<- Actualmente solo registrados A- A A+

MNU Volumen 4 – Capítulo 12

 

Capítulo 12

Instantes antes y después de la tormenta: segunda parte.

Perdidos y enamorados.

 

Red y los demás estaban en prisiones separadas pero conjuntas mientras se decidía el veredicto final. Red estaba sentado con sus brazo puestos en las rodilla y mirando el suelo negro. Mientras Qnty quien recostada en la pared cantaba algo en susurros. Una gran queja se escucha de parte de Smonca quien dice:

— Esto es estúpido, ¿Cómo es que te rendiste? ¿Y que mierdas le pasa a esta comunidad que no respeta a uno de los suyos?

Qnty seguía cantando. Pero Smonca al no escuchar respuesta sigue vociferando.

— Vine aquí por una razón, y fue para matar a esos malditos rojos. Pero  resulta que estoy metido en una celda Maltuina esperando la ejecución. ¡Pierdo mi maldito tiempo!— Grita Smonca.

— ¡Cálmate, Smonca!— Dice Victoria que estaba jugando con sus dedos.

— ¿Qué me calme? Creo que no escuche bien. Tú también, estas metida hasta las orejas en esto, no sabemos que están decidiendo ahora mismo ahora que  han visto una mujer Dark.

— Y ya que tocas ese tema, ¿Cómo es que una Dark tiene apariencia de niña?— Pregunta Qnty.

— Si, ¿y cómo es que aún hay una última sobreviviente?, ¿dónde has estado todo este tiempo?— Pregunta Red.

Victoria se recueste y les dice:

— Yo puedo mantener mi forma infantil porque la luna Eos no ha mostrado todo su rostro. En los días de procreación y de nuestra diosa; nuestra forma es revelada. Y es en la oscuridad que nuestra raza puede vivir por mucho tiempo, y ha sido así como forma de supervivencia por muchos ecos.

— Bueno, entonces puede haber más Dark escondidos ¿no crees?, si esa es su forma de preservación…

— ¡Oigan no me ignoren…!— Dice Smonca.

— Imposible— Dice Victoria a Qnty. — Si fuera así, ya se habría mostrado alguno, o se habrían levantado otra vez para la lucha. Pero desde que escapé no he sabido ni he visto a excepción de mi Dark, otro de mi misma casta… Fue horrible en la forma que murieron ese día. Los Berserkers y los Redgroouk mataron sin excepción ni misericordia a todo de cabello y ojos negros. Sin importarles su edad o su condición, eran masacrados uno por uno.

Smonca calla y Qnty también, pero Red le dice inesperadamente.

— No pierdas la esperanza, el mundo es demasiado grande como para conocer toda la verdad.

Victoria abre esos ojos de sorpresa  le dice:

— Bueno, en las noches siempre pienso que puede haber en algún lugar otro Dark, que esté en la misma situación que yo… oculto en las sombras, sobreviviendo y esperando no ser encontrado. Pero siempre me ataca otro pensamiento, más bien un recuerdo que me induce a las pesadillas. Observo dentro del bosque donde hui, a mi gente luchar para mantener vivos a sus hijos, esposos o esposas, pero a donde quiera que iban era masacrados. Uno a uno, y ese recuerdo me llevó a creer que no puede haber sobrevivientes… y esa es toda la verdad que conozco. Lloré el día que lo vi por primera vez por muchos ecos.

— ¿A quién?— pregunta Qnty.

— A mi Dark.

— ¿Y cómo es él?

Victoria sonríe tan solo de recordar.

— Él es… es… hahahahahahaha… bueno no lo sé, no sé cómo describirlo.

— Yo te ayudaré— Dice Qnty. Así que pregunta.

— Primero, ¿Cómo lo describirías?

— Bueno, es muy amable, y torpe. Pero siempre se mantiene firme y valiente. No duda, ni teme a lo desconocido.

— Vaya se parece mucho a alguien que conozco— Agrega Qnty en la conversación mientras mira a Red. Y este sonríe y le dice— No olvides que yo también le conocí.

Victoria dirige su mirada a él con tanto interés que se levanta y se aferra a los barrotes para preguntarle.

— Bueno, la primera vez que lo vi montaba un Korno gigante del mar nuboso. Y me ayudó a matar después a un civilíco, luego de que intente matarlo por haberse subido a mi barco. Es un loco completo ¿Quién hace ese tipo de cosas? Después le vi y entendí que solo un Dark haría eso. Lo ayudé y el me ayudo. Si no fuera por él no podría haberme ganado el corazón de Qnty.

Qnty se sonroja y le ve tiernamente.

— A los Dark se nos atribuye mucho las tragedias y los males, pero la verdad es que  éramos pacíficos y normales. Y este Dark a donde vaya siempre trae alguna compensación en la desdicha… es algo divertido verlo retrospectiva.

Qnty continúa.

— Bueno, ¿y ahora como lo vez ahora, ya que no está a tu lado?

— El… es majestuoso véalo por donde lo veas, sé que vendrá con gran solemnidad y ocupara el trono que le corresponde.

Qnty queda abrumada por tal respuesta y expresa un: — Wow, eso es tener mucha confianza en alguien.

—Al menos ella cree en alguien— Dice Smonca profundizando en los recuerdos de la muerte de su esposa e hijo.

*                                                          *                                                      *

Mientras tanto, Rjos abre sus ojos y ve a la mujer que lo ayudo en los barcos. Esta mujer era hijo de manchados, su cabello blanco entre rojo y marrón probaba lo que decían de la sangre sucia. Pero a Rjos no le importaba, es más, le gustaba la manera en que ella dormía mientras lo cuidaba.

La matriarca llega y lo ve despierto. Sin ánimos de despertar a la manchada se acerca a Rjos para verlo y decirle:

— Hola— Rjos le contesta de igual manera y esta le sonríe, se sienta y mira a la chica acostada. Después le ve y le dice:

— Quería agradecerte por lo que hiciste, ella me contó que tú comandaste la huida.

Rjos le asiente y sigue escuchando.

— Bueno, ahora eres como un héroe. Trajiste a los que pudiste con tan solo barcos dañados y en mal estado… eso no lo hace cualquiera, es por eso que discutí con los Spirrows para que te dieran el título de chaca le most.

Rjos no dice nada y dejo que ella continuara.

— Cuida bien de esa chica, ha estado todo el día custodiandote. Es más parece que ella le gustas.

Rjos se sorprende y dice:

— ¿Solo vino a decirme eso?

Esboza una sonrisa que parecía amable, y es cuando se escucha el despertar de la manchada. Cuando la ve sentada, ella le pregunta.

— ¿Matriarca, que está haciendo aquí?

— Yo ya me iba, tu Rjos ya está despierto.

Ella le abre esa boca y muy roja le contesta.

— Pero que está diciendo él no es mi…

La matriarca se levanta y se va.

La manchada le volta a ver y muy sonrojada se acerca a él para preguntarle:

— ¿Cómo te encuentras?, ¿te sientes mejor?, ¿y de que estabas hablando con la matriarca?

— Dame la mano— Dice Rjos.

Ella se sorprende y se preguntaba ¿por qué?, pero Rjos le insistió. Y ella le dio su mano. Él toma su pulso y le ve directo a sus ojos, para decirle:

— Parece que si te gusto.

Y con eso le hizo callar todas las preguntas. Pero aun así él se las respondió.

La muchacha se sonroja nuevamente y quita su mirada de él, retirando su mano.

— Ya me encuentro mejor gracias a ti, y parece que ahora hago parte de la comunidad Maltuina— Dice Rjos como amortiguando la vergüenza que ella sentía al ser descubierta.

— ¿Enserio?, ¡eso es fenomenal!— Dice ella.

— Si, bueno… tengo una duda, ¿Cómo es que sabias navegar?

— También fui torner… bueno, no al principio. No era bien visto que una mujer manchada comandara, porque tú ya me habías quitado ese puesto… la primera vez que llegaste a Raimfarben. Te apodabas a ti mismo Rjos el ojo de los dioses— Rjos frunció el ceño tratando de  recordar alguna mujer con la que se haya topado antes, y dejo que la chica continuara.

— A mí me sacaron de la tripulación y me enviaron a otra conformada por  chicas menores, y me dieron el rango de Torner por la capitana del lado menos tormentoso.

— Ha, ya me acuerdo, tu eres Kaleia la tartamuda— Dice Rjos.

— Oye nadie me dice así— Dice Keleia.

— Bueno, yo si… ¿porque nunca me hablabas cuando tropezaba contigo en los pasillos del torner cuando llevábamos los registros de tormentas capturadas? Yo siempre te preguntaba cómo te iba pero siempre tartamudeabas.

Kaleia voltea su rostro y no responde.

— ¿Es por qué te quitaba el aliento?

— Oye no sea tan presumido, era por que al principio me caías mal, no perdone la vez que me quitaste ese puesto.

— Bueno, ¿y cómo puedo recompensártelo?, al parecer no solo te debo unas disculpas sino que también de que salvaras mi vida con todas estas atenciones.

Es entonces que la toma de la cintura y la agarra con fuerza para hacerle bajar su cuerpo y  le agarra el hombro para besarla. Y cuando su rostro está cerca al de ella.

El salón empieza a temblar, todas las cosas se caían y el polvo se estremecía cayendo como lluvia. Kaleia  observo desde la ventana algo espantoso.

Observa como en el muelle, el agua bajaba de nivel y se sumaba a las olas que se acercaban a la distancia para mostrar una enorme ola.

Y la ola golpea la comunidad, empezando por el castillo que en antaño servía como fortaleza Dark y que ahora es el salón de reunión.

*                                                              *                                                     *

Instantes antes del temblor. Red y Victoria hablaban.

— Lo primero que tienen que saber todos, es que no moriremos aquí, tarde o temprano alguien vendrá y hablará con nosotros…

Y es cuando la cerradura de la puerta suena y anuncian la entrada de la matriarca a las celdas donde tenían a Red, Qnty la Dark y los cinco de la banda de Smonca. La tripulación de estos estaba en otra celda más arriba de ellos.

La matriarca entra y mira a la Dark con tanta curiosidad que la diversidad entre la casta blanca y negra, de una sonriente y falsa como Jsviel y una seria y franca como Victoria era algo raro de ver en estos días.

La matriarca después busca la celda de Red y se dirige a él.

— Red Gules, ¿Cómo te han tratado?

Red le ve y le dice:

— Ve al grano maldita niña hipócrita.

— Que agresividad, y eso que apenas nos conocemos.

— ¡Oh no te sorprendas!, no necesito de mucho para conocer a una persona, por ejemplo cuando vi a Qnty supe al instante que sería mi esposa.

Ese comentario la hizo sonrojar pero sonríe de picardía.

— Con lo que hiciste, ya tuve una idea clara de ti Jsviel, al matar a tu seguidor aclaraste toda duda sobre quien eres tú.

Jsviel deja de sonreír y dice:

— Vasta de charla, por lo visto aun guardas rencor… pero no importa,  Berriel Bijel merecía la muerte. Aun no perdonaba a mamá por haber matado a su hermano… pero no estoy aquí para darte explicaciones, estoy aquí para hablar de ti y de lo que tú necesitas.

— Soy todo oído.

— Te daremos tu título, tu nave, tu tripulación, un indulto  y un ejército para que comandes. A cambio de…

— De que pelee con ustedes ¿no es así?

— Exacto, y lo mismo para cada uno de ellos, incluyendo a la Dark.

Victoria le mira y le dice:

— Yo no peleo por ustedes.

La matriarca le mira nuevamente con ese interés y le sonríe.

— Oh querida, querida, querida, tú no tienes alternativa, estas bajo nuestro yugo ahora. Además tus amigos pelearan contra los rojos sin necesidad de que se los pida, y Qnty… bueno Qnty hará todo lo que Red le diga, así que solo te deja a ti como un cabo suelto.

Red le mira y le niega con la cabeza. Victoria entiende el mensaje y le dice:

— Ustedes los de casta blanca siempre han sido tan codicioso, y con esas ansias de parecerse a los Berserkers, ahora veo por qué se dejaron dominar por ellos y se convirtieron en sus mascotas…

— ¡Cállate, maldita y asquerosa Darkina! Tú no tienes derecho a juzgarnos, podría mandarte a matar a hora mismo, pero te necesito también en mis planes. Puedes huir si quieres, total… te mataran en cuanto te vean. Por ahora a todos se les dará libertad…

El temblor no se hizo esperar, el guardia que custodia las puertas entra para sacar a la matriarca, pero es demasiado tarde el golpe del agua saca algunos bloques disparados y golpea al guardia, este se lleva a la matriarca hasta la pared y ella queda inconsciente.

Las llaves de las celdas quedan en los pies de Red. Y rápidamente mientras el agua entra para inundar los calabozos.

Red abre su celda y la celda de Qnty y entrega las llaves a esta para que ella abriera las celdas de los demás. Pero la velocidad en que se inundaba la prisión era aterradora. Red se lanza para salvar al guardia y a la matriarca.

Toma un último respiro para nadar hasta el fondo donde quedo ella. Los demás suben las escaleras por donde se entra a la mazmorra y esperan a que Red salga.

Baldurg, Kolgar, Solomea, y algunos guardias los ven afuera esperando a que saliera, pero el agua inundaba hasta las escaleras. Red tenía pulmones grandes y fuertes y pudo nadar hasta la entrada. Pero el agua había inundado las partes superiores de la escalera, y eso lo estaba debilitando poco a poco llegando a perder la conciencia, pero Victoria en un instante se zambulle y ayuda a Red y la matriarca junto con el guardia para salir.

Los veteranos llamaron a varios para que cerraran la entrada y dejaran que toda esa zona se inundara. Por como todo sucedió solo los que estaban en lugares altos habían sobrevivido.

Qnty le da respiración de boca a boca a Red y le realiza el rcp. Victoria hace lo mismo con Jsviel. Le da respiración boca a boca y la ayuda  a botar el agua que ingirió. Red y todos estaban a salvo.

*                                                                  *                                                   *

Red se levanta apresurada y golpea la frente de Qnty fuertemente, y este se disculpa con ella. Pero deja eso de lado y pregunta:

— Mi tripulación, ¿qué pasó con ella?

— Están bien, ellos estaban en una celda muy superior a ustedes, pero ya los hemos liberado— Dice Kolgar. — Por ahora, tenemos que ayudar a los demás, no todos corrieron con la misma suerte.

Al observar todo afuera el estado de la comunidad, se atestiguo el golpe, todo estaba inundado de agua, no había nada de tierra hasta donde la vista podía llegar. Y no solo fue en islas negras, toda población costera estaba en las mismas.

*                                                              *                                                          *

En los acontecimientos conocedores y posteriores a este gran tsunami. Rdall y Carmel quedaron atrapados en una isla de rocas que sobrevivo el gran golpe del tsunami.

Carmel aún estaba inconsciente. Contrario a  Rdall que buscaba una manera de salir de ahí.

Lo único a su alcance eran tablas rotas, y mucha roca.

Lo único que hizo Rdall fue prender una fogata para calentar el cuerpo aun yacente de Carmel y pescar un poco para guardar energías en esa isla.

Pasaban las horas, pero Carmel no despertaba aun cuando respiraba muy profundo.

Ya iba anochecer, y Rdall se colocaba aún más ansioso por no saber en dónde estaba.

Empezó hacer cálculos que solo él entendía en su mente. Las matemáticas de ese mundo eran muy diferentes a las nuestras, y siempre utilizaban como referencias de magnitudes al diestro, estos, y maniestros. Que eran como yardas y metros.

Utilizaba conversiones y hacia sumas inentendibles. Y dedujo que estaba en uno de los océanos contrarios a los dominios de Carmel Pardo.

Estaban cerca a los meridianos de Jurgendlows. Era el océano más tranquilo de ese mundo. No pasaban tormentas, y había muy poca briza que produjera olas. En un día perfecto el océano reflejaba el mediodía como un espejo y en todo el horizonte no se podía ver el color azul del agua sino más bien el color del cielo que parecía una sola ilusión de vacío en el ocaso.

Al pasar la primera noche donde el agua parecía el espacio.  Carmel despierta en mitad de la noche tratando de matar a Rdall que en un instante abre los ojos por el sonido de rabia que Carmel producía al enterarse de que estaba desnuda, y que lo único que la vestía era una sábana.

— Eres un maldito bastardo Rdall, que te aprovecharas de mí mientras dormía.

— Espera no es lo que piensas, tus ropas estaban mojadas y hubieras podido enfermar si las tenías puestas… mira, las colgué cerca del fuego para que secaran.

Carmel persigue a Rdall en la pequeña isla, y se abalanzó sobre él. Pero al quitarse la sabana, quedo totalmente desnuda. Ella al verse así se avergüenza y busca de nuevo la sabana, para cubrirse con ella.

Rdall estaba muy agitado porque sintió el terror por primera vez por una mujer.

— Ponte la ropa, ya secó, lo que menos quiero ahora es una pelea por… algo tan trivial…

— ¿Trivial, dices? Se lo que realmente quieren los hombres, y es por eso que me he ganado este puesto… Sabes Rdall, desde que llegaste con los Maltuinos siempre he sospechado de ti. Sabía que eras un pervertido.

— ¿Un pervertido? ¿Pero qué dices mujer?, ¡yo ni esposa tengo!

— ¡Exacto!, qué clase de pervertido no tienen esposa, un pervertido muy pervertido… que prefiere el profanar y ultrajar a mujeres indefensas.

— ¿Qué, de donde sacas eso?

— Ha Rdall, ya me demostraste lo que eres… ahora lo que tengo que hacer es demostrárselo a la corte para que te retiren tu cargo.

Rdall vio incongruencias en su plan y se ríe para decirle.

— Suerte con eso.

— ¿Qué?

Es cuando se percata pero primera vez de que estaban varados en un pequeña isla de roca en medio de la nada.

Ella grita y maldice a Rdall.

— ¿Dónde estamos?

— En algún lado del Jurgendlows, en el meridiano más bajo. Eso explica el frio extremo, aun cuando Helios calienta. Es mejor que te vistas, podras enfermar si te expones a estas condiciones

— Esto no puede estar pasando— Dice Carmel —sola en medio de la nada con este hombre…

— Oye al menos estás viva.

— Hubiera preferido morir.

— ¿Por qué eres tan desgraciada con los hombres?

Carmel le ve y se levanta para irse a vestir. Rdall también le ve con esa melancolía extraña sobre su pasado y voltea a mirar el horizonte.

Ella se sienta al otro lado de la isla alejado de Rdall y mira también el horizonte. El sol caía y las estrellas lentamente alumbraban el cielo junto con Selene que empezaba su ciclo de luna llena.

Selene se caracterizaba por calmar a las bestias cuando estaba en creciente. Y traía tristeza consigo cuando estaba llena.  Así que en ese momento nocturno cuando los dos estaban callados. Carmel lloraba en silencio; sus lágrimas llevaban el reflejo de su trauma, y el pavor a los hombres.

La misandria esta tan apegada a ella desde el día en que la violaron. Algunos piensan que después de algún tiempo en que no se puede hacer nada ante tal herida psicológica muy alejada de la violación, lo primero que hacen es aceptar lo que les paso y vivir con ello. Pero si experimentan ese maltrato con la violación el aceptarlo no sería suficiente. Aquí se bifurca la decisión de morir pensando que es mejor que vivir con esa crueldad viva en los recuerdos, o tomar venganza… venganza con todos los hombres.  El instinto inexpugnable del hombre de desear y corromper, de tomar y complacer se hallado en cada individuo masculino desde los tiempos de la creación. Y la mujer como creación opuesta a él, es el igual más deseado por el hombre. Llevado a un límite de un anhelo inmoral sobre el cuerpo femenino nunca aplacado, ha llevado a que las que sufren por ese excesiva codicia se lleven un sentimiento contrario al amor… el odio.

Carmel, no tomo el camino de la muerte; esa que conllevaba a ser consumida por la vergüenza o el dolor finito. No, ella decidió tomar el camino mucho más difícil, vivir… pero con “eso”.

“Eso” era lo que la llevaba a levantarse todos los días, para pensar en cómo demostrar que podía valerse sin ayuda de un hombre. “Eso” era lo que la motivaba para ser más fuerte e independiente. “Eso” era la que la contenía para no degollar gargantas de aquellos que la juzgaban. “Eso” era el límite de su convicción: Porque “Eso”, era el recuerdo más oscuro, el día en que la violaron 13 hombres.

Decidió crear un plan para exterminarlos. Pero quedar atrapada en una isla con Rdall, el hombre que más detestaba no era parte de eso.

Ella se sentía triste, no sé si siempre era así, o si era parte de los efectos de la luna. Pero fue la segunda vez que se sintió vulnerada.

Rdall aunque no la viera, si podía escuchar su voz aguda, mientras sollozaba.

Él no entendía lo que le pasaba, ni tenía idea de lo que le paso en su infancia. Aun así eligió hablar.

— Oye, no llores por favor…

— No me hables— Dice, Carmel.

— No se por lo que pasaste, o lo que te haya ocurrido, pero aun así… Disculpa, creo que es mejor callar, por favor disculpa.

Rdall sintió que era mejor callar. Así que se voltio y esperó a quedarse dormido.

Pero sintió una voz muy baja que preguntaba.

— ¿Qué es lo que quieres decirme?

Rdall escucha por primera vez a una mujer asustada pero con resignación de haberle preguntado.

— Mi madre, me contó una vez la historia de los Pardos. Y también escuché rumores sobre ti en la isla.

— ¿Ahora quieres juzgarme?

— No, lo juro… yo solo, quiero entenderte, comprender por qué eres así. Es solo que, te temí por un tiempo, me parecías ruda, decidida, fuerte he invencible. Y esa imagen de ti aun no me la quito. Pero después de un tiempo al observarte, y con todas esas historias que rondaban sobre ti. Pude aclarar en mente y corazón que lo que realmente querías era ser salvada. Bueno no salvada, salvada  como rescatarte o algo parecido tal y como se  ve ahora. Más bien que alguien viera tu mundo, y te extendiera la mano para sacarte de él.

Ese mundo que tú misma diseñaste y que te crearon te ha lastimado, eso te trae rabia y dolor, decepción y mucha soledad. Creo que así lo veo yo, mucho verán a la chica dura, pero al final solo eres alguien que necesita ser…

 

Carmel saca el cuchillo que tenía antes, y corta la sabana que los separaba, y se monta sobre Rdall para apuñalarlo. Ella se abre de piernas y coloca el cuchillo sobre su garganta. Ella le mira con odio, aprieta sus dientes y muestra un gesto de gran furia. Rdall respira profundo y ponen en descubierto sus manos. Pasa saliva y mira fijamente el pecho de Carmel que ve como se infla y desinfla de la agitación tan extrema.

— Si de verdad crees, que no me puedes soportar y que merezco la muerte… adelante, ya he aceptado mi destino aquí contigo, y agradezco a las diosas por ese regalo, el dejarme en esta isla con una gran mujer.

Carmel se sentía más caliente, pero se desconocía si era por la vergüenza o por la ira. Así que tira el cuchillo al suelo, y se aparta de él para agarrarse su cabeza con gran desespero y gritar. Ella llora con una fuerza que parecía que su cabeza fuera a explotar. Dice:

— ¡Cállate, cállate, no me vas a engañar, cállate!— Carmel se acurruca y lloraba. Es cuando siente el cuerpo y una gran sombra que cubría todo su cuerpo. Ella pensaba que  Rdall que se abalanzaba sobre ella para tumbarla y golpearla o solo aprovecharse de ella. Pero siente por primera vez un abrazo.

Rdall la cubre y la abraza, y ella al sentir ese cálido abrazo, lo golpea en el abdomen; ella no sabía que era un abrazo, pero sin importar que tan fuerte lo golpeara, él no se quitaba de encima. Y es cuando al tratar de liberarse del abrazo cae sobre él que continuaba abrazándola. Y ella dejo de luchar a al escuchar el latido de su corazón.

Era agitado pero relajante, y decide llorar sobre su pecho y arrugar sus ropas con fuerza por que aun sentía ese gran dolor de su recuerdo.

Pasó un gran tiempo, horas, y él continuaba abrazándola, y ella se calma y llora todo lo que pudo, hasta que ninguna lágrima salía de sus ojos.

— ¿Hasta cuándo estaremos así?

— Hasta que me aceptes.

— Lo acepto, eres un gran rival…

— No quiero que me reconozcas como un rival, si no como tu igual. No quiero ser inferior o superior a ti… solo… quiero que me veas como un hombre.

Él la suelta, y ella se levanta de su cuerpo muy lentamente secándose sus lágrimas. Ella no le mira, porque no era capaz después de ese acto tan bochornoso. Es cuando le dice:

— No le cuentes a nadie, o te mato.

— ¿Qué? ¿Que no cuente que la chica ruda es una linda…?

Ella se mueve tan rápido ante los ojos de Rdall que no ve,en que momento toma el cuchillo y lo pone en su garganta para decirle lentamente con sus palabras:

— No juegues con migo Rdall. Lo que viste fue un momento de debilidad.

— Ok, solo cálmate, solo bromeaba.

Carmel se levanta y le da la espalda para decirle:

— Es mejor que pensemos como salir de aquí.

Al día siguiente, ellos se levantan muy temprano y construyen un tipo de faro que de noche servía como guía, y de día como refugio. Rdall pescaba y Carmel preparaba la fogata. Otros días ella pescaba y él buscaba la manera de atrapar el agua en días de lluvia ligeras. Pasaron 5 días en esa isla en medio de la nada.

Carmel llegó aceptar a Rdall. Aun cuando esta le gritaba y le trataba mal, ella sonreía en secreto. No podía permitirse que la viera sonreír y que supiera que sus palabras llegaron a  ella.

Una noche mientras Rdall dormía, Carmel salió para mirar el cielo y las lunas. Selene ya estaba en su punto más luminoso, y su acercamiento al mundo era increíble.  Es cuando mira a Rdall dormir, y mira el reflejo de su rostro en el agua cuando la luz de la luna se lo permitía.

Y mira por primera vez su rostro feliz, sin arrugas por causa de la ira, o ese rostro fruncido que tanto hacía. Al verse notó que las cicatrices ya no estaban, y su rostro se había embellecido.

Se sintió feliz, se percató que en ese lugar… el silencio callaba su mente, callaba todos esos pensamientos sobre ella, callaba los gritos desesperados de su alma cuando la violaron, callaron todo murmullo de muerte o de destrucción. Se sintió en paz, el peso que aun sentía se aliviana, y recordó que todo lo que hizo; el matar a su opresores, el aun sentir ese rencor a los hombres le dividían en su interior. Había pasado tiempo desde aquélla vez, y el abrazo de un hombre había cambiado el sentido de la balanza.

Se levanta y se acerca a él, se acurruca y deja que el calor que desprende el cuerpo de Rdall la arrulle hasta quedarse dormida.

Era de día, y Rdall abrió sus ojos, y no encontró a Carmel en su lugar de descanso. Es cuando escucha unos gritos. Al salir del refugio, la ve a ella gritar y manotear.

— ¡Aquí, por aquí… hey, por aquí!

Ve a la distancia un barco. Pero no cualquier barco, era el barco de Bill Caster, que se dirigía a ellos para salvarlos.

Unos hombres se acercan en botes y los llevan al barco, donde suben por cuerda y son recibidos por el capitán más rico y poderoso del océano amargo.

Una gran cantidad de espadas se dirigían al rostro de Rdall y Bill le pregunta:

— Donde está toda mi gente.

— Están en mi barco.

— ¿Tu barco? ¿Te refieres el Solemno?

—No, el Solemno es el pequeño, me refiero al grande.

Bill se sorprende al saber de qué Rdall tenía un barco volador más grande que el Solmno, y pregunta cuál es ese barco. A lo que responde.

— Elsupremús.

Es entonces cuando hace bajar las espadas y abrasa a Rdall tan fuerte que parecía que se le fuera salir su vida si no lo hacía.

— Eso significa que si tu barco aún está navegando el único lugar a donde podría ir seria…

Y juntos, tanto Rdall como Bill voltearon a ver a Carmel, porque se dirigirían a la isla del exilio pardo.

Bill fijo curso a la isla parda, y mientras se dirigían a ella, Bill hizo entrar en su cabina a Rdall y Carmel para poder hablar.

— Que ironía que ahora sea yo el que solicite la reunión contigo.

— Bueno, esa vez casi me matas.

— incendiaste la colonia. Pero lo pasado en el pasado, parece que ustedes dos se divirtieron juntos en esa isla.

Carmel solo hizo un gesto y no le hablo ni le miro.

Así que yendo al grano, Bill le dice:

— ¿Bueno, ahora… como puedo compensarte? Tengo: dinero, esposas, tierras, lo que pidas mi amigo.

— Vamos a la guerra.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.