<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 660

Libro 4 – Capítulo 165. Cruzando Espadas

 

“¡Quizás no lo soy!” Goliat se rió.

Richard se encogió de hombros, “Entonces, ¿cuál es la prueba?”

“No hay necesidad de apresurarse. Has marchado todo el día y aún no has comido, ven, he preparado comida; mil porciones. No quiero que la gente diga…. que acosé al hijo de Gaton.”

Richard se quedó inmóvil por un momento, pero luego sonrió, “Muy bien. Mis caballeros comen bastante, sin embargo, mil porciones no es suficiente. Aún así, ¡lanza sombras!”

Los caballeros de élite de la lanza sombra espolearon uniformemente a sus caballos hacia delante, la formación entera avanzando diez metros mientras desmontaban bajo el mando de Richard. Los 300 entraron al campamento de Goliat bajo la guía de los soldados del Conde, sentaron a diez por wok y comenzaron a comer.

<< Nota: Wok; es una especie de sartén típico de la cocina china. >>

Mientras Goliat veía comer a estos caballeros de élite, sus párpados temblaban un poco, “¡Asombroso!”

“Eh, están bien”, dijo Richard. Ahora que la madre cría estaba en el nivel 9, las élites que producía podían alcanzar el nivel 14. Este lote de caballeros de nivel 13 estaba destinado a ser consumido tarde o temprano, así que no le importaba el peligro de dejarlos entrar.

“Entonces,” repitió, “¿Cuál es la prueba?”

“Tengamos una batalla de caballeros rúnicos”, sugirió Goliat.

Richard agitó la cabeza, “Tal vez si los caballeros de Sauron se unieran a los tuyos, durarías unos minutos. Ahora mismo, es definitivamente imposible. Incluso en términos de seguidores no eres rival para mí, parece que no has sacado nada de tu plano personal.”

Goliat miró hacia el frente del ejército de Richard. Sus ojos se estrecharon al ver a Asiris, Senma y Lina, pero al mirar a Io, Nyra, Waterflower, Phaser y Tiramisú también se sorprendió. “Quién hubiera pensado que los caballeros que Gaton dejó atrás se pondrían bajo tu mando tan rápido”, Comentó.

“Todavía hay dos que no son tan amables”, dijo Richard sin rodeos.

Goliat asintió, “Entonces, ¿qué propones?”

“Usaré los 300 caballeros regulares que tengo contra tus caballeros rúnicos. Sólo podremos comandarlos desde fuera, sin contar con la ayuda del resto de nuestros ejércitos. ¿Qué te parece eso?”

“Interesante sugerencia… Está bien, hagámoslo. “¡Quiero ver que tan bueno es el hijo de Gaton al mando!”

“Richard, Conde. No soy el ‘hijo de Gaton’.”

“¡Gana la batalla y ya no lo serás más!” Goliat se rió a carcajadas.

No pasó mucho tiempo antes de que los caballeros de la lanza sombra se reagruparan. Frente a ellos estaban los caballeros rúnicos de Goliat, dispuestos en una formación cuadrada. El propio Conde montó un caballo anormalmente alto y oscuro con pezuñas de color rojo sangre y galopó alrededor de sus soldados unas cuantas veces. Luego hizo un gesto con la mano y señaló hacia la propia formación de Richard, gritando, “¡Caballeros, avancen!”

Deslumbrantes luces brillaron sobre estos cincuenta caballeros rúnicos cuando activaron sus runas. La mayoría de ellos eran de grado 1, pero una concentración de tantos seguía siendo muy ruidosa y amenazante. Richard sintió que su sangre se calentaba, señalándose hacia delante y rugiendo, “¡A la carga!”

Los caballeros de élite de la lanza sombra se dividieron inmediatamente en dos, unos a la izquierda y otros a la derecha, mientras cargaban hacia los caballeros rúnicos en ángulo. Goliat quedó aturdido de inmediato, no habiendo esperado un cambio de formación en una distancia tan corta. Estaba en desventaja desde el principio; si su compañía no pudiera atravesar uno de los lados, sus flancos e incluso la parte trasera quedarían expuestos.

Por lo general, no había necesidad de preocuparse por la habilidad de los caballeros rúnicos para atravesar las formaciones enemigas, pero al ver como estos caballeros comían y se alineaban, Goliat se había sentido instintivamente amenazado. Afortunadamente, era una persona resolutiva e inmediatamente hizo que sus hombres intentaran penetrar por el flanco izquierdo.

La formación cuadrada se inclinó hacia su objetivo, dirigiéndose de frente a los caballeros de la lanza sombra. La colisión fue brutal; en tan sólo un instante, más de veinte de los zánganos de Richard habían sido atravesados por lanzas. Sin embargo, los que fueron atacados se aferraron a las armas de sus oponentes con un agarre mortal, con las piernas firmemente sujetas a sus monturas. Las monturas también hicieron su parte, rugiendo mientras los músculos de sus cuerpos se flexionaban y las cuatro pezuñas se clavaban profundamente en el suelo para resistir el impulso.

Estas monturas de la madre cría tenían una resistencia y una fuerza que superaba a la montura actual de un caballero rúnico, pero no podían detener el ataque a toda potencia de un caballero rúnico por sí solas. La energía enloquecida perforó sus cuerpos y aplastó sus huesos, haciéndolos caer lentamente al suelo.

Sin embargo, la carga había sido detenida. Los ojos de Goliat se entrecerraron; su primer asalto, el más fuerte, ¿sólo había matado a veinte caballeros ordinarios? ¡La formación enemiga ni siquiera estaba estropeada, y el flanco estaba empezando a cerrarse!

“¡Levanten sus lanzas!” Gritó el Conde, y los caballeros rúnicos del frente inmediatamente hicieron lo que se les ordenó. Este era un movimiento común usado por los caballeros rúnicos en sus asaltos, levantando al hombre y al caballo en el cielo y tirándolos para liberar espacio y mantener la velocidad. El caballero rúnico estándar era capaz de deshacerse de múltiples toneladas sin problemas.

Sin embargo, cuando estos caballeros rúnicos intentaron hacerlo, ¡descubrieron que los enemigos parecían pesar más de quince toneladas cada uno! ¡A pesar de que lo pusieron todo de su parte, sus lanzas apenas se movieron! Para empeorar las cosas, los caballeros que habían sido perforados todavía estaban tratando de neutralizar la energía desbordante, y ni siquiera podían hacer algo al respecto. Dos caballeros libres se detuvieron junto a cada uno de ellos, cruzando sus lanzas para neutralizar completamente a los caballeros rúnicos atacantes. Era casi como si se enfrentaran a un grupo de monstruos de seis brazos que se centraban casi exclusivamente en la defensa.

De este modo, la carga quedó completamente paralizada. La expresión de Goliat se deformó cuando otro grupo de caballeros de la lanza sombra se lanzó a la formación, las líneas del frente ni siquiera se preocuparon por la seguridad personal, al ignorar todos los ataques para clavar sus lanzas en el cuerpo de sus oponentes. La formación de asalto era inimaginablemente estrecha, tres caballeros apiñados en el espacio que ocuparía uno solo en cualquier otro ejército. ¡Con el contacto limitado en el campo de batalla, cada caballero rúnico se enfrentaba a tres oponentes a la vez!

Los caballeros rúnicos no eran infalibles. El ataque a toda potencia de las élites aún podría atravesar su armadura, dejando lesiones aterradoras y a veces letales sobre ellos. Estos caballeros ni siquiera se preocuparon por las represalias, contentos con cambiar golpe por golpe y vida por vida.

Además de eso, toda la formación parecía ser un solo cuerpo. Cada caballero herido detuvo el arma de su atacante, dando la oportunidad a los que estaban a su izquierda y derecha de atacar. ¡Algunos caballeros rúnicos fueron atacados por seis o siete a la vez!

Mientras tanto, el unicornio de Richard galopaba por el campo de batalla mientras él gritaba órdenes sin parar. “¡Equipo 1, defensa! ¡Equipo 2, un metro adelante! ¡Equipo 3 ataquen a la izquierda!”

Los caballeros de élite de la lanza sombra aplastaron por completo a los caballeros rúnicos bajo las órdenes de Richard, atacando las cabezas, las piernas y las monturas, todo en conjunto, sin afectarse entre sí. La formación parecía estar cosechando vidas una tras otra.

Lo más terrorífico fue la precisión de las órdenes de Richard. ¿Cómo podrían los caballeros seguir las órdenes en medio de este feroz enfrentamiento? Las órdenes de Goliat contrastaban con las de Richard, “¡Espera! ¡Detrás! ¡Cuidado!”

Los caballeros rúnicos estaban ahora en completo desorden. A medida que más y más colapsaban, el espacio vacío se expandía y daba a los caballeros de la lanza sombra aún más oportunidades de flanquear. Había cinco o seis atacando a cada uno de los caballeros rúnicos.

Goliat hizo todo lo posible para descifrar las órdenes de Richard, pero no pudo ver el orden en el caos. No entendía lo que era equipo 1, equipo 3. Hubo momentos en que Richard pidió defender, pero todos los caballeros parecían estar a la ofensiva. La idea de que se trataba de una farsa cruzó por su mente, pero entonces, ¿cómo fue que la formación fue tan exquisita y coordinada?

Por supuesto, Goliat no sabía que las ‘órdenes’ de Richard eran sólo palabras sin sentido que él estaba gritando para aumentar la confusión. Las órdenes reales estaban siendo transmitidas directamente a las mentes de los caballeros de la lanza sombra. Aunque 300 eran demasiados para mandar individualmente, incluso si tuviera otra mejora en su bendición de sabiduría, podía agruparlos en grupos de tres y así comandar un centenar de nodos simultáneamente.


Capítulo semanal (5/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.