta campana parecía haber venido del mismo lugar que la campana que los antiguos cultivadores le dieron.

Después de investigarlo, fue capaz de aprender algunas maneras de usar las tres campanas. Wang Lin estaba muy contento con su poder.

Lo que era aún más valioso era que estas tres campanas tenían una conexión misteriosa entre sí. Mientras uno sostiene una de las campanas, no importa dónde estén las otros, la gente que las sostenga sentirá algo.

Aparte de eso, Wang Lin encontró otra funda de espada dentro de la bolsa de Qiu Siping.

En el momento en que Wang Lin vio la funda de espada, inmediatamente sacó los tres que ya tenía. Comparándolos, las cuatro vainas de espada se veían exactamente iguales, sólo los patrones en ellas eran diferentes.

En un abrir y cerrar de ojos, pasaron dos años.

Zhou Ru tenía ahora cinco años.

Dentro de estos dos años, Wang Lin no sabía si reír o llorar. Zhou Ru se había vuelto menos tranquila y más juguetona. Siempre que no estaba cerca, sacaba la campana y jugaba con ella, haciendo que Wang Lin apareciera de inmediato.

Wang Lin estaba indefenso ante esto y no le dijo que se detuviera. Sin embargo, Zhou Ru fue muy inteligente. Después de unas cuantas veces, ya no la llamaba y la mantenía cerca de ella como un tesoro.

En estos dos años, la llevó a ver a sus padres una vez. Pero fue después de que se hubieran dormido.

Hoy, Wang Lin estaba cultivando. Cuando abrió los ojos, vio a Zhou Ru en secreto saliendo de la pagoda con un plato de avena en la mano. Ella sacó su lengua a Wang Lin y corrió hacia él. “Tío, tío, volví a ver a la hermana mayor hada de nuevo, pero aún no quiere comer.”

Cuando Zhou Ru tenía cuatro años, subió en secreto a la pagoda y vio el cadáver de la mujer. Después de eso, Zhou Ru empezó a pensar en el cadáver y ocasionalmente iría allí para revisarla.

Una vez ella incluso trajo la avena que Wang Lin había hecho para ella hasta allí para tratar de alimentar al cadáver.

Wang Lin realmente no sabía si reír o llorar, pero él no la detuvo. Después de todo, todavía era joven, así que él solo la dejó hacer como ella quisiera.

Sin embargo, él explicó seriamente el asunto de tratar de alimentar al cadáver de la mujer, pero Zhou Ru todavía no entendía por qué la hermana mayor del vestido blanco sólo dormía y no comía.

Wang Lin, impotente, dijo: “Su hermana mayor hada no come, así que no lleves avena allí arriba” Wang Lin sintió que esto era un poco confuso. Zhou Ru llamó hermana mayor al cadáver, pero a él lo llamó tío. Si un día Zhou Yi vuelve y escucha esto, ¿qué clase de expresión hará?

“¿No tendrá hambre? Si no como por un día, estaré muy hambrienta.” Zhou Ru miró a Wang Lin con sus grandes ojos y dijo: “Dejaré la avena a su lado y ella podrá comerla cuando se despierte . Tío no tiene que preocuparse por mí.”

Wang Lin sonrió amargamente y estuvo a punto de decir algo cuando su expresión cambió repentinamente. Miró a lo lejos y dijo, “Pequeña Ru Er, entra en la pagoda”.

“Bien. ¿Están los malos aquí otra vez? Son tan molesto.” Zhou Ru asintió y regresó a la pagoda con el plato de avena.

Hace un año, muchos cultivadores de otros países vinieron aquí para desafiar a Ceng Niu.

Al principio, Wang Lin los ignoró por completo. Con el dominio de la pagoda, ni siquiera podían acercarse. Sin embargo, no se detuvieron sino se volvieron más agresivos. Los espiarían desde las montañas al costado y ondearían sus tesoros mágicos.

Una noche Zhou Ru estaba durmiendo y fue despertada por un tesoro mágico. Estaba tan asustada que salió corriendo llorando.

En ese momento, Wang Lin salió. Cuando regresó, había siete cabezas ensangrentadas en las montañas circundantes. Después de eso, nadie se atrevía a hacer ningún ruido por la noche.

Sin embargo, los desafiantes nunca dejaron de venir. Incluso hubo famosos cultivadores de la Formación del Alma entre ellos.

Después de que empezó a matar, no fue fácil con ellos. Cada vez que venía un retador, lo mataría. La gente gradualmente dejó de desafiarlo, pero alguien ocasionalmente apareció.

Una voz fría venía de las montañas. Dijo: “Ceng Niu, Liao Fan de Xue Yu está aquí para pedir el abanico de plumas de vuelta.”

  • Ecle-chan

    jajajaaj lo llama tío y al cadaver que es más viejo que él hermana jajajajaj