<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capitulo 756

Libro 5 – Capítulo 92. Espada Secreta

 

La cara de Richard se enrojeció cuando un aura sanguinaria comenzó a salir de su cuerpo. Esta fue la primera vez que usó Sacrificio para impulsar un hechizo de grado 9. Aunque este Llanto de la Banshee había sido simplificado para poder lanzarlo con sus habilidades actuales, seguía estando muy por encima del poder de un hechizo normal de grado 8.

Los Daxdianos sufrieron pérdidas catastróficas. Las hormigas esclavas aquí reunidas se encontraban en el nivel 15 en promedio, por lo que incluso como carne de cañón, sus muertes fueron una gran pérdida. La mayoría de los demás resultaron gravemente heridos, y los skaven sin duda quedaron mutilados de por vida.

Los Daxdianos sobrevivientes lo miraron con ojos en llamas, todo tipo de rugidos se cruzaron cuando se lanzaron al ataque. Sin embargo, Richard solo sonrió cuando retiró la forma de daga de Carnicera de su caja, y una luna ámbar apareció sobre su cabeza. Un aura carmesí lo envolvió completamente, sus manos tan rojas que parecían estar goteando sangre.

Los enemigos enfurecidos no tuvieron oportunidad de responder.

Las lunas crecientes de color ámbar salieron volando de la ubicación de Richard, el aire ondeando casi como si fuera agua al atravesar sus objetivos. A diferencia del ataque de Mario, cada onda de la luz de la espada tenía rastros de color carmesí en su interior. Algunos solo tenían motas de esta energía roja, mientras que otros tenían todo su borde entrelazado en el color.

A vista de pájaro, era casi como una rosa amarilla floreciendo en un charco de sangre. Los Daxdianos perdieron rápidamente el equilibrio y cayeron, sus cuerpos fueron cortados en varios ángulos. Incluso los más rápidos en reaccionar habían sufrido múltiples cortes en sus brazos, y después de un momento lo que solían usar para bloquear estaba derramando sangre sin parar. Peor aún, las heridas estaban comenzado a deteriorarse a un ritmo alarmante. Un Daxdiano con escamas dracónicas y una boca parecida a un cocodrilo gritó horrorizado cuando toda su mandíbula se convirtió en polvo gris.

Una nube de sangre envolvió el claro, ocultando la figura de Richard. Se disipó en menos de un minuto para revelar que seguía en pie, pero ahora no había cadáveres a su alrededor. Todo lo que quedaba eran pequeños trozos de carne.

¡Aterrador! Richard mismo sintió que su corazón casi se detenía. ¡Combinado con el poder de su nombre verdadero y las Perdiciones de la Vida evolucionadas, el Anillo del Destino había destruido todo en un radio de diez metros! Algunos de los Daxdianos sobrevivientes comenzaron a retirarse lentamente, mientras que el resto estaban demasiado congelados por el miedo como para moverse. Los expertos habían estado en la primera ola en un intento de eliminar a Richard lo más rápido posible, pero eso había sido completamente contraproducente.

Cuando la sangre que fluía se convirtió en un vapor carmesí, la moral del campamento se desplomó.

Richard examinó sus alrededores, su corazón aún latía con fuerza al darse cuenta de la cantidad de poder que había ejercido. Su forma parecía estar completamente estable en este momento, pero podía sentir que la falta de energía comenzaba a quemar su cuerpo desde adentro. Todos sus órganos ardían de dolor por el agotamiento, haciendo todo lo posible para calmarse.

¿Fue la guerra eterna en las profundidades del abismo también una escena así?

Un rugido vicioso sacudió repentinamente a Richard de su aturdimiento momentáneo, la leyenda enemiga abandonó inmediatamente su lucha contra Beye y se precipitó hacia él. Sin embargo, Beye no era una santa común. El enemigo pagó de inmediato el precio de la decisión impulsiva, ya que ella se le pegó sin esfuerzo por detrás y le cortó la espalda. Una flor de sangre brotó en el aire al hacer una incisión de un metro de profundidad, lo que provocó que el enemigo rugiera y desistiera de su arremetida.

“¡Apresúrate y deshazte del desastre!” Beye gritó desde arriba, “¡Necesito ayuda aquí!”

“¡Vete a la mierda!” Richard respondió, “¡No es tan fácil!”

No había pasado mucho tiempo desde el comienzo de la pelea, pero había usado Sacrificio para activar un hechizo de grado 9 y luego usó Armamento de Maná, Perdición de la Vida y el Anillo del Destino en conjunto para atacar. Su maná tocó fondo al instante, y si no fuera por los enemigos restantes, se habría caído al suelo y se habría quedado dormido de inmediato.

Aún así, Richard simplemente hizo crujir su cuello y guardó la espada élfica, sacando la otra mitad de Carnicera antes de saltar sobre la sangre y la carne.

El Daxdiano más cercano era un alto capitán centauro, pero su pecho y antebrazos estaban desgarrados hasta los huesos. Se podían ver como las heridas se extendían cada vez más, cortesía de Perdición de la Vida. Sin embargo, seguía siendo el enemigo más fuerte de los alrededores. Se sorprendió al ver a Richard dirigiéndose hacia él, pero rápidamente rugió antes de levantar sus patas delanteras para tratar de pisotearlo.

Richard levantó su mano izquierda, causando que un rayo paralizara al centauro por un momento. Aprovechando la oportunidad, dejó atrás una imagen posterior cuando Carnicera se enterró hasta la empuñadura.

Fue entonces cuando se reanudó la batalla. Richard se retiró rápidamente, esquivando un ataque mientras lanzaba un hechizo de atadura a otro Daxdiano que se apresuraba a acercarse. El enemigo sólo fue detenido por un instante, pero ese fue tiempo suficiente para que la silueta de Richard pasara. El Daxdiano apenas notó que su costilla estaba destrozada, sólo podía mirar hacia abajo con horror mientras sus órganos comenzaban a salir de su interior.

Un skaven cercano que estaba luchando fue finalmente enviado a su tumba, tras lo cual un enemigo aturdido fue enviado al suelo con otro hechizo de rayo. Corte tras puñalada, hechizo tras hechizo, Richard eliminó lentamente a todos los supervivientes del área. No era particularmente rápido, Armamento de Maná no estaba activado, pero sus movimientos eran extraños y siempre captaba las debilidades del enemigo.

Sin embargo, hubo ocasiones en las que tuvo que sobregirar su maná una vez más. Un draconiano consiguió ponerse a su espalda y descendió en picada, obligándolo a destellar con chispas una vez más mientras saltaba por encima del ataque y acuchillaba la espalda del enemigo. Incluso tuvo que utilizar dos hechizos y cuatro estocadas más antes de que el enemigo muriera.

En este punto, había menos de diez Daxdianos todavía vivos. Miraron a Richard como si fuera un depredador natural, el miedo evidente en sus ojos mientras huían de regreso a las cuevas. Incapaz de atraparlos a todos a la vez, Richard solo suspiró aliviado. Apenas podía mantenerse en pie con su fuerza restante, olvidarse de buscar entre las cavernas para encontrar a estos últimos enemigos. Apoyándose en su espada, miró la batalla de arriba. No tenía energía para ayudar a Beye en este momento, e incluso esperaba que ella lo llevara de vuelta a casa.

Las dos potencias en el aire notaron que la batalla en el campo había terminado. La leyenda rugió de angustia, mientras que Beye silenciosamente activó la densa energía carmesí de Perdición de la Vida al máximo. Una niebla de sangre apareció de inmediato alrededor de los dos, la intención asesina casi palpable.

Un momento después, la leyenda enemiga gritó de dolor antes de huir a las profundidades de la oscuridad. Beye simplemente salió flotando, su cuerpo entero empapado en sangre como una diosa de la batalla que había salido del infierno, pero una vez que el enemigo se alejó, repentinamente cayó del cielo.

Sin siquiera tener tiempo para sorprenderse, Richard lanzó Caída de Pluma y corrió hacia su punto de aterrizaje. Incluso con el hechizo tuvo que saltar para atraparla, y los dos cayeron pesadamente al suelo y solo se detuvieron después de unos cuantos giros.

“¡Ugh!” Sacó a regañadientes el Libro de la Tenencia, convirtiendo el último hechizo que quedaba en maná para potenciar el Armamento de Maná. La cargó en sus brazos, se puso de pie y comenzó a caminar.

El cuerpo de Beye era extremadamente suave y débil, claramente porque había gastado toda su energía. Ella también estaba cubierta de sangre, pero él no tenía la energía en este momento para comprobar el alcance de sus heridas. Sus cejas se fruncieron, “¿Todavía puedes caminar?”

“Llévame de vuelta,” Beye respondió débilmente, “Necesito… al viejo chiflado.”

“¡Maldita sea! ¿No querías matar a la leyenda enemiga? ¡Esperaba que tú me llevaras de vuelta!”

“Resultó ser más fuerte de lo que esperaba. Vamos, camina más rápido, o no tendremos la oportunidad de marcharnos.”

Richard solo resopló, colocándola sobre su hombro antes de salir del cuartel. Varios enemigos se asomaron de sus agujeros, su ferocidad comenzó a regresar, pero unas pocas chispas en su mano del Armamento de Maná los hizo huir una vez más. Suspiró de nuevo, dirigiéndose hacia la Ciudad del Sol Desmontado.


Capítulo semanal (13/14)

Descarga:

3 Comentarios Comentar

    1. Red

      Lector

      Nivel 6

      Red - hace 2 semanas

      Buen duo , ojalá no termine sexual y solo queden como buenos compañeros de batalla

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.