<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 454

Libro 3 – Capítulo 119. Lanza Espiritual *

 

Richard acercó la madera ardiente al ámbar de arce, que instantáneamente se incendió. Inhaló un poco de humo y sintió que el mundo comenzaba a girar, su visión se volvió blanca y negra. La imagen de una gran serpiente alada comenzó a aparecer en el altar.

Inmediatamente dejó de respirar en su shock, extendiendo lentamente su maná por todo su cuerpo para eliminar la sensación de malestar. Miró a su alrededor para encontrar a sus seguidores actuando de manera extraña también, claramente tratando de recuperarse del mismo problema. Sin embargo, Flowsand e Io parecían estar completamente bien.

Flowsand volvió al pergamino en sus manos, “Ahora, presenta los corazones y la sangre de los traidores.”

El chamán troll hizo una señal a sus hombres, y unos pocos berserkers llevaron a los trolls infectados al altar. Les clavó la daga en el pecho, les sacó los corazones y los arrojó a la cuenca. La llama del ámbar de arce se hizo cada vez más prominente, y cuando se arrojó el décimo, las columnas de fuego salieron de la cuenca a diez metros de altura. Richard notó que estos corazones eran de un extraño color gris, no el rojo normal.

Cada vez que a uno de los trolls infectados le sacaban el corazón, los berserkers arrojaban a la criatura a la fosa. Los picos afilados sacaron sangre de todo el cuerpo que fue enviada a través de un canal en el fondo hacia un pequeño agujero que lo absorbió todo. Los diez trolls fueron sacrificados a Zuka.

La temperatura alrededor del altar bajó mucho, el aire se congelaba. Richard vio la imagen de una serpiente gigantesca a través de las llamas, una voluntad invisible descendiendo sobre el santuario. La oleada de poder fue inmensa, imponiendo temor y respeto.

“¡Zuka!” La expresión de Flowsand se torció, sus manos se aferraron fuertemente al Libro del Tiempo.

Fue en ese momento que las puertas de atrás se abrieron de repente. El fantasma de un troll que tenía unos diez metros de altura entró en el área, con una mano en una lanza mientras rugía con voz ensordecedora, “¿QUIÉN ES? ¿Quién se atreve a convocar a Zuka? ¡¿Quién tiene las agallas para estropear mis planes?!”

Este troll estaba cubierto de pies a cabeza con una armadura, algo raro para su raza. Su lanza tenía casi tres metros de largo, la punta terriblemente dentada. Se lanzó hacia delante, de hecho golpeó con su arma la parte trasera de la imagen de Zuka. Una luz de color negro violáceo parpadeaba en la lanza, la serpiente gritaba de dolor; no importa cuánto luchó, la imagen se volvió gradualmente más translúcida. El poder del sacrificio evidentemente estaba siendo absorbido por la lanza. La imagen se distorsionó rápidamente, y la serpiente finalmente desapareció con un grito.

El chamán troll de repente cargó contra el altar, aullando como un lunático, “¡SEÑOR DE LA GUERRA DRAHKZAN! ¡TÚ FUISTE EL QUE TRAICIONÓ AL PODEROSO ZUKA! ¡TÚ FUISTE EL QUE DESTRUYÓ EL PODEROSO IMPERIO DE LOS TROLLS!”

El fantasma en el altar giró su enorme cabeza, con los ojos barriendo el altar como si no pudiera ver a Richard y al resto. “¿Quién es?”, Gritó con impaciencia, “¿Qué cobarde se esconde en las sombras? ¡Sal y enfrentame!”

Como si estuviera en trance, el chamán se arrastró hasta el altar y señaló al fantasma que era varias veces más alto que él, “Soy el Chaman Janbilar. ¡Así que tú eras el traidor, tú eres el espíritu maligno!”

“¿Traidor? No, no hice tal cosa.” El Señor de la Guerra respondió en un tono sorprendentemente solemne, “Hice esto para salvar a Zhubvar. Los ríos se habían secado uno por uno, mi pueblo estaba sufriendo. Todos los días, los cuerpos eran sacados de la ciudad. Y todo este tiempo, el Espíritu Sagrado que se suponía que nos estaba protegiendo se volvió cada vez más cruel. No pudo encontrar ninguna solución, pero siguió exigiendo más sacrificios. Tantos trolls entregaron sus corazones y su sangre, pero eso no fue suficiente para satisfacer su codicia. ¡Incluso quiso sacrificar a sus propios chamanes!

“Este ya no era el Zuka del pasado, cegado por la sangre y el poder. Fue entonces cuando escuché el llamado de otra voz. Vino de una voluntad más poderosa que me habló de una forma de exterminar a Zuka. Así que renuncié a mi vida, y a las vidas de los que me eran leales; todo para asestarle un golpe fatal a Zuka. Finalmente, esto libró a Zhubvar de la sombra.”

Esta fue una pieza de la historia sorprendentemente solemne, escrita con oscuridad y sangre.

El chamán se quedó atónito por un momento, pero luego pareció darse cuenta de algo. Señaló al fantasma de Drahkzan, “¡Señor de la Guerra Drahkzan, has sido embrujado por espíritus malignos! ¡El poderoso Zuka nunca nos abandonaría! ¡Mírate a ti mismo, ahora eres un espíritu no-muerto! ¡Tus acciones condujeron a la caída de Zhubvar!”

El señor de la guerra se quedó atónito por un momento, tratando de recordar algo. De repente acunó su cabeza, murmurando de dolor, “¿Dónde… dónde estoy? ¿Qué es lo que oí? ¿Zhubvar está en ruinas? ¿No iba yo a atacar la Meseta Cenicienta para expulsar a esos desdichados enanos fuera de sus cuevas?

“Ah, cierto. Ya estoy muerto. ¿Por qué estoy aquí? ¡Espera, lo veo! ¡TE VEO!”

Los ojos del fantasma se volvieron rojos mientras escudriñaba el santuario una vez más. Richard y sus seguidores no pudieron evitar estremecerse, como si un cubo de agua fría hubiera sido derramado sobre sus cabezas.

El señor de la guerra troll se volvió extremadamente insensible, “No son de mi época, ¿por qué han interrumpido mi sueño? Espera, sus almas… ¡No son de nuestro mundo! Creo que ahora entiendo, deben ser los saqueadores y salvadores de los que habló Zuka. ¡No lo permitiré! ¡No los dejaré revivirlo!”

El señor de la guerra señaló al grupo de Richard, levantando lentamente la lanza gigante en sus manos. Sus movimientos eran muy lentos, como si estuviera levantando algo extremadamente pesado. Cuando la lanza estaba horizontal, ¡un escalofrío recorrió la espina dorsal de Richard!

El señor de la guerra era alguien de milenios en el pasado, y esto era solo una proyección. Sin embargo, le dio a Richard un sentimiento de inmenso peligro. Esto no podía ser ignorado— su sangre de elfo aseguró que sus instintos fueran muy poderosos.

Mirando al señor de la guerra levantando la lanza, el chamán todavía estaba aturdido en el altar. “¡Rápido, usa la jarra del alma!” Richard gritó, “¡Séllalo! ¡Es un espíritu maligno!”

Fue solo entonces que el chamán recobró la cordura. Apresuradamente, saltó del altar y agarró la jarra, sus ojos brillaban de fanatismo mientras le gritaba al señor de la guerra, “¡Drahkzan! ¡Esta es tu retribución! ¡Duerme eternamente en el artefacto sagrado, traidor!”

“¡No! Esa voluntad me dio una fuerza incomparable. ¡Te eliminaré fácilmente! ¡Sufran mi furia, paganos que perturban mi descanso!” La lanza ya había sido levantada por completo.

“¡Ataque del alma!” De repente Io gritó. Los clérigos y sacerdotes presentes sabían qué hacer. Los hechizos de fortaleza mental y guardias de la muerte resplandecían por todas partes, todos los miembros del grupo puestos bajo protección. Sin embargo, ninguno de ellos sabía si esto sería suficiente para resistir el aterrador ataque del señor de la guerra.

Fue en este momento que el chamán enterró la daga de hueso en su pecho, cortando su corazón. La cuchilla rápidamente succionó toda su sangre, el corazón colgaba en el extremo cuando fue removido. Este momento fue una muestra de la vitalidad de la raza troll; incluso sin su corazón, el chamán comenzó a cantar su hechizo, zarcillos de humo de color purpura oscuro brotaban de su boca y se enroscaban alrededor del corazón. Luego colocó la daga en la jarra del alma y la lanzó hacia el altar.

<< Nota: Zarcillo; Órgano largo, delgado y voluble que tienen algunas plantas y que les sirve para asirse (Agarrarse a alguien o algo) y trepar. >>

Sin embargo, ¡el señor de la guerra ya había atacado! Cientos de lanzas fantasmas salieron volando de la punta de la lanza, golpeando incluso a los caballos en el santuario. Algunas de las lanzas incluso volaron a través de las paredes, llegando a todos los rincones de Zhubvar. Miserables gritos resonaron en todas partes, ya que cada vida dentro de la ciudad fue atacada sin excepción.

Muchos de los trolls colapsaron silenciosamente. Incluso los berserkers del nivel 13 solo lograron durar unos instantes antes de caer al suelo. Sin embargo, el señor de la guerra fantasma de repente abrió sus ojos de par en par.

Ante él aparecieron algunas imágenes increíbles. Una bola de luz radiante apareció sobre la cabeza de Io, un globo ocular ámbar se reveló dentro. El ojo vertical se fijó en la lanza espiritual, deteniéndola en el aire. El poder divino retorció la lanza y la destruyó por completo.

“¡Un espíritu reforzado por el poder divino!” Drahkzan exclamó conmocionado: “¿Un ser santo?”

En ese momento, un reloj de arena giratorio apareció repentinamente sobre la cabeza de Flowsand. Granos de arena dorado pálido salieron volando desde dentro, cubriendo su cuerpo. La lanza espiritual se dispersó completamente antes de que pudiera acercarse a ella.

“¡ELEGIDO!” Los ojos del señor de la guerra estaban tan abiertos como platos en este punto. De repente, se dio la vuelta y los ojos inyectados en sangre se fijaron en Richard mientras aullaba, “SAQUEADOR, MUESTRA EL PODER DE LA PROFECÍA DE ZUKA. ¿QUÉ VAS A HACER CONTRA MI LANZA ESPIRITUAL? ”

La lanza ya había desaparecido en la cabeza de Richard. Sus ojos estaban fuertemente cerrados, todo el cuerpo temblando ligeramente. Un dolor escalofriante que era difícil de soportar se extendió por su alma, afectando también a todos sus seguidores. Todos los seguidores conectados con él trataron de contraatacar, pero también habían sido atacados. No pudieron hacer nada para ayudarlo.

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.