<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 30B

Capítulo 30B. Tierno y Delicioso

 

Con todo tipo de pensamientos en su mente, el maestro no se atrevió a quedarse en el lugar. Sabiendo que Sharon le daría a Steven algo de su Deleite era suficiente, esa noticia causaría suficiente alegría a los jóvenes para obtener aún más beneficios.

En el camino hacia el punto de teletransportación, el maestro retardaba sus pasos. Se sorprendió de cómo había cambiado; ¿desde cuándo se había vuelto así, como para ayudar a un joven noble que no estaba familiarizado con perseguir a alguien que le gustaba? ¿Ha sido sólo por el dinero?

El hombre comenzó a luchar en su mente, y una voz le aseguró que prácticamente todos los grandes magos estaban luchando por el Deleite de Sharon. ¿Todo fue por el oro? Si todos los grandes magos hicieran lo mismo, ¿entonces como podría alardear un pequeño mago como él?

Sin embargo, la racionalidad y la experiencia le recordaron despiadadamente a este maestro que los dos escenarios son diferentes. Todos los grandes magos tenían sus propios resultados: contribuían con el Deepblue a su manera para obtener las recompensas que recibían. El Deleite de Sharon no surgía de la nada, significaba una muestra de reconocimiento por sus logros y trabajo duro. Estos grandes magos que habían envejecido veían a Sharon como si fuese una linda niña, dispuestos a bromear con ella. Por supuesto, también había quienes trabajaban sólo por el oro, pero el rasgo común entre ellos es la lealtad a su trabajo. Cada moneda de oro que ganaban era obtenida manteniendo la conciencia tranquila. Alguien sin principios definitivamente no podría sobrevivir al lado de la legendaria maga.

Con estos pensamientos, el maestro de arte sintió inmediatamente que las monedas de oro y los cristales mágicos en su bolsillo estaban empezando a calentarse. No pudo evitar cuestionarse si fue esta actitud de fracasado lo que no le permitió crear una obra con la que estuviera realmente satisfecho durante años.

En la sala de reuniones, Sharon continuó contemplando el retrato después de que el maestro se fuera. Había una complicada expresión en sus ojos que hacía que los grandes magos intercambiaran miradas de preocupación. La intención de Steven era obvia, y no temían que Sharon no la entendiera. Sin embargo, ahora estaba actuando de forma muy extraña, lo cual los inquietaba. ¿Podría esta legendaria maga ser tan tonta como para ser conmovida por este joven astuto?

Un tiempo después, Blackgold no pudo soportarlo más y tosió un par de veces. Llamando la atención de Sharon, el enano gris habló en voz alta: “Excelencia, no ha decidido la recompensa de Steven para este mes”.

Sharon escuchó el tono inusual del enano gris, pero sus ojos seguían puestos en su retrato mientras decía con indiferencia: “Basta con cien monedas de oro”.

“Ehhh… ¿cuánto?” Esta fue la primera vez que el enano gris se encontró dudando de sus oídos. Viendo cómo se llevaba la legendaria maga con el retrato, ni siquiera otorgarle un millón le habría impresionado tanto como en este caso.

La legendaria maga finalmente se asomó por detrás del retrato, respondiendo molesta: “¡Cien! ¿No he sido suficientemente clara? ¿Cuánto más quieres dar? ¿Vas a pagar por ello?”

“¡Oh, no, por supuesto que no! Estás bromeando. ¿Cómo podría tener el dinero?” El enano gris levantó las manos apresuradamente, asustado. Los enanos grises y los dragones tenían gustos similares. El oro no era una moneda para él, pero sí un artículo coleccionable donde tener más era mejor. Lograr que renunciara a su dinero le dolía tanto como cortarle la barba.

La nariz de la legendaria maga se arrugó mientras tarareaba: “Pues bien. Además, dale a ese tipo que acaba de irse diez mil. Esto fue bien dibujado, y ha mejorado bastante. Necesita ser recompensado”.

Blackgold no podía entender por qué Sharon estaba mirando el retrato que Steven le había dado, pero al mismo tiempo quería recompensar al maestro de arte. Unos cuantos grandes magos parecían estar muy pensativos. Basándose en lo familiarizados que estaban el uno con el otro, intercambiaron miradas y luego asintieron ligeramente. Por supuesto, nadie pensó en aclarar la confusión del enano gris que carecía de un solo hueso artístico en su cuerpo.

Sin embargo, Sharon no tenía intenciones de ocultar nada. Ella mostro el retrato en sus manos por todas partes y dijo, “Miren, la composición y los colores fundamentales todos tienen el estilo de ese tipo, mientras que las capas de colores y los detalles son diferentes. Es obvio que él hizo el boceto de la base mientras que Steven sólo coloreó un poco por encima. ¿Hmm? ¿Qué clase de expresión acabas de hacer ahora? ¿Realmente pensaban que no me daba cuenta? ¡Recordaré esto! ¡Preocúpense de su salario el mes que viene! Y tú, Blackgold, es hora de que aprendas arte. ¡No te concentres sólo en el dinero!”

El enano gris asintió con fuerza: “¡Descanse tranquila, Su Excelencia! Definitivamente estudiaré mucho. La próxima vez que participe en la reunión de tesoros del Imperio de los Árboles Sagrados, ¡seguro que conseguiré algunas obras de renombre que aumentarán de valor!”

La mirada de Sharon retornó al retrato y miró un poco más antes de suspirar: “En realidad, ver esto sólo me impulsa a tomar una decisión. Bueno, ya basta de esto. ¿Hay algo más que decir?”

Fayr dio un paso adelante e informó sobre los estudios de Richard con Naya en detalle. Con la sola mención del joven Sharon se le iluminaron los ojos, y ella intervino antes de que Fayr pudiera terminar, “No es de extrañar que Richard haya hecho un gran avance en las runas. Así que este tipo ha estado interfiriendo. Profesor Fayr, ¿cree que será una influencia negativa para Richard?”

Fayr había reflexionado mucho tiempo sobre esta pregunta y agitó la cabeza: “No, podría ser beneficioso para el futuro de Richard”.

Inmediatamente, los ojos de Sharon brillaron peligrosamente: “¿Alguien está pensando en poner sus manos sobre mi Richard?”

Fayr dijo apresuradamente: “Eso no es lo que quiero decir. Sabemos que Richard se convertirá en un maestro de runas en el futuro, y es raro que ellos eviten el campo de batalla. Aprender algunas artes oscuras será útil para su supervivencia”.

La legendaria maga asintió con la cabeza: “Es cierto. Sin embargo, Naya está enseñando en secreto y sin mi consentimiento a mi aprendiz. Sigue siendo tan valiente como lo era entonces; la Espada de la Calamidad fue extremadamente molesta. Quería darle una lección que recordaría, pero a ese tipo no le importaba su reputación y se escondió como un ratoncito. Lo dejé en paz, ¿pero quién sabría que se escondía en el Deepblue? Hm, bien, muy bien, jeje, jeje, jeje!”

Cuando la risa de la legendaria maga comenzó a sonar extraña, todos los grandes magos se callaron. Naya fue realmente valiente por atreverse a esconderse en el Deepblue incluso después de ofender a Sharon. Había que decir que era una gran sorpresa y una buena idea. Sin embargo, ahora que su identidad se hizo pública, sería demasiado tarde incluso si abandonara el Deepblue inmediatamente. Puede que Sharon no sea el legendario más poderoso, pero fue quien guardó más rencores, por lo que sus habilidades de rastreo y caza eran tan conocidas como su magia.

A nadie le importaba la identidad de la Espada de Calamidad como asesino. Todo tipo de gente se acercaba al Deepblue, el flujo de residentes en las fronteras es comparable con la capital de un pequeño país. ¿Quién sabría cuánta de la gente que vivía aquí, trabajaba en las sombras para sobrevivir? Mientras siguieran las propias leyes de Deepblue, a nadie le importaría su pasado. Aquellos en el Deepblue sólo defendían sus propias leyes, y las reglas del mundo exterior no importaban.

Sharon rechinó los dientes y dijo, un poco molesta: “Mientras que antes me ofendía la Espada de la Calamidad, ahora que lo pienso, esos fueron asuntos triviales. También revisé sus tesoros personales décadas antes… Hmm, han pasado tantos años, así que olvídalo. Aún tiene tacto, porque le está enseñando a Richard cosas de la vida real y no ha escondido nada. Eso hace un poco difícil manejar esta situación…”

En ese momento, el enano gris dio un paso adelante y le recordó: “¡Su Excelencia, impuestos!”

“¿Qué?” Sharon se congeló. Había que decir que sus reacciones eran algo torpe en estos días.

“Su Excelencia, ¡Naya no está pagando sus impuestos! ¡Él toma el valor de mil monedas de oro de los honorarios de su Richard todos los días, pero no paga impuestos! ¡Eso es simplemente robarle monedas de oro!” El enano gris se inquietaba más mientras hablaba, empezando a agitar sus brazos para enfatizar lo que decía.

¡Las hermosas cejas de la legendaria maga se elevaron!

Hasta cierto punto, ella y el enano gris tenían intereses similares, y se trataba de dinero. Se levantó rápidamente, exclamando: “¡Blackgold! ¡Ve a buscar a Naya y todos los impuestos que me debe! Lleva unas cuantas personas más, siempre tiene compañeros alrededor.”

El enano gris enderezó inmediatamente su espalda y, como un simio, comenzó a golpear con fuerza su pecho mientras gritaba: “No hay necesidad. ¡Puedo ir yo mismo! ¡Este es el Deepblue!”

Parecía un verdadero guerrero mientras daba grandes pasos fuera de la habitación, su vigor igualaba al de un caballero rúnico preparándose para atacar. Sin embargo, los grandes magos se mostraron indiferentes ante todo esto. Después de haber trabajado juntos durante casi una década, sabían que el enano gris definitivamente llamaría a una docena de ejecutores antes de que tuviera las agallas para causar problemas a la Hoja de la Calamidad….

La discusión terminó allí. Después de que todos los grandes magos se fueron, Sharon observó fijamente el trabajo durante mucho tiempo, y luego hizo que un sirviente llamara a Richard.

El lugar donde Richard y la legendaria maga se encontraron fue una pequeña sala decorada de forma elegante y cálida, en vez de esas grandes salas de mil metros de largo que creaban una distancia similar a la de las montañas y los ríos. La legendaria maga llevaba una larga vestimenta encima de su túnica de seda, con un collar incrustado con adornos florales cubriendo su cuello. Esto hizo que su pequeña cara pareciera aún más joven y hermosa.

Su pelo largo se había vuelto increíblemente desordenado, y lo había atado con dos dientes de dragón. Unas pocas hebras desprendidas caían aún sobre sus hombros, sin embargo, pareciendo excesivamente tentadora.

Cuando Richard entró, la legendaria maga estaba arrodillada en una alfombra roja oscura hecha de piel. La mitad de su cuerpo estaba sobre sobre una mesa de café de caoba, mientras miraba una pequeña escala mágica dorada delante de sus ojos.

En los dos extremos de la báscula había pesas estándar de diferentes tamaños. La balanza estaba desequilibrada, el plato de la derecha prácticamente tocando el chasis, y Sharon jugaba con un peso intrincado en su mano izquierda, dudando sobre dónde debía colocarlo. Se trataba de un peso muy pequeño, más pequeño que cualquiera de los que estaban sobre la mesa, y parecía que donde se colocara, no tendría un efecto decisivo.

Sin embargo, Richard pronto notó astutamente la tenue aura de magia que emanaba del dragón enroscado y el demonio tallado en la báscula, e inmediatamente se dio cuenta de que se trataba de una escala mágica. Estaba equilibrada no sólo por el peso de los objetos, sino por la cantidad de magia que contenía. También era muy sensible al entorno y reaccionaba a la energía elemental errática del plano, que afectaba al equilibrio. Por lo tanto, podría ser una herramienta para probar la calidad de la magia en los objetos, y también para adivinar el futuro.

Richard se quedó en silencio y no la molestó. Le gustaba este tipo de silencio, y también le gustaba el sorprendente hechizo que el legendario mago estaba emitiendo sin querer. Sharon, por otro lado, solo se dio cuenta de que estaba parado allí después de mucho tiempo. Ella se giró para darle una mirada, murmurando “tierno y delicioso” antes de arrojar el peso que sobresalía de la balanza.

¡Clang! El sonido del oro mágico era extremadamente nítido y tardaba mucho tiempo en desaparecer. El poco peso pareció tan pesado como una montaña, presionando la balanza hasta el fondo.

Sharon miró a Richard, luego a la balanza y de vuelta a Richard. Ella repitió esto varias veces, con una expresión extraña.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.