<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 761

Libro 5 – Capítulo 97. La Definición De Propiedad

 

Algunos de los santos comenzaron a entrar en pánico cuando Hasting continuó tosiendo sangre. Si algo le sucediera al legendario mago en la actualidad, sería un gran golpe para la Ciudad del Sol Desmontado. El magnífico mago se apresuró a brindarle apoyo cuando casi cayó al suelo, pero él agitó su mano y apartó al hombre, “Estoy… bien. Me alegré demasiado; con este demonio como base para la investigación, seré capaz de encontrar las debilidades de la realeza Daxdiana. Entonces… tendré mi venganza…”

La voz de Hasting se volvió sombría cuando llegó al final de esa oración, y se quedó en silencio por un rato antes de suspirar, “Pasaron más de veinte años para este día. Después de todo este tiempo… Ojo Prohibido debería estar vivo, ¿no? ¿Qué estoy diciendo, él ya era un ser legendario en ese entonces, por qué iba a morir? La única pregunta es si todavía está en la Tierra del Anochecer. Espero… que no se haya ido…” Las últimas palabras fueron casi inaudibles.

El pasado de Hasting era un misterio. La mayoría de los guerreros de la ciudad solo sabían que él había venido aquí hace más de veinte años, basando todas sus actividades alrededor de la capital del Sol Desmontado. Nadie sabía de su estatus ni de sus reconocimientos en Norland, y con su personalidad temperamental y despiadada, nadie quería saberlo.

“No podríamos estar más contentos por usted,” dijo respetuosamente el magnífico mago, “Volveremos por ahora, todavía hay algunos procedimientos que deben completarse para la requisa.”

Hasting agitó la mano con impaciencia y dijo, “Déjenlo aquí.”

Sin embargo, los dos guerreros que sostenían a Blacklight no lo soltaron de inmediato, “Su Excelencia, no parece estar en las mejores condiciones. ¿Deberíamos añadir algunas restricciones más?”

La boca de Hasting se curvó hacia abajo, su tono se volvió frío, “Es solo un demonio, incluso sin mucho maná, todavía puedo lidiar con él. ¡Suéltenlo y lárguense!”

Los dos guerreros se miraron el uno al otro antes de soltar su agarre al mismo tiempo. Sin embargo, no bajaron la guardia, preparados para abalanzarse sobre el demonio si percibían algo extraño.

Esta fue la primera vez que Blacklight no estuvo restringido ya que lo habían dejado inconsciente, y su expresión se volvió inmediatamente fría cuando se lanzó hacia Hasting. Sus instintos le gritaban que esta era una gran amenaza, y prefería morir antes que ser usado.

Sin embargo, una mirada condescendiente apareció en la cara de Hasting. Un fuerte gruñido detuvo inmediatamente a Blacklight en su camino, sus ojos volteándose hacia atrás al desmayarse. Los otros dos guerreros también sintieron un poco de dolor en sus cabezas, causando que sus rostros se volvieran mortalmente pálidos mientras salían a toda prisa del santuario.

Mientras los tres miembros de la guardia del Mariscal salían del santuario, se cruzaron con un joven por el camino. El magnífico mago lo reconoció de inmediato y se inclinó con reverencia, “Maestro Richard.”

Aunque ambos eran magos y el magnífico mago era dos niveles más alto, él sabía mejor que la mayoría lo difícil que era reprimir el crecimiento de maná durante más de un año. Menos de diez Norlandeses en toda la Tierra del Anochecer estaban en la posición de Richard.

Sin embargo, Richard ignoró al magnífico mago y lo despidió con un gesto en medio de sus propias preocupaciones, sin darle al mago la oportunidad de comunicarle la noticia sobre la requisa del demonio. Se dirigió directamente a los salones interiores del santuario, “Su Excelencia Hasting, soy Richard.”

“Ah, Richard. ¿Hay algo para lo que me necesites?” Una voz siniestra sonó desde adentro, “Si no es importante, no tengo tiempo ahora. Tengo un asunto muy importante que requiere mi atención.”

Estas palabras fueron un poco groseras, pero cualquiera que estuviera familiarizado con Hasting sabría que en realidad estaba siendo muy educado. La única razón por la que Hasting se justificó y no ahuyentó a Richard de inmediato fue por sus contribuciones a la batalla en este momento. Beye había asestado un duro golpe a una leyenda contraria, pero Richard había aniquilado completamente a cientos de Daxdianos en recuperación. Su fuerza había sorprendido a ambos bandos, ¡y todavía ni siquiera era un magnífico mago! Ya había sido elegido como el mejor candidato de su generación para entrar en el reino legendario.

De hecho, el esplendor de esa batalla incluso calificó a Richard para tener voz en el ayuntamiento.

Justo cuando Richard estaba a punto de responder, su mirada errante se posó sobre la joven dama tendida en el escenario mágico. Sus ojos se abrieron de par en par mientras se dirigía inmediatamente hacia delante, “¡Waterflower!”

Sin embargo, solo consiguió dar dos pasos antes de que Hasting le bloqueara el paso. La expresión de Richard se volvió severa cuando se congeló en su lugar, sin saber si seguir adelante o retroceder mientras esperaba la explicación del legendario mago.

El vigoroso movimiento había provocado que Hasting comenzara a toser violentamente, algo que requirió un poco de esfuerzo para solucionar, “¿Esta chica es tu guarda-alma? Je, tienes mucha suerte, pero si quieres que ella pueda levantarse de nuevo, es mejor que no toques la formación de hechizos. Sólo estoy a un tercio de la curación, ella necesita dos sesiones más para recuperar su alma.”

Richard quedó aturdido por un momento antes de retroceder, inclinándose en disculpa, “Perdone mi impulsividad.”

“Si realmente lo lamentas, hay algo que puedes hacer. Seré franco, los maestros de runas como tú son unos ricachones. Dos ofrendas de primer nivel o un set de runas personalizado de grado 3 y estaremos a mano.”

“No hay problema,” respondió Richard de inmediato, “Pero necesitaré algo de tiempo.”

Hasting asintió, “Sé lo más rápido que puedas. Recientemente me encontré con una tarea importante, y necesita mucho dinero. Son instalaciones experimentales para esa cosa de ahí, necesitaré algunos suministros gnomos.”

Richard miró hacia donde apuntaba Hasting y gritó con asombro, “¿Blacklight? ¿Por qué está aquí?”

“¿Blacklight? ¿Ese es su nombre? ¿Cómo sabes eso? ¡TODOS, VENGAN DE INMEDIATO!”

Cuando los tres guardias del Mariscal regresaron al santuario, el magnífico mago a la cabeza reconoció rápidamente la situación y habló, “Maestro Richard, recibimos la noticia de que había un demonio en tu morada, y uno de la realeza en particular, por lo que el Mariscal decidió requisarlo para que lo investigara Su Excelencia.”

La expresión de Richard pasó de confusa a fría como la muerte, “Fui yo quien capturó y domesticó a este demonio. ¿Me lo quitas sin siquiera preguntar?”

El magnífico mago se estremeció ante la mirada de Richard, pero aun así se mostró valiente, “Esta fue la decisión del Mariscal. Tiene el derecho de confiscar cualquier propiedad privada en la ciudad durante la guerra. No se preocupe, será compensado adecuadamente por esto. Debe tener en cuenta que dichas requisas no requieren su permiso.”

Richard entrecerró los ojos, “Este demonio todavía está vivo. ¿Me estás diciendo que puedes entrar a mi casa y tomar lo que quieras a tu gusto, incluidas mis mujeres?”

El magnífico mago alzó la voz en respuesta, “¡Cualquier requisa que ayude a la ciudad se llevará a cabo! ¡El Mariscal no tiene ambiciones egoístas! Si realmente quieres una respuesta a esa pregunta, entonces sí. Tus posesiones, tus demonios e incluso tus—”

“Incluso mis mujeres,” Richard terminó la frase por él.

“Sí, incluso tus mujeres, siempre y cuando estén clasificadas como propiedad. Lo mencioné antes, usted sería compensado adecuadamen—”

*¡BANG!* La luz de la espada atravesó las sombras del santuario, la expresión de Hasting cambió repentinamente cuando rápidamente formó una barrera para bloquear a Extinción. Sin embargo, el legendario mago descubrió que la espada simplemente fue rebotada sin un dueño que la guiara; ¡había sido engañado!

Los dos santos guerreros intentaron avanzar también, sin embargo, retrocedieron aún más rápido. Dos espadas habían caído justo en sus caminos, y el poder que había detrás de estas imponía respeto. Mientras tanto, el magnífico mago vio a Richard sacar al Gemelo del Destino e instintivamente comenzó a lanzar una barrera de hechizo.

Sin embargo, el bastón desapareció tan rápido como había aparecido. Richard ya se había convertido en una imagen posterior cuando se lanzó hacia el magnífico mago, agarrándolo por el cuello y levantándolo del suelo.

“Khh…” El magnífico mago comenzó a tensarse, sus ojos se abrieron de par en par ante las manos rojas como la sangre de Richard. La piel de su cuello comenzó a chisporrotear al carbonizarse, comenzando a desprenderse.


Capítulo semanal (18/14)

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.