<- Actualmente solo registrados A- A A+

BTTH – Capítulo 34

Capítulo 34 – Volteando

Observando al joven vestido de negro con las manos en la espalda, todo el campo volvió a quedarse callado.

En la plataforma alta, la sonrisa de Xiao Zhan lentamente se ensanchó antes de que finalmente, no pudo evitar reír en voz alta.

Al oír la alegre risa de Xiao Zhan, los tres ancianos se miraron y suspiraron. Sin embargo, no intentaron hacer nada más contra Xiao Yan. El potencial mostrado por Xiao Yan les dio una sensación de derrota. 4 niveles Duan Qi en 1 año era algo que haría que todos se sorprendieran, sus hijos y nietos, no esperarían tener ese ritmo.

Con un corazón ligero, Xiao Zhan aplaudió al anunciar: “Xiao Ke zhi-er ha perdido. Esperemos que continúe entrenando duro!”

(TL: Zhi-er es Sobrino en Chino)

En el campo de entrenamiento, la pálida cara Xiao Ke escuchó el anuncio y bajó la cabeza en desilusión. Echando un vistazo al joven vestido de negro no lejos de él, recordó cómo había insultado a la misma persona, llamándolo un “lisiado” hace apenas un año. Ahora un año más tarde, el “lisiado” estaba muy cerca de la cima del clan y muy por encima de él. Esta extrema diferencia hizo que Xiao Ke recordara las palabras que había oído en el vestíbulo unos meses antes: “Treinta años al este, treinta años al oeste, ¡no te atrevas a intimidarme porque soy pobre ahora!”

Sacudiendo la cabeza con una sonrisa amarga, Xiao Ke se levantó con cierta dificultad. Levantándose ligeramente a Xiao Yan, la voz de Xiao Ke había perdido toda su arrogancia de antes: “Xiao Yan Biao-di, usted ganó. ¡Felicitaciones por tu recuperación! ”

Asintiendo con la cabeza, la mirada de Xiao Yan atravesó lentamente el campo de entrenamiento y los que se encontraron con sus oscuras pupilas, apartaron la mirada con nerviosismo e inquietud.

Con la mirada detenida en Xiao Mei que lo miraba fijamente, Xiao Yan retorció su rostro para hacer frente a los miembros del clan que no pasaban y le preguntó con una sonrisa: “¿Hay alguien más que quiera desafiarme?”

Viendo a Xiao Yan, los miembros del clan que estaban dispuestos a desafiar a Xiao Yan antes de Xiao Ke, todos cerraron sus bocas y miraron hacia el cielo como si las palabras de Xiao Yan no tuvieran nada que ver con ellos. Ninguno de ellos subiría y sería el segundo retador.

Viendo los actos infantiles de pretender ser un tonto, Xiao Yan encogió ligeramente los hombros y caminó hacia atrás.

Al ver a Xiao Yan sentarse a su lado, Xun Er sonrió mientras examinaba el campo. Recogiendo un mechón de su cabello y girándolo, ella susurró: “Xiao Yan ge-ge, hace tres años, te miraban así…”

“Hace tres años, me hubiera emocionado por sus miradas respetuosas y temerosas, pero hoy… No siento nada.” Xiao Yan se tocó la nariz y se rió.

“Entonces Xiao Yan ge-ge ha madurado!” Xun Er parpadeó juguetonamente sus ojos.

“No más maduro que tú. A veces siento como si hubiera un monstruo de mil años escondido dentro de ti! “Siendo llamado maduro por una niña, Xiao Yan no pudo evitar reír. Íntimamente frotando la cabeza de Xun Er, soltó una sonrisa.

Al oír eso, Xun Er le dio a Xiao Yan un malvado ojo y su delicado rostro mostró una expresión de reproche. Por muy despreocupada que fuera una chica, a nadie le gustaba que la llamaran un viejo monstruo.

La expresión de reprensión de Xun Er era tan bonita que atraía las miradas de los jóvenes que la rodeaban e incluso las miradas de algunas de las chicas.

Xiao Ning, como los demás, también se sintieron atraídos por la expresión de reprensión de Xun Er, pero al ver la conversación íntima entre Xun Er y Xiao Yan, una llama envidiosa ardía dentro de él. Sus celos cubrieron su razonamiento mientras pensaba que sólo él podía igualar a Xun Er dentro de todo el clan, pero pensando en ello, se dio cuenta de que no importaba lo que hiciera, Xun Er raramente sonreía. Por otro lado, Xiao Yan, que era un “lisiado”, siempre podía hacer reír a Xun Er. La diferencia entre ellos hizo que Xiao Ning aplastara sus dientes con ira.

“Mocoso, te dejaré ser arrogante por ahora, pero cuando llegue la Ceremonia de la Mayoria de Edad, te haré buscar tus dientes caídos delante de Xun Er!” Apretando las manos fuertemente, Xiao Ning miró con fiereza a las piernas cruzadas Xiao Yan.

A pesar de Xiao Ning también se sorprendió por la velocidad del entrenamiento de Xiao Yan en el último año, no podía cambiar su manera altanera de la cual estaba acostumbrado. Además, Xiao Ning, siendo el único hombre dentro de todo el clan que apenas podía ser comparado con Xun Er, sintió una sensación de peligro de la repentina actuación de Xiao Yan.

Antes de que se haga fuerte, le daré una paliza despiadada. El mejor escenario es que la paliza dejaría una cicatriz y rompería su entrenamiento!

Mientras pensaba en sus malos pensamientos, las esquinas de la boca de Xiao Ning se curvaron en una sonrisa. A pesar de que Xiao Yan estaba en el nivel 7 Duan Qi, Xiao Ning todavía estaba seguro en su nivel 8 Duan Qi. Después de todo, cada Duan Qi después del nivel 7 Duan Qi tenía una enorme diferencia entre ellos!

Hablando en voz baja con Xun Er, la mirada sin rumbo de Xiao Yan miraba a los lados del campo de entrenamiento y captaba la sonrisa en la cara de Xiao Ning. Pensando por un momento, Xiao Yan se dio cuenta de lo que era la sonrisa y risa, pensando: Alguien que ni siquiera puede encubrir sus emociones no puede suponer un riesgo en absoluto.

….

Después de que Xiao Ke perdió contra Xiao Yan, nadie más se atrevió a desafiar a Xiao Yan, que estaba sentado y los miembros del clan que no calificaron se fijaron en otros. Pero después de un par de rondas de desafíos, sólo dos personas, confiando en la suerte y Técnicas Dou familiares, fueron capaces de vencer a su oponente y calificar para la Ceremonia de la Mayoría de Edad.

Viendo el campo de entrenamiento que se encontraba en calma, el sonriente Xiao Zhan se puso de pie y anunció los resultados junto con un par de avisos sobre la próxima cita del próximo mes de  la Ceremonia de la Mayoría de Edad.

Lentamente de pie, Xiao Yan sonrió hacia el feliz Xiao Zhan en el escenario, mientras que Xiao Zhan no era tacaño acerca de dar a su hijo calificado, un pulgar hacia arriba.

Justo después de quitarse el polvo de su ropa, Xiao Yan detectó un olor perfumado.

Curvando ligeramente las cejas, Xiao Yan levantó la cabeza para ver a Xiao Mei de pie delante de él y preguntó: “¿Necesitas algo?”

Al ver la impasibilidad y la frialdad en el rostro de Xiao Yan, el valor de Xiao Mei vaciló como ella obligó una sonrisa y dijo: “Xiao Yan biao-di, felicitaciones.”

“Gracias.” Asintió ligeramente, Xiao Yan miró a Xun Er junto a él.

“Xiao Yan biao-di, mi padre personalmente me enseñara una técnica de alto nivel Huang Dou en el Salón de Técnicas Dou de mañana. ¿Quieres venir conmigo? “Xiao Mei sonrió y su combinación de encanto femenino y delicadeza juvenil creó una pregunta irresistible.

Escuchando eso, las cejas de Xiao Yan levemente saltaron.

Justo cuando Xiao Yan estaba a punto de encontrar una excusa para rechazar a Xiao Mei, un brazo blanco pálido se deslizó a través y se bloqueó con su brazo.

Asombrado, Xiao Yan se volvió para encontrar a una sonriente Xun Er.

“Realmente lo siento Xiao Mei biao-jie, Xun Er ya ha invitado a Xiao Yan ge-ge para acompañarme mañana para visitar la Ciudad Wu Tan y por lo que no puede ir con Xiao Mei biao-jie a la Sala de Técnicas Dou”. Aturdido mientras miraba, Xun Er se aferró al brazo de Xiao Yan mientras una indirecta de disculpa se demoraba en su delicado rostro.

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.