<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 73

Capítulo 73. Pensamientos de Li Feiyu

 

Al entrar en la casa, la Dama Li olió un fuerte aroma y vio al líder de la secta Ma y al anciano Qian sentados con las piernas cruzadas frente a la cama, con los ojos cerrados y en el proceso de armonizar su respiración.

 

En el espacio entre las dos personas, una fuente de sangre negra emitió un olor horrible.

 

Según Han Li, sus rostros estaban un poco pálidos debido a la gran cantidad de energía que habían gastado en el tratamiento del anciano Li.

 

El corazón de la Dama Li se llenó de gratitud hacia los dos hombres.

 

Aunque no conocía las artes marciales, por lo que acababa de ver y escuchar, sabía que no debía molestar a las dos personas y rápidamente bajó la velocidad de sus pasos, acercándose ligeramente a la parte delantera de la cama y mirando hacia la persona que yacía en las sábanas de la cama.

 

Sólo vio al Anciano Li durmiendo profundamente en la cama. La mirada dolorosa entre las cejas había desaparecido por completo, aunque su rostro seguía siendo de color amarillo verdoso. El Qi negro desapareció, y las manchas de veneno en el cuerpo también desaparecieron, dejando diminutas cicatrices que son casi invisibles para el ojo humano.

 

Viendo que el veneno había sido casi completamente removido, la Dama Li no pudo evitar gritar de alegría.

 

Un momento después, se secó las lágrimas del rabillo de los ojos. Recordó que debía volver y dar las gracias de nuevo a Han Li, y por eso se reunió rápidamente y caminó tranquilamente de vuelta a la sala de estar. Una vez que salió de la habitación del Anciano Li, fue rodeada inmediatamente por gente que la asedió con rondas de preguntas que nunca terminaron, por lo que no tuvo la oportunidad de ver a Han Li.

 

No pudo evitar sorprenderse por el hecho de que Han Li estuviera ausente, así que se apresuró a preguntarle a Ma Rong y a las demás personas adónde se había ido.

 

Después de escuchar su respuesta, la Dama Li se dio cuenta de que Han Li le había recetado una droga rejuvenecedora antes de marcharse, excusándose ágilmente, no se quedó ni un momento más.

 

Después de escuchar esto, la Dama Li se quedó sin palabras durante un buen rato, pero dentro de su corazón ya había tomado una decisión firme. Decidió que una vez que el cuerpo del Anciano Li se recuperara, ambos, debían visitar personalmente a Han Li y dar una gran suma de dinero en agradecimiento por haber salvado la vida del Anciano Li.

 

La Dama Li no se dio cuenta de que adentro de la habitación, aparte del dios medicinal Han Li, había otra persona desaparecida. Li Feiyu se había ido en lugar de quedarse alrededor de Zhang Xiuer como si fuera su sombra.

 

A un costado de una oscura carretera pequeña, Han Li, que acababa de salir de la casa del Anciano Li, estaba tendido en el césped con las manos bajo la cabeza, relajándose bajo un frondoso y denso árbol.

 

Justo cuando había terminado de contar hasta mil, una sombra negra se abalanzó repentinamente sobre su cuerpo. Se puso muy hostil, como si estuviera profundamente molesto por el alboroto.

 

“¡Oye! ¡Deja de hacer el tonto! ¿Cómo es que cada vez que nos encontramos, siempre tratas de saltarme encima? ¡No soy Zhang Xiuer!”

 

Después de que Han Li terminó de hablar, la sombra negra se giró ágilmente en el aire, tan ligero como una pluma aterrizando al lado de Han Li, su postura fue elegante hasta el final. Era precisamente Li Feiyu quien le había seguido.

 

“Han Li, ¿Cómo puedes comparar esa oscura y malvada apariencia tuya con Zhang Xiuer?”

 

Después de escuchar las primeras palabras de Han Li, Li Feiyu contestó irritado y levantó suavemente el dedo del pie derecho para golpear las nalgas de Han Li de una manera reprensiva.

 

Escuchando su respuesta, Han Li puso los ojos en blanco y se levantó suavemente.

 

“Parece que nuestro discípulo mayor Li valora más a su amada que a sus amigos. ¡En verdad no soy prudente cuando se trata de hacer amigos!”

 

“Deja de decir tonterías, ¿para qué me llamaste? Tienes que saber que finalmente encontré una rara oportunidad para acercarme a Zhang Xiuer, ¡pero la estoy desperdiciando al reunirme contigo! Si no puedes decir algo que valga la pena, no creas que te saldrás con la tuya”.  Li Feiyu parecía estar perturbado y profundamente enojado por Han Li porque fue llamado inesperadamente.

 

“¿Te he llamado? ¿Cómo es que ni siquiera yo lo sabía? ¿Lo dije yo personalmente?” Han Li intencionalmente fingió estar conmocionado al exagerar su sorpresa.

 

“Cuando saliste de la habitación, me guiñaste un ojo. Sólo un ciego no lo habría visto. Deja de andar con rodeos. Si no tienes nada que decir, entonces debo regresar”. Li Feiyu se volteó cuando quiso irse, impidiendo que Han Li pudiera decir si su actitud era o no un engaño.

 

Han Li no planeaba seguir molestando a su amigo. Su expresión cambió repentinamente cuando le dijo severamente a Li Feiyu: “No me culpes por ser entrometido. Como tu amigo, quiero confirmar algo. ¿Zhang Xiuer sabe que estás tomando la píldora de extracción de la esencia y que sólo te quedan unos pocos años de vida?”.

 

Al escuchar estas palabras, Li Feiyu se quedó en silencio. Su cara se puso mortalmente pálida, sin una pizca visible de sangre.

 

Han Li suspiró suavemente, sabiendo que no necesitaba preguntar más. La respuesta era evidente sólo por la expresión de Li Feiyu.

 

“¿Por qué siempre interfieres en mis asuntos?” La expresión de Li Feiyu fue extremadamente triste, finalmente hablando después de una larga y agonizante pausa.

 

Han Li no respondió a la pregunta de Li Feiyu, sino que le dio una palmadita en el hombro al otro, tratando de consolarlo.

 

“Debes haber escuchado que, si inviertes demasiado en este tipo de relación, tus penas sólo crecerán.” Han Li finalmente habló de lo que tenía en mente después de que Li Feiyu se hubiese calmado un poco. Lo expresó con un tono sabio, haciendo que Li Feiyu se detuviera un momento.

 

“Estoy tratando de sacarte de la trampa antes de que caigas demasiado profundo para que sufras menos dolor en el futuro,” dijo Han Li cariñosamente, complementando sus palabras.

 

Li Feiyu miró a Han Li con una extraña mirada en sus ojos.

 

“¿Qué, tienes algún problema?” Preguntó Han Li. Estaba perturbado por la mirada de Li Feiyu que lo observaba de arriba a abajo.

 

“Mocoso, ¿cuántos años tienes para poder hablar así? ¿Por qué hablas como si fueras una persona mayor y con experiencia cuando se trata de relaciones? No me digas que ya has experimentado el amor de una mujer”. Li Feiyu repentinamente abrió la boca para preguntar.

 

“Por supuesto que no, estas palabras provienen de la lectura de libros. Creo que son muy razonables, así que las usé para explicarte las cosas”.

 

“¡Oh! ¡Así es la cosa! ¿Cómo puede un hombre presentable con una apariencia desenfrenada y natural como yo saber menos sobre asuntos del corazón? ¿Necesito tu larga crítica? ¡Nuestra relación sólo existe en mi mente!” Li Feiyu lanzó un largo suspiro, continuamente golpeándose el pecho como si hubiese recibido un gran susto.

 

Han Li se quedó sin palabras. ¿No fue la recuperación de este tonto demasiado rápida? Estaba hablando de vivir y morir, y de repente se volvió a reír como un idiota, siendo una persona emotiva.

 

Pero Han Li era terco como una mula y preguntó: “¿De verdad te das por vencido con Zhang Xiuer? ¿No tomarás medidas cuando la veas en el abrazo de otro?”

 

La apariencia frívola de Li Feiyu inmediatamente se volvió extremadamente fría. Lleno de intenciones asesinas, declaró: “Voy a cortarle la mano a cualquiera que se atreva a tocar a Zhang Xiuer”.

 

“No me importan las cosas que pasan después de mi muerte, pero mientras viva, la Dama Zhang Xiuer me pertenece.” El tono de sus palabras podía convertir a cualquiera en hielo sólido.

Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Angelusautemmors

    Lector

    Nivel 4

    Angelusautemmors - hace 4 meses

    Solo espero que nuestro prota pronto descubra su propia doncella, me imagino que sera la hija de Mo

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.