<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 803

Libro 6 – Capítulo 29. Justo Y Equitativo

 

La mayoría de los presentes en la multitud eran bárbaros. También había otras razas presentes, como orcos, enanos e incluso gnomos, y los pocos humanos presentes eran claramente esclavos. Todos murmuraban entre sí, temblando de miedo ante el destino que les esperaba, pero un gesto de Richard los calmó.

“Entre ustedes puede que haya adoradores fanáticos del Dios de la Guerra de las Tierras Altas, pero eso no importa. A diferencia de los sacerdotes, ustedes solo son plebeyos. No les ordeno que cambien su fe, pero aquellos que decidan continuar con su adoración actual se convertirán en esclavos. Al resto se le permitirá vivir aquí como ciudadanos libres. Quien desee permanecer firme en su fe, salga ahora mismo.”

Las palabras de Richard causaron inmediatamente otro alboroto. Tal indulgencia de un conquistador de otra raza dejó completamente perplejos a los bárbaros; en la historia de Faelor, las guerras religiosas fueron aún más vengativas que las libradas contra los invasores. Las ciudades sagradas eran a menudo arrasadas hasta la nada, todos sus ciudadanos asesinados para destruir la fe. Los mismos dioses aprobaron tal acto; después de todo, conseguir que alguien cambiara su fe era un proceso largo e incierto.

Algunas personas salieron lentamente de la multitud y se dirigieron al área que Richard señaló. Probablemente todavía quedaban algunos fanáticos entre la mayoría que se quedaron, pero él también tenía los métodos para lidiar con ellos. Agitó su mano y una tropa de caballeros salió marchando, escoltando fila tras fila de clérigos hacia la multitud.

“El resto de ustedes deben recitar las oraciones que estos clérigos les enseñen. Rehusarse, implica ser esclavizado también.”

Los clérigos comenzaron a recitar una misteriosa oración, y bajo la amenaza de los caballeros, la gente la siguió lentamente. Una energía invisible cubrió lentamente la plaza, y los caballeros constantemente sacaban a los que permanecían en silencio.

Unos momentos más tarde, una joven mujer gritó de repente de dolor y cayó al suelo, retorciéndose desesperadamente mientras salía fuego de sus orificios. La gente que la rodeaba quedó inmediatamente conmocionada, sabiendo que se trataba de un castigo divino. ¡Ella había incurrido en la ira del Dios de la Guerra de las Tierras Altas!

Pero acababa de recitar las oraciones como todos los demás. ¿Por qué resultó herida? Tales pensamientos fueron rápidamente interrumpidos por los gritos de los caballeros, “¡Sigan leyendo, nadie puede parar!”

Más gritos comenzaron a entrelazar a la multitud cuando la gente encontró que la oración no era tan simple como parecía. Un anciano cayó al suelo y se quemó, seguido por otro joven. Los verdaderos adoradores del Dios de la Guerra de las Tierras Altas cayeron uno por uno.

Richard miró al cielo, sus ojos parecían penetrar en el vacío para llegar al reino divino en el mismo mientras gritaba, “¿Te llamas a ti mismo un dios? Patético bastardo, ¿qué puedes hacer salvo castigar a tus propios adoradores?”

La pregunta se extendió como un trueno, no solo a través de la plaza sino también haciendo eco dentro del propio reino divino. Sonaba como un susurro en los oídos de todos los peticionarios bajo el control del Dios de la Guerra de las Tierras Altas, pero las maldiciones contra el Dios de la Guerra sacudieron sus propias almas.

Theodore dijo una vez que la fe era como una soga, un extremo atado al cuello del adorador y el otro en las manos del dios. Cuanto más profunda era la fe, más apretada era esta soga. Las oraciones de un adorador fanático podían ser escuchadas por su deidad palabra por palabra, y el Dios de la Guerra de las Tierras Altas no era una deidad tolerante. Incluso perdiendo su propio poder y prestigio, derribaría a quienes lo traicionaran. Este método que había venido del falso sacerdote era muy efectivo para identificar a aquellos con la fe más fuerte usando la mano de su propio dios.

La ceremonia continuó por un tiempo más, y algunos de los más devotos entre la multitud comenzaron a arder, mientras que otros se dirigieron al área designada por su propia voluntad. Algunos se lanzaron hacia los caballeros y clérigos, con la esperanza de acabar con alguno, pero fueron derribados antes de que pudieran dar más de unos pocos pasos.

Cuando la ceremonia finalmente concluyó, Richard hizo que los fanáticos se fueran y habló con el resto, “Felicidades, ahora son ciudadanos del Ducado Carmesí. Pronto sabrán los beneficios que la identidad les traerá.”

La voz de Richard había sido extremadamente brillante y clara, pero la gente seguía saliendo de la plaza con sospecha. Al no ser atacados, incluso después de haber llegado a sus casas, los que habían perdido a sus seres queridos finalmente se relajaron y comenzaron a llorar.

Unos días después, Richard transformó los restos de la iglesia del Dios de la Guerra de las Tierras Altas en un altar para el Dragón Eterno, y Flowsand presidió una ceremonia con su Libro del Tiempo.

Todo el proceso fue rápido y discreto. Richard comenzó con una ofrenda de primer nivel, pero las opciones que recibió inmediatamente le hicieron gruñir de ira. Solo se le había dado dos opciones, una extensión a su vida y la otra una pieza de equipo. En cualquier otro escenario habría elegido el tiempo— después de todo, ya tenía mucho más equipo del que necesitaba— pero había un contexto adicional que fluía en su mente cuando lo miraba, “Elígeme, y al anfitrión se le dará más gracia.”

La explicación lo había dejado sin palabras y enojado. Realmente quería dar tanta gracia a Flowsand como pudiera, pero no quería que fuera así. Finalmente entendió un poco por qué la mayoría de las personas más fuertes que conocía despreciaban al viejo dragón; ¡a esta cosa le gustaba husmear y forzarte a tomar decisiones!

A ninguna potencia le gustaba la sensación de ser manipulada, y aunque al final eligió el equipo, Richard no era diferente. Todavía estaba frunciendo el ceño cuando un trozo de hueso roto salió de la bola de luz y se le informó que podía reparar o fortalecer las armas óseas. Recordando cómo utilizaba principalmente la forma de daga de Carnicera como si fuera una espada corta, la sacó y la tocó con el hueso. El hueso se hundió inmediatamente en su interior, y la cuchilla de hueso tembló a medida que se hacía más larga y delgada. La daga ahora parecía en realidad una espada corta.

El arma entera parecía ahora atravesar el cielo gris oscuro, su aura más feroz que nunca. Al oler el óxido, Richard examinó la cuchilla y descubrió que ahora tenía dos encantamientos adicionales: filo y armadura extra. La cuchilla ahora podría bloquear golpes más potentes sin la amenaza de rotura.

Richard miró a la bola de luz que se estaba desvaneciendo. Se había consumido una ofrenda de primer nivel solo para convertir un arma sub-legendaria en una legendaria. Esto definitivamente no valía la pena, y solo podía esperar que el dragón le diera a Flowsand alguna gracia extra como se había prometido.

Fuera de la cortina de luz, Flowsand tembló un poco al sentir una gran cantidad de gracia divina fluyendo en su cuerpo. Parte de la gracia fluyó en el Libro del Tiempo, fortaleciendo el artefacto una vez más.

¡La gracia dejada por el propio Richard fue poco más que un sacrificio mayor! Ella no había interferido con la ceremonia, ¿cómo podría ser esto? Un millón de dudas surgieron en la mente de Flowsand, pero no podía perturbar la ceremonia hasta que terminara.


Capítulo semanal (10/14)

Descarga:

6 Comentarios Comentar

  1. Luis Rojas Valle

    Lector

    Nivel 19

    Luis Rojas Valle - hace 3 meses

    Gracias por los capítulos 😁👍 predigo que el final boss será el dragón eterno, talvez 🤔

  2. Mabc1487

    Lector

    Nivel 5

    Mabc1487 - hace 3 meses

    Yo más creo que ese dragón eterno es el verdadero malvado de la novela
    Gracias por el capítulo

    1. Avatar

      Lector

      Nivel 1

      Heberxon Caldera - hace 2 meses

      pero comenzando la novela mas bien vinieron unos tipos y le dieron tremenda coñiza al dragon eterno q ya no le quedo de otra q escondarse para lamerse las heridas?

  3. Yang

    Autor

    Nivel 40

    Yang - hace 2 meses

    Yo creo que el dragon eterno es un plano, toma todo lo bueno y lo usa para mejorar ese plano

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.