<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 27B

Capítulo 27B. El poder de cambiar el mundo

 

Amanecer.

El sol se observaba desde los icebergs en los límites de Floe Bay, elevándose hacia el cielo. Un sol brillante atravesó la ventana y diluyó la luz mágica de la runa, haciendo que los ojos fatigados de Richard picaran. Se frotó un poco antes de guardar la runa, dejando su residencia rápidamente en busca del gran mago Fayr que le enseñó formaciones mágicas. Deseaba determinar el siguiente paso en sus estudios.

Fayr definitivamente hizo honor a su título de gran mago. Estaba en el nivel 19, con un profundo conocimiento y tesis innovadoras en la filosofía de la magia que surge de forma justa y genuina. Actualmente su profesor en formaciones mágicas, también le enseñaría a hacer runas algún día.

La creación de runas abarcaba muchas cosas, requería mucho conocimiento, pero no había un camino específico para ello. Mil años de investigación había separado las runas en siete grados, y los primeros cuatro se consideraban estándar. La creación de runas elementales no calificaba a uno para ser llamado maestro de runas, el título sólo iba a aquellos que podían crear runas de grado 2 o superior. Los grandes maestros de runas podían hacer runas de grado 3 y 4, mientras que cualquiera que pudiera hacer runas de grado 5 sería considerado un santo maestro de runas. En cuanto a las runas de grado 6 y 7, sólo eran conjeturas por ahora.

Todavía era muy temprano, y pocos estaban por ahí en el Deepblue. Richard controló su corazón que latía de alegría, saliendo apresuradamente de la formación de teletransportación para llegar a la entrada de la región personal de Sharon en las capas superiores.

Dos gigantescas puertas de cobre protegían la entrada, pero estaban abiertas ya fuera de día o de noche. Había un muñeco mágico a cada lado, y uno dirigió su ojo de rubí a Richard mientras proyectaba un rayo de luz carmesí. El emblema en la esquina de su túnica mágica se iluminó inmediatamente como respuesta, e inmediatamente el muñeco volvió a su posición cuando la luz de su ojo se desvaneció.

Las capas superiores del Deepblue se reservaron para la legendaria maga, mientras que las capas situadas justo debajo se asignaron a unos cuantos grandes magos muy cualificados en una muestra de la generosidad, confianza y afecto de Su Excelencia. La vida cotidiana de diecisiete grandes magos giraba en torno a esta zona que tenía cinco niveles completos de la torre, y Fayr era uno de esos magos.

Cuando a Richard se le permitió entrar en la región personal del profesor Fayr, el hombre acababa de terminar su meditación matutina.

El gran mago llevaba sus túnicas antes de salir, emanando una densa aura elemental. Con su afinidad por los elementos, la pura concentración de maná alrededor de Fayr superaba con creces la de un espacio ordinario. El solo hecho de escuchar hablar al profesor resultaría en beneficios duraderos en términos de construcción de maná, pero Fayr sólo liberaba esta aura elemental en dos casos: si acababa de terminar su meditación, o estaba enseñando a su estudiante más importante.

Un pequeño rastro de aprobación se reflejó en los ojos de Fayr cuando vio a Richard, difícil de distinguir. Señaló hacia una silla cercana e hizo un gesto hacia Richard para que tomara asiento, agarrando una poción de maná y tomando unos sorbos.

Richard no se sentó. No obstante, en su lugar, sacó la piel de la bestia con la runa en ella, y se la entregó al gran mago: “Esto es algo que me inspiré a escribir anoche, profesor. Por favor, échale un vistazo”.

Los intrincados y compactos patrones por sí solos hacían obvio para Fayr que se trataba de una formación superior. Fayr mostró una rara sonrisa mientras se sentó. Sin embargo, justo cuando estaba a punto de elogiar a Richard, su expresión cambió repentinamente. La detallo un poco más, y no pudo evitar empezar a temblar.

El gran mago se levantó de forma repentina y apresurada, golpeando la poción medio vacía en el proceso con su antebrazo. La botella cayó al suelo, desperdiciando gran parte de las 2000 monedas de oro que valía, debido a que se rompió con el choque.

El Fayr usualmente frugal no se preocupaba por la poción. Miró a Richard, sus ojos brillaban por el maná mientras los elementos entraban en caos a su alrededor. ¡Prácticamente había causado una tormenta elemental en el interior!

Él preguntó severamente: ” ¿Dijiste que hiciste esto anoche? ¿Sabes qué es esto?”

La violenta tormenta elemental hizo que Richard se sintiera sofocado, lo que dificultaba permanecer en el lugar. Sin embargo, contestó con calma: “Es una runa básica tipo Agilidad Elemental. Sólo está un poco completa”.

Sólo ahora Fayr se dio cuenta de que había perdido el control sobre sí mismo. El mago retiró lentamente la fuerza elemental que había esparcido por todas partes, y miró la piel de la bestia en sus manos antes de hablar despacio, “¿Sólo un poco? ¡Ah, en efecto, como runa apenas puede cumplir con los estándares, pero pocas personas en la historia podrían hacer una runa que cumpla con los estándares antes de la edad de trece años! Confío en que no mientes, pero esto no tiene sentido. Tus lecciones no han convergido todavía… Debe de haber otros factores que te hayan permitido obtener esta iluminación repentina, dándote una comprensión completa de los diversos sistemas de magia. Si no te importa, ¿podrías contarme de alguna situación especial en la que hayas estado últimamente? Será útil para tu futuro desarrollo”.

El Gran Maestro Fayr era alguien digno de respeto, y Richard no sintió emociones negativas de su parte. Además, lo más importante en este complicado y peligroso mundo de la magia sería tener un sabio guía. Richard resumió todo lo que había experimentado fuera de clase durante el último año, aunque ocultó la parte que tenía que ver con Erin. Ni siquiera escondió sus estudios con Naya.

Después de escuchar todo eso, las cejas de Fayr se crisparon. Quería levantarse nuevamente por instinto, pero se controló a sí mismo y se apoyó en el respaldo de su silla antes de alzar su mano e indicar a Richard que se detuviera. Luego miró hacia el techo, muy pensativo.

Después de un momento volvió a hablar: “Así que es él. Nunca pensé que la Espada de la Calamidad estuviera en el Deepblue. ¿Ahora se llama Naya? Ese es su verdadero nombre, casi nunca lo usó. Sus enseñanzas deberían ser una de las principales razones por las cuales puedes romper los muros entre los diferentes temas; después de todo, matar y crear son las dos caras de una moneda. Ambas requieren conocimientos en diversas áreas”.

Richard dudó, y luego preguntó: “¿Puedo seguir estudiando con él?”

El gran maestro Fayr suspiró durante un rato, y luego respondió: “Por lo que parece, sí. La Espada de la Calamidad, no, ahora es Naya, fue alguien bastante influyente en el inframundo. Casi convirtió el asesinar en un arte, así que al menos debería ser capaz de enseñarte durante los próximos años. Sin embargo, tengo curiosidad. ¿Por qué de repente tuviste la idea de aprender el arte de un asesino?”

“Para crear un caballero de runa más poderoso, necesito saber la formas más eficientes de matar.”


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.