<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 822

Libro 6 – Capítulo 48. Historia

 

El enorme cuerpo de Bearchild se desplomó lentamente, sus rodillas golpeando el suelo antes de caer sobre sus manos. Mientras gemía por la agonía de no poder respirar, Richard se acercó y le levantó la cabeza en el aire.

* ¡Bofetada! ¡Bofetada! * Unos cuantos dientes salieron de su rostro mientras Richard le susurraba, “Quieres follar, ¿no? Bueno, puedes largarte a follar de regreso a tu tribu.”

La cara de Bearchild se puso pálida antes de que un rubor de ira se apoderara de su expresión, la sangre aun goteando de su boca. Una derrota pública era una cosa, pero ser abofeteado de esta manera era completamente diferente; esto era una vergüenza que no podría borrar en su vida. Había querido golpear a Richard y escupirle en la cara delante de todos, pero nunca se imaginó que esta pelea significaría su propio final.

Richard ya había regresado al borde del ring, pero el árbitro tardó un rato en mirarlo con sorpresa antes de volver a entrar en razón y ordenar a la gente que sacara a Bearchild fuera del ring, “¡Número 509, Zassa! ¡Zassa!”

Zassa era un guerrero de constitución más normal entre los bárbaros, pero parecía tallado en acero. Se frotó los guantes de hierro mientras subía al escenario, mirando a Richard como un lobo, “No me agradas. Voy a derribarte y te abofetearé como le hiciste a Bearchild.”

Richard ni siquiera respondió, mirando fijamente al aire en medio de nuevas simulaciones. Zassa gritó y corrió como un leopardo, pero sus puños no se acercaron a Richard antes de que también se quedara tieso. Richard retrajo su pierna una vez más y agarró al tambaleante guerrero por el pelo, abofeteándolo dos veces y tirándolo fuera del escenario.

Los ojos del guerrero del santuario cambiaron de sorpresa a conmoción. Miró profundamente a Richard antes de llamar al número 406, Giwulu.

Giwulu era un guerrero de buena constitución de unos cuarenta años que utilizaba una pesada hacha a dos manos. Levantó el hacha en el momento en que subió al escenario, “¿No usas un arma? No quiero aprovecharme de ti.”

Los ojos de Richard finalmente recobraron claridad mientras miraba a su oponente, negando con la cabeza, “No es necesario.”

Los ojos de Giwulu se pusieron rojos cuando agitó su hacha, cargando hacia delante, pero al igual que en los dos casos anteriores, se volvió rígido antes de poder hacer un solo ataque. El hacha dejó sus manos y cayó al suelo, y Richard había regresado al borde del ring. Este enemigo había mostrado respeto, así que no lo humillaría.

……

Richard había librado cinco batallas cortas antes de ser sacado del escenario, cada una resuelta en un solo golpe. Las hogueras se encendieron una vez más cuando el cielo se oscureció, los ganadores se regocijaron naturalmente y los perdedores se rehusaron a ser afectados. La atmósfera rápidamente alcanzó un punto álgido, y muchos ganadores se colaron en las tiendas de campaña de las mujeres para reclamar su premio. El viento de la noche llevó cientos de gritos fuertes, ya que ninguno se molestó en enmascarar sus voces, deleitándose con su ferocidad y resistencia.

Esta vez, Richard tuvo una de las hogueras para él solo, comiendo y bebiendo como antes. Naturalmente, nadie vino a provocarlo esta vez; sabían que un acto así solo sería humillarse a ellos mismos.

Gesang se acercó y se sentó a su lado, entregándole un nuevo odre, “Así que tu nombre es Richard. No esperaba que fueras tan poderoso, no me sorprende que no hayas venido la noche anterior.”

Richard finalmente levantó la vista y dijo suavemente, “¿No me tienes miedo?”

“¿Porque debería?”

“Nadie más se atreve a sentarse cerca.”

“Porque los venciste. No tengo ningún plan para pelear contigo.”

Richard miró a los guerreros que estaban participando en lo que era básicamente una orgía, “¿Se supone que estas personas son guerreros? Todo lo que veo son músculos, sin cerebro. Los fuertes solo tratan de intimidar a los débiles, ¿se supone que eso es coraje?”

Gesang lo miró a los ojos, “Tú no eres un bárbaro.”

“No es importante.”

“Sólo quiero invitarte a mi tienda.”

“Suspiro. Lo siento, no quiero. No me gusta la idea de estas visitas nocturnas.”

“A mí tampoco…” Gesang le dio una respuesta inesperada, “¿Quieres oír mi historia?”

“Puedes hablar, pero no necesariamente escucharé.”

“Hace años, todavía vivía bastante cerca del mar y conocí a un valiente luchador de Norland. Yo… me enamoré del cazador que había venido hasta Klandor en busca de presas. Finalmente me dijo que volvería para llevarme, pero durante el próximo festival de caza el mejor cazador de la tribu entró en mi tienda. Era el héroe de la tribu, trayéndonos suficiente comida para las últimas semanas… En ese entonces yo era muy joven, y aunque lo intenté, no hubo forma de resistirme. Esa…” ella sollozó, “Esa fue una noche dolorosa.

“El Norlandes regresó a Klandor un año después, pero para entonces yo ya tenía un bebé. Solo me miró una vez antes de darse la vuelta, y nunca más volví a verlo. Tenía miedo de que esto pasara, sabía que algunas de las cosas que se aceptan aquí no están bien en Norland, pero…” ella reprimió otro sollozo.

“Buena historia,” comentó Richard, “¿Quieres que lo reemplace?”

Gesang negó con la cabeza, “No compartimos cama, ni siquiera por una sola noche. Lo lamento, pero tú no eres él. No quiero usarte para reemplazarlo.”

Richard se puso de pie en este punto, “La historia ha terminado, debo descansar.”

“¡Espera, Richard!” Gesang lo llamó, “No quieres entrar en mi tienda, pero hoy hubo otros ganadores. ¿Podrías… podrías detenerlos?”

Richard la miró a los ojos, “¿Por qué estás aquí entonces?”

“Era la única forma de aprender, de crecer. Si no hubiera venido, no me volvería más fuerte.”

Richard no dijo nada, solo caminando de regreso a su tienda. Las lágrimas comenzaron a brotar en los ojos de Gesang, pero luego volvió a salir con una larga espada en la mano. Caminó hacia la tienda de Gesang y clavó la cuchilla en el suelo, justo en la entrada, antes de asentir y regresar.

La espada élfica brilló con una fría luz plateada en medio de la noche, pero Gesang sintió que su corazón se calentaba. Las lágrimas que brotaban finalmente cayeron por su rostro, pero ella entró en su tienda en paz.

……

El ruido disminuyó lentamente a medida que la noche se hacía más oscura. Muchos de los guerreros ganadores tenían una gran resistencia, pero todavía estaban cansados después de horas de copulación ininterrumpida.

Un grupo de guerreros borrachos tropezó cerca del campamento de Gesang, y uno de ellos de repente miró, “He oído que Gesang es hermosa.”

Otro guerrero sonrió, “Ella lo es, pero también es una espina.”

“¿A quién le importa un carajo si se resiste? Gané los cinco combates de hoy, ¡me la follaré!”

El grupo se acercó a la tienda y encontró la espada insertada en la entrada. El significado era bastante claro.

“¿De quién es esto?” Preguntó el guerrero.

“Vi a Richard clavándola ahí, Número 1089.”

“¿Richard?” Se mofó el líder mientras se movía para sacar la espada, “Es solo un pedo con suerte que encontró basura—”

“Toca esa cuchilla y perderás tu brazo,” susurró una voz detrás de él. El guerrero miró a su alrededor inmediatamente, pero al encontrar a Richard a lo lejos, se enfureció, agarrando la espada élfica y sacándola de la tierra.

Al segundo siguiente, la espada estaba de vuelta en la tierra. El guerrero solo vio a Richard dar un paso adelante, su mano izquierda destellando con una luz roja brillante mientras cortaba hacia su hombro. Para cuando recobró los sentidos, Richard ya estaba caminando de regreso a su tienda.

Fue solo cuando se cerró la solapa de la tienda de campaña que el guerrero se dio cuenta exactamente de lo que había pasado. Mirando con sorpresa el aparentemente pequeño corte en su hombro, vio cómo su brazo se desprendía del cuerpo y caía al suelo.

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Delta9021

    Lector

    Nivel 18

    Delta9021 - hace 4 meses

    Gracias por el cap!! Soy yo o los capítulos se están haciendo más cortos que antes? 🤔

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.