<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 471

Capítulo 471: Tesoro del Oasis

Una vez que el Niño Dorado, el Niño de los Cien Clanes, el Príncipe Destello Divino y el Monje Fantasma se unieran, representarían la fuerza más poderosa en esta área mientras los descendientes de los linajes imperiales no vinieran.

Eran famosos y tenían grandes cultivos, por lo que incluso si los cultivadores de las otras razas quisieran apoderarse de este tesoro, carecían del poder necesario.

Qiurong Wanxue estaba entre los cultivadores de las otras razas e iba a irse junto a ellos, pero el Monje Fantasma juntó sus manos y la miró con sus ojos ardientes y espantosos: ”Jefa Qiurong, por favor, quédate”.

Su corazón se hundió mientras fingía como si no lo hubiera escuchado, pensando que el oponente no necesariamente podría confirmar que era ella.

Los espantosos ojos del Monje Fantasma se entrecerraron cuando una oscura sonrisa apareció en su rostro y profundizó su tono: “Jefa Qiurong, ¿quieres que te invite personalmente?” Sus ojos estaban firmemente fijos en ella.

Ahora todo el mundo la estaba mirando, por lo que no podía irse aunque quisiera.

“Gracias”. Qiurong Wanxue respiró profundamente antes de salir. Luego negó con la cabeza y dijo: ”Solo vine aquí por la experiencia. No tengo intenciones de obtener una parte del tesoro”.

El Monje Fantasma reveló una sonrisa extraña y dijo: “La Jefa Qiurong es demasiado cortés. También eres un fantasma así que por supuesto puedes quedarte aquí. Tal vez incluso puedas obtener uno o dos tesoros”.

“Mi tribu Sombra de Nieve es solo una pequeña tribu, por lo que no podemos manejar grandes tesoros. Sin embargo, aprecio tu sinceridad”. Qiurong Wanxue sabía que esto no era un buen augurio, pero aun así afirmó con calma: “Tengo otros asuntos que atender, adiós”.

Sin embargo, en el momento en que ella se dio vuelta para irse, el Príncipe Destello Divino apareció y le bloqueó el camino. Él se burló y declaró: “No es imposible irse, ¡pero dile a Li Qiye que venga a recogerte!”

El príncipe había sido abofeteado varias veces por Li Qiye y había perdido toda la cara. ¿Cómo podría él no tratar de hacerle pagar esta humillación? Aunque su apoyo, el Niño Malvado Insecto Fantasma, no estaba aquí, confiaba en que su alianza actual podría capturar a Li Qiye en caso este llegara ahí. Entonces, el príncipe podría lavar su vergüenza.

Todos la miraban, ya que todos sabían que ella era la compañera de Li Qiye. Además, fueron los primeros aquí, llegando antes que los demás.

El príncipe quería mantenerla capturada no solo para vengarse de Li Qiye, sino también para descubrir algunas noticias de ella.

Al final, Qiurong Wanxue todavía era una jefa, así que pudo mantener la calma en una mala situación. Ella habló sin pánico con un tono profundo: ”Príncipe Destello Divino, no entiendo tu intención. No hay rencores entre nosotros”.

“Aunque no tengo nada en contra tuya, lo tengo contra Li Qiye”. El príncipe se burló: “¡Tú andando junto a Li Qiye fue como cortejar a la muerte!”.

”Jefa Qiurong, confío en que puede enviar un mensaje a Li Qiye”. El Niño de los Cien Clanes también contribuyó con una sonrisa: ”¿Por qué no te quedas aquí por ahora y esperas para ver cómo surge el tesoro? Entonces puedes decirle a Li Qiye que venga a recogerte también. ¿Estarías bien con eso?”

Qiurong Wanxue se estremeció por dentro. Estaba claro que este grupo había formado una alianza no solo para encontrar tesoros en este lugar, sino también para tenderle una trampa a Li Qiye y después derrotarlo.

Los cultivadores que fueron expulsados ​​del oasis solo estaban mirando desde la distancia. No conocían a Qiurong Wanxue, así que naturalmente no tomarían medidas para ayudarla.

En cuanto a los cultivadores dentro del oasis, todos estaban del lado del Príncipe Destello Divino, por lo que ciertamente no iban a ayudarla.

Asediada, Qiurong Wanxue sabía que cualquier cosa que ella hiciera llevaría a un desastre. Ella respiró hondo y sacudió la cabeza para decir: ”Me temo que has encontrado a la persona equivocada. Desde que llegamos aquí, el compañero daoísta Li y yo seguimos caminos separados. No sé dónde está en este momento. Además, somos simplemente conocidos, así que no tengo forma de informarle lo que me dices”.

Aunque Qiurong Wanxue podría contactar a Li Qiye, no esperaba que su Joven Noble viniera a este lugar. Si Li Qiye viniera a salvarla a este lugar, el príncipe y su alianza junto con varios miles de expertos fantasmas, sería como saltar a una trampa en un pozo.

No importa lo fuerte que sea, lo más probable es que no pueda lidiar con tantos expertos fantasmas que trabajan juntos.

“Hah, Jefa Qiurong, si no nos ayudas, entonces me temo que no podemos ayudarte”. El Monje Fantasma reveló una sonrisa oscura y continuó: “Tú eres una jefa de una tribu fantasma, ¡así que debes saber que nosotros, los miembros de la raza fantasma debemos unirnos y eliminar las plagas como esa hormiga humana!”

“¡Jefa Qiurong, incluso si no piensas por ti misma, aún debes pensar en la Tribu Sombra de Nieve!” El Niño Dorado pronunció lentamente una amenaza despiadada.

Claramente estaban tratando de intimidarla. Muchos se estremecieron después de escuchar esto porque sabían que las palabras del Niño Dorado no eran solo infundadas y extralimitadas.

La expresión de Qiurong Wanxue cambió mucho. Su tribu era solo un clan menor, no podía alcanzar el ápice o incluso acercarse a él. Sin embargo, la Tribu Sagrada de los Cien Huesos era un gran clan famoso. Aunque no era el linaje de un emperador, era un monstruo gigante. Uno de sus dedos fue suficiente para destruir fácilmente a la Tribu Sombra de Nieve.

Ella sabía las consecuencias, pero aún respiró hondo y respondió con una voz profunda y calmada: “No tengo ninguna relación con el compañero daoísta Li. Si tu tribu va a destruir mi Tribu Sombra de Nieve, entonces no tengo nada más que decir. Aunque solo somos un pequeño clan, no somos despiadados. ¡Nunca sucumbiremos a tu opresión!”

Ella había decidido no poner a Li Qiye en una situación peligrosa.

Su poderosa retórica se ganó mucho respeto de los jóvenes cultivadores de las otras razas. Una tribu pequeña como la Tribu Sombra de Nieve no podría oponerse a un gigante como la Tribu Sagrada de los Cien Huesos. Incluso otros grandes poderes en el Borde Inferior no querrían meterse con esta tribu ya que este era el territorio de la raza fantasma. Uno tenía que mostrar la debida moderación al tratar con ellos.

Además, la alianza demostró que no estaba solo la tribu sagrada trabajando aquí. Una tribu menor como la Tribu Sombra de Nieve era más débil que una hormiga frente a esta alianza.

Sin embargo, incluso contra prodigios como el Niño Dorado, Qiurong Wanxue, que provenía de una pequeña tribu, todavía hablaba poderosamente sin encogerse. Como resultado, muchas personas admiraban su coraje.

“¿Por qué perder el tiempo hablando con ella?” El Príncipe Destello Divino miró el brillo cada vez más deslumbrante del lago y dijo con impaciencia: “Simplemente captúrala. Entonces, veremos si un tesoro está a punto de salir de este lago o no”.

“Jefa Qiurong, si eliges no ser razonable, entonces no tenemos más remedio que pedirte que te quedes aquí como invitada”. Comparada con la agresividad del Príncipe Destello Divino y la falta de corazón del Niño Dorado, el Niño de los Cien Clanes tenía modales mucho mejores.

La expresión de Qiurong Wanxue se oscureció. Ella sabía que no podría escapar hoy.

En el momento en que el Niño de los Cien Clanes estaba a punto de pasar a la acción, una voz perezosa llegó desde lejos: “¿Ah? ¿Quieren retener a mi gente como rehenes? ¿Acaso me pidieron permiso para eso?”

Todos no pudieron evitar mirar hacia la dirección de la voz y descubrieron que Li Qiye se acercaba rápidamente. En un abrir y cerrar de ojos, ya había llegado al oasis. Todos tuvieron reacciones diferentes a su llegada.

”¡Ha llegado el Feroz de la próxima generación!”

Mo Lidao era conocido como un hombre feroz en la Nube Distante del sur, por lo que Li Qiye fue conocido como “Feroz” después de patear a Mo Lidao hasta la muerte.

“¡Joven Noble!” Qiurong Wanxue estaba feliz y asustada de verlo. Estaba feliz de ver a Li Qiye, pero estaba asustada porque la alianza estaba lista para tratar con él, por lo que estaba en una situación precaria.

Qiurong Wanxue rápidamente le guiñó un ojo, indicándole que se fuera lo más pronto posible, ¡ya que el Príncipe Destello Divino había reunido a miles de expertos para atraparlo!

Li Qiye sonrió y lentamente entró al oasis sin preocuparse por la gran alianza. Luego habló lentamente: “¿Un grupo de hombres intimidando a una dama? ¿es este el honor de tu raza fantasma?”

”¡Li, llegaste justo a tiempo!” Dijo el Príncipe Destello Divino mientras apretaba los dientes. Después de haber sido abofeteado varias veces, sufrió una vergüenza y humillación extraordinarias y esperaba venganza.

Odiaba a Li Qiye hasta los huesos y deseaba poder pelar la piel de Li Qiye y desgarrar sus tendones y luego hacerlo caer de rodillas para lavar la vergüenza.

Desafortunadamente, su cuñado fue a capturar al Qilin Flama Escarlata y el Malvado Niño Insecto Fantasma se sumergió en el dao. El Príncipe Destello Divino era impotente incluso si quería venganza.

Sin embargo, en la situación actual, estaba trabajando junto con el grupo del Monje Fantasma, El Niño de los Cien Clanes y el Niño Dorado. Se unieron junto con muchos otros discípulos de las grandes potencias, lo que provocó el aumento del poder de su campamento.

Con respecto a la fuerza, el cultivo y el estado, el Príncipe Destello Divino no era rival para los otros cuatro. Sin embargo, estos genios estaban buscando un gran avance.

Eran genios con talento en el Sagrado Mundo Inferior, élites con grandes cultivaciones. Sin embargo, los descendientes de los linajes de emperador, el Santo Niño de la Media Luna Titánica y el Malvado Niño Insecto Fantasma aparecieron sobre sus cabezas. Incluso Jian Xuan no fue la excepción.

Competir contra estos descendientes imperiales sería extremadamente difícil en el futuro. Sentían que era mejor unirse al campamento de Di Zuo. Una vez que se convierta en Emperador Inmortal, se les otorgarían títulos y países y tendrían la misma cantidad de poder que los descendientes imperiales.

Debido a esto, este grupo se unió.

Ahora, todos miraron a Li Qiye. Esto podría describirse como “el camino es siempre estrecho para los enemigos”. Los ojos del Príncipe Destello Divino se llenaron de furia. Deseó poder pisotear a Li Qiye hasta el suelo en este mismo momento, pero sabía que Li Qiye era muy poderoso y no era tan estúpido como para apresurarse.

El Monje Fantasma, el Niño Dorado y el Niño de los Cien Clanes se miraron entre sí y estaban ansiosos por probarlo. No planeaban luchar contra él solos y en cambio querían trabajar juntos para capturar a Li Qiye en un instante.

Todos eran genios del Sagrado Mundo Inferior, por lo que estaban muy seguros de poder capturar al solitario Li Qiye si unían sus fuerzas.

 

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.