<- Actualmente solo registrados A- A A+

ATG – Capítulo 1406

Capítulo 1406: Regresando al Reino de Dios (1)

Viento Azul Año 1099, 2 de julio.

Aunque todavía soy joven, todavía puedo recordar claramente que es verano. Durante los últimos años, el sol sería especialmente brillante y abrasador, el mundo exterior estaría cubierto de un brillo dorado y el aire nocturno se llenaría con el chirrido continuo de cigarras.

Entonces, ¿por qué en el presente siento tanto frió ahora?

Ya no me he atrevido a salir de la casa por muchos días, porque el viento afuera era simplemente demasiado fuerte y aterrador. El viento dejó tormentas de arena pesadas y opacas a su paso, por lo que nadie podía ver cosas que estaban lejos.

Ayer hacía mucho calor y tenía mucho miedo de que la casa comenzara a arder. Pero hoy, toda el agua de la casa se convirtió en hielo y, aunque mi madre me había envuelto en muchas capas de sabanas, seguí sintiendo mucho frió.

El sabor del agua ha cambiado, el sabor del aire también ha cambiado…

Ayer hubo tres incendios en la ciudad y también ocurrieron dos terremotos. Cuando escuchamos la noticia, mi madre y yo ya no estábamos un poco sorprendidas, porque todos ya se habían acostumbrado.

El pequeño Huang, que me había acompañado durante muchos años, salió corriendo y no volvió. Mi madre no me dejó ir a buscarlo, pero lo extraño todos los días.

Padre es un destacado practicante profundo. El año pasado se convirtió en el nuevo tutor en el Palacio Profundo Luna Nueva… Así es, era el mismo Palacio Profundo Luna Nueva en el que se había alojado el gran Maestro Espiritual Yun. Esto fue lo más feliz que le había pasado a nuestra familia. Padre también me prometió que después de cumplir diez años, él personalmente me instruiría en el cultivo del camino profundo.

Este año, ya tengo diez años, pero mi padre no ha cumplido su promesa.

Se ha vuelto realmente extraño, realmente aterrador…

Padre, que siempre había sido tan amable, ha estado constantemente enojado durante todo este año. Le gritaba a mamá y a mí en voz alta, y ha destrozado muchas cosas… y en su momento más aterrador, en realidad golpeó a mamá una vez…

Después de eso, papá se arrodilló en el piso y lloró amargamente… Mamá también lloró junto con él…

Padre dijo que no sabía lo que le había sucedido… A partir de ese momento, rara vez volvería a casa y las lágrimas de Madre se han multiplicado…

No era solo mi familia, todos parecen haber cambiado también. La Ciudad Luna Nueva se ha vuelto muy ruidosa, y el sonido de constantes peleas puede ser escuchado. Desde principios del año pasado, ya estaba prohibido que se criaran bestias profundas dentro de la ciudad y el Palacio Profundo Luna Nueva también dejó de recibir nuevos discípulos.

Dijeron que estas acciones no solo se limitaban a nuestra Ciudad Luna Nueva. De hecho, esto estaba sucediendo en toda la Nación del Viento Azul.

Justo ahora, una pesadilla me despertó una vez mas. Este año, ya he perdido la cuenta de la cantidad de veces que he tenido pesadillas, y cada pesadilla fue tan aterradora… Mi temperamento también se ha vuelto realmente malo y siempre estoy discutiendo con mi madre. Cada vez que esto sucede, me siento arrepentida después. Pero después de eso, vuelvo a perder el control de mi temperamento…

Que es lo que me esta pasando…

Madre dijo que los elementos en este mundo ya habían caído en caos. No lo entendí. Lo único que entiendo es que este mundo se ha vuelto extraño para mí, se está volviendo cada vez más aterrador, e incluso yo también estoy empezando a tenerme miedo.

Muchas personas dicen que un gran desastre está a punto de caer sobre nosotros y que todo lo que nos está sucediendo en este momento son presagios de la destrucción de este mundo. Madre dijo que el mundo en que vivimos está protegido por el “Maestro Espiritual Yun” y la “Diosa Fénix”, así que no importa cuán grande sea la calamidad, no debemos tener miedo, al final todo mejorará. Sin embargo, todavía tengo miedo, vivo con miedo todos los días…

Esa estrella se está volviendo más y más brillante, especialmente cuando es de noche. Por la noche, todo el cielo se teñiría con una luz roja como la sangre. Madre dijo que esta es una luz auspiciosa, pero nuestro vecino, el tío Wang, dijo que era el ojo de un demonio.

Realmente espero que todo esto sea solo un sueño y que una vez que me despierte de este sueño, el mundo volverá a ser lo que había sido antes. El pequeño Huang todavía estaría allí, mi padre seguiría siendo tan gentil como en el pasado, y mi madre seguiría tan alegre como siempre…

…………

En la Ciudad Luna Nueva de la Nación Viento Azul, una niña de unos diez años se asomó por la ventana mientras estaba envuelta en una gruesa sabana. El mundo que veía en sus ojos: un cielo sombrío y vientos salvajes que agitaban arena amarilla mientras causaban estragos en un mundo cada vez más extraño.

—-

—-

Había pasado un año entero desde el día en que estallaron los disturbios de las bestias profundas. En este año, la Estrella Polar Azul había caído en un caos como nunca antes había visto.

Las bestias se amotinaban, la gente se amotinaba, e incluso el clima y los elementos mismos parecían estar amotinados…

Durante este año, Yun Che había estado corriendo por todo el lugar y había estado extremadamente ocupado. Había usado energía profunda de la luz para limpiar el aura diabólica invisible que había invadido la Estrella Polar Azul innumerables veces. Estaba extremadamente contento de haber regresado a la Estrella Polar Azul cuando había “muerto” hace tres años. Si no, un Continente Cielo Profundo y un Reino Demonio Ilusorio sin él definitivamente se habrían convertido en el Continente Nube Azure actual, un páramo que había sido pisoteado por la calamidad.

Hoy, Yun Che una vez más liberó una energía profunda de la luz para limpiar los dos continentes y solo habían pasado siete días desde la última vez que lo había hecho.

Al terminar su purificación, atravesó el espacio y llegó a la residencia de la familia Xiao de la Ciudad Nube Flotante. Justo cuando apareció, escuchó el sonido distante de un niño llorando y un hombre regañando a alguien… ¡Inmediatamente reconoció que el niño que lloraba era Xiao Yong’an y que el hombre que lo regañaba en voz alta era en realidad Xiao Yun!

“¿Sabes cuántas horas pasaría cultivándome cuando yo, tu padre, tenía tu edad? Si ni siquiera puedes soportar este pequeño sufrimiento, ¿cómo puedes ser digno de ser un hombre de la familia Xiao? ”

Xiao Yong’an inmediatamente comenzó a llorar aún más fuerte bajo la fuerte reprimenda de Xiao Yun.

Yun Che frunció el ceño cuando entró rápidamente en el lugar.

“¡No tienes permitido llorar! ¡Ya tienes ocho años y aún así pasas todo el día llorando y llorando! ¡Si sigues llorando, entonces no digas que eres hijo de Xiao Yun en el futuro!”

“¡Todavía sigues llorando! ¡Todavía estás llorando! ¡¿No te dije que dejaras de llorar?!”

¡¡PAAA!!

Una fuerte bofetada resonó en el aire justo cuando Yun Che llego sobre el pequeño patio.

Una quietud mortal descendió instantáneamente sobre este lugar, y fue seguido por los lamentos de Xiao Yong’an, que se habían vuelto aún más desgarradores que antes.

La mano de Xiao Yun se detuvo en el aire y miró la huella de la palma roja brillante en la cara de Xiao Yong mientras estaba allí completamente atónito…

Número Siete Bajo el Cielo se apresuró a entrar, mirando la mano que Xiao Yun había extendido y la huella de la palma en la cara de Xiao Yong’an. Se quedó allí aturdida por un momento antes de que de repente se apresurara a abrazar a Xiao Yong’an. Ella le gritó a Xiao Yun: “Hermano mayor Yun, tú… te has vuelto loco… ¡¿Te has vuelto loco?!”

“Ah, Yong, sé bueno… Yong no llores. Tu padre no quiso hacer esto… Vamos a buscar al abuelo”.

La mano de Xiao Yun tembló y sus ojos se desenfocaron, “Yo… Qué he hecho… yo…”

Murmuró para sí mismo desanimado por un momento antes de tomar su cabeza y de repente comenzó a llorar amargamente. No podía creer que realmente había golpeado a su hijo más preciado, el hijo que era aún más preciado para él que su propia vida… No podía creer lo que había hecho…

Yun Che agitó una mano y la energía profunda de la luz envolvió la residencia de la familia Xiao. Sin embargo, no se mostró, simplemente se dio la vuelta y se fue sin hacer ruido.

Una vez que salió de la Ciudad Nube Flotante, Yun Che dejó escapar un suspiro largo y prolongado.

El temperamento de Xiao Yun siempre había sido suave y gentil, y también tenía un poder que estaba en el Reino Profundo Tirano, pero incluso él había comenzado a verse afectado por esto y sus emociones se habían descontrolado.

La situación ya se había vuelto más y más grave. Si continuaba así… Yun Che temía que incluso dado su poder, aún le fuera difícil mantener el control total sobre la situación.

[Antes de continuar quiero poner un comentario que espero no moleste a nadie: Maldito Yun Che eres estúpido o qué??? Date cuenta que tienes que llevártelos a todos en el arca primordial o algo!!! ¡¡¡Eres un maldito rey divino has algo inútil!!!]

Mientras miraba hacia el este y estaba bañado por el viento claramente anormal, Yun Che cayó en un largo período de profundo silencio, y permaneció así hasta que los cielos comenzaron a oscurecer. Finalmente, levantó lentamente una mano y un grupo de luz verde musgo flotaba sobre su palma.

Con el poder purificador en su mano izquierda y el poder del Veneno Celestial en su mano derecha… Esta luz verde oscura era, sorprendentemente, la Luz del Veneno Celestial.
Miró directamente a la Luz del Veneno Celestial su mirada cada vez más enfocada.

“Maestro, puede ser que quieras…” La voz de He Ling sonó desde el interior de la Perla del Veneno Celestial. Como el Espíritu del Veneno Celestial, naturalmente podía sentir que Yun Che estaba inspeccionando el poder de Veneno Celestial que había logrado recuperar.

También era aún más consciente de que el poder venenoso que había recuperado la Perla del Veneno Celestial aún estaba muy lejos del objetivo establecido de Yun Che de ser capaz de “amenazar a un reino rey”.

Aunque la Perla del Veneno Celestial tenía un nuevo Espíritu del Veneno, el universo ya no era como era en el pasado, cuando los dioses reales reinaban sobre él. Además, en los últimos años, habían estado en los reinos inferiores, donde las auras eran más inferiores y de menor grado, por lo que la recuperación del poder del veneno ya había sido el límite absoluto.

Yun Che cerró la palma de su mano y la luz verde oscura se dispersó. Yun Che retiró su mirada, su expresión grave y seria, “No podemos permitirnos esperar más, necesito regresar al Reino de Dios”.

“¿¡AH!?” He Ling dejó escapar un grito de sorpresa, “Pero, ¿por qué?”

“Si la situación de la Estrella Polar Azul continúa empeorando, estará más allá de mi capacidad de control en poco tiempo”, dijo Yun Che. “Si ya a llegado a tal punto antes de que la verdadera calamidad haya estallado. Entonces, si esperamos hasta el día en que estalle la verdadera calamidad, ya será demasiado tarde”.

“Pero, ¿qué tiene esto que ver con que el Maestro regrese al Reino de Dios… ¿Vas a pedirle ayuda a la Maestra Shen Xi?”, Preguntó He Ling.

“No.” Los ojos de Yun Che se entrecerraron ligeramente cuando dijo: “Estoy noventa y nueve por ciento seguro de que todo esto tiene algo que ver con la grieta carmesí. Además, un ser divino me dijo una vez que solo yo podía resolver la calamidad que se escondía detrás de esa grieta carmesí. Esta fue también la razón por la cual el Dios Maligno hizo todo lo posible para dejar una herencia, y esto también tiene que ver con la misión que heredé del Dios Maligno cuando heredé el poder divino del Dios Maligno”.

“He tenido este poder divino otorgado por el cielo durante tanto tiempo, así que tal vez es hora de que cumpla con mi deber”.

Sin embargo, naturalmente no fue solo por su “deber”, incluso más que eso, fue por la seguridad de la Estrella Polar Azul.

“Entonces… ¿el Maestro sabe qué hacer?”, Dijo Ling con voz preocupada.

“No”, dijo Yun Che sacudiendo la cabeza, “pero ella me dirá la respuesta. Creo que definitivamente ella también está esperando ansiosamente mi regreso”.

La chica del Fénix de Hielo debajo del Lago Celestial del Infierno Escarchado… No era como el Espíritu del Fénix o el Espíritu del Cuervo Dorado, meros fragmentos de voluntad que habían quedado atrás. Ella era un verdadero ser divino que existía en la era actual. Entonces, sus palabras estarían naturalmente fuera de toda sospecha.

“Pero”, He Ling todavía no pudo dejar de lado sus preocupaciones, “Maestro no ha podido cultivarse en absoluto en el reino inferior y su fuerza profunda no ha crecido en absoluto. Todavía queda un largo camino hasta que la Perla del Veneno Celestial recupere también su poder venenoso. Entonces, si el Maestro elige regresar al Reino de Dios, no solo habrá peligro, sino que también será difícil encontrar paz y seguridad a partir de ese momento”.

“No te preocupes”. Yun Che había estado en silencio durante toda la noche y un plan ya había comenzado a formarse en su mente: “En este momento, todo el Reino de Dios está convencido de que ya estoy muerto. Entonces, cuando regrese, solo necesito disfrazarme un poco y nadie sabrá que soy yo. Además, la persona que me dará la respuesta reside en el Reino de la Canción de Nieve y ese es el lugar más seguro en el Reino de Dios para mí”.

“Entonces… ¿qué pasa si el Maestro no obtiene la respuesta que quiere escuchar?”

“Entonces simplemente me escabulliré aquí en silencio. En cualquier caso, incluso si alguien me descubre en el Reino de Dios, a lo sumo, simplemente me esconderé donde está Shen Xi nuevamente”.

“Si lo peor llega a ser peor, incluso si no gano nada cuando vaya allí y termino descubriendo que todo lo que pensaba eran simplemente mis propios delirios, entonces será una calamidad que nadie puede evitar. Luego regresaré inmediatamente y reuniré a todas las personas a mi lado, dejaré la Estrella Polar Azul y me dirigiré hacia algún planeta en el lado occidental del Caos Primigenio”.

“… Entonces, ¿cuándo piensa moverse el Maestro?”, Preguntó débilmente He Ling. Como Yun Che ya había tomado una decisión e incluso había pensado en varias posibilidades y planes de escape, sabía que sería inútil sin importar cuánto se preocupara o intentara aconsejarlo.

Yun Che lo pensó por un momento antes de decir: “¡Mañana!”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.