Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

KJN – Capítulo 177

Capítulo 177 – Al que llaman Maestro

Edición por Paris_117

Uno de los asesinos dio un paso adelante, tratando de acortar la distancia.

Todavía había cierta distancia entre ellos y Épsilon. Pero incluso si Épsilon lanzaba un ataque sorpresa desde donde se encontraba, serían capaces de tomarlo con facilidad.

Sin embargo…

“¿¡Qué…!?”

Repentinamente, la cabeza del asesino voló por los aires. Y Épsilon cortó el cuerpo del asesino, cuya sangre voló en todas direcciones, y cayó de rodillas por falta de fuerza.

“¿¡Cómo puede esta persona liberar una magia tan fuerte!?”

Los cuatro asesinos restantes cambiaron rápidamente a una postura defensiva, pero no pudieron ocultar su expresión de sorpresa, mientras liberaban magia en sus espadas.

Un espadachín mágico podría hacer eso siempre y cuando alcanzara un cierto nivel. Pero como no era práctico en un combate real, nadie lo usa.

El control de la magia se perdería una vez que esta abandonaba el cuerpo y se dispersaría rápidamente. Para mantener la magia que se dispersaba, uno tenía que usar aún más magia. Y requería algún tiempo preparar una gran cantidad de magia, lo que también retrasaría el ataque. Cuanto mayor fuera la distancia, el tiempo y la magia necesaria aumentarían proporcionalmente.

Sólo aquellos que tenían un control mucho más estricto de la magia que las personas comunes podían resolver este problema. Sólo una pequeña cantidad de magia podría llegar a un lugar lejano en poco tiempo. Solamente si el lanzador podía utilizar un increíble control para suprimir el consumo de magia y acortar el tiempo de acumulación de la misma. Pero incluso si uno pudiera hacer eso, si no tuviera la suficiente cantidad de magia, perdería en una guerra a largo plazo.

“El tiempo que ha necesitado para acumular magia fue casi instantáneo… ¿Puede alguien realmente hacer eso?”

Sabían lo difícil que era atacar desde lejos en un combate real, así que eso los había sorprendido bastante.

“No permanezcan juntos. ¡Sepárense!”

“─Inútil.”

Incontables cortes atravesaron el espacio que les separaba.

Los cortes, que emitían un sonido agudo el cual indicaba que podían cortar cualquier cosa, se precipitaron sin piedad hacia los asesinos que huían buscando refugio.

“Maldición, no puedo esquivarlos.”

“Manténgase alejados de ella por el momento.”

“No se retiren. Si no podemos acortar la distancia, sólo podemos hacerlo unilateralmente…”

“No funcionará. Son absolutamente incapaces de escapar de mi rango de ataque.”

La cabeza de otro asesino fue cortada. La sangre cayo derramada por el corte de Épsilon, y se dispersó después de convertirse en una niebla roja.

“Las cosas van mal…”

“¿Cómo pudo controlar tantos cortes hasta ese punto?”

“No por nada es una de las «Siete Sombras»…”

Una mirada ansiosa apareció en el rostro de los asesinos. Luego, otro asesino se convirtió en una niebla de sangre después de ser cortado por Épsilon.

─Justo en este momento.

“Goho.” Épsilon dejó de atacar después de soltar el sonido apagado.

Épsilon puso su mano sobre su pecho y se arrodilló. Luego se derrumbo.

“¿Por qué justo en este momento…?” Sangre roja salía desde el hueco en su traje. La herida se había abierto.

“Me enteré de que Mordred la había herido gravemente.”

“Este parece ser su límite.”

Así era, Épsilon había llegado a su límite. Ella lo sabía, así que se había lanzado a una batalla decisiva a corto plazo. Si se tratara de un enemigo común, el resultado se habría determinado desde un principio.

Pero los enemigos eran miembros del Culto y además eran segundos nombrados.

Aunque había acabado con uno de ellos tan pronto como había comenzado la batalla, había alargado demasiado tiempo en la lucha posterior. Entonces, después de matar a tres asesinos, la herida de Épsilon finalmente se había abierto.

“Ku…” La espada cayó de la mano de Épsilon.

“… Parece que seremos los primeros en matar una de las «Siete Sombras». ¡Definitivamente seremos ascendidos!”

“Pero aun ahí otras seis personas como ella. Si tan sólo no amenazaran al Culto…”

“Mordred-sama los matará a todos, incluyendo al llamado Shadow-sama.”

“Si ese es el caso, entonces estaría bien… hey, ¡quédate ahí!”

Miraron a Épsilon, cuyo rostro estaba distorsionado por el dolor.

“No te mataremos todavía. Después de sacarte información… oops.”

Épsilon extendió la mano e intentó recoger la espada que había dejado caer al suelo. Un asesino inmediatamente pisó su mano.

“Ugh…”

“Ríndete.”

“Sha… dow… sama…”

“Oye, ¿qué estás haciendo?”

“Yo… lo… siento…” Épsilon hizo su último esfuerzo para hacer una daga y trató de apuñalarse en la garganta.

“¡¿Qué…?! ¡¡Deténganla!!”

En el momento crucial, un asesino pateó la daga.

“Ugh…”

“Eso fue muy peligroso.”

“Oye, oye, tu… pie…”

“¿Hmm? ¿Mi pie?”

“Tu pie… fue cortado…”

“¿Eh…?”

El hombre que había pateado la daga se cayó donde se encontraba su pie cercenado.

“¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhh mi pie!!”

Entonces, , katzu, katzu, katzu.

Se escucharon pasos que se acercaban lentamente.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.