<- Actualmente solo registrados A- A A+

RW – Capítulo 564

Capítulo 564. El Embajador del Reino de Graycastle

 

El ruido inundó repentinamente el carruaje, al llegar a la Ciudad de Glow.

Yorko no pudo evitar abrir la cortina para echar un vistazo. Había todo tipo de fachadas de tiendas a ambos lados de la carretera. Algunos de los dueños de los locales habían levantado carpas en el frente, ofreciendo mesas y sillas para que la gente pudiera descansar allí. Algunos tenían sus bienes en el suelo, parándose a su lado y gritando para atraer clientes. La larga calle parecía un mercado.

Por un momento, sintió como si hubiera venido a Ciudad Eagle, que se desarrolló a partir de un mercado, pero pronto pensó en el hecho de que la Reina de Clearwater ya había quemado Ciudad Eagle hasta los cimientos. Y la forma de los altos edificios que se encuentran a lo lejos también sugería que esta ciudad era grande y diferente.

“¿Qué piensas de la ciudad del rey del Reino del Alba?” Preguntó una mujer detrás de él, somnolienta.

“De hecho, es la ciudad de los comerciantes. Incluso un vendedor ambulante está permitido en la calle principal. En el Reino de Graycastle, la patrulla los exprimiría. Me temo que solo los Fiordos pueden competir con tu ciudad.” Exclamó Yorko con admiración.

“¿Los Fiordos?” La mujer resopló. “Solo son porteadores que transportan bienes a lugares remotos y los venden, aprovechando las variaciones de precios en diferentes mercados. Las islas no tienen nada que vender, excepto pescado salado barato.”

“Por supuesto, eres la comerciante más brillante,”

Dijo Yorko y se giró, sonriendo.

“Tú tampoco lo haces mal, mi embajador,” dijo la mujer sonriendo, poniendo sus manos sobre sus hombros.

Esta mujer era una noble comerciante que Yorko conoció en una ciudad fronteriza del Reino del Alba. A diferencia del Reino de Graycastle, la mayoría de los nobles en este reino tenían sus propios negocios y un comerciante rico tenía un estatus de noble ya que la riqueza era comparable a los títulos nobiliarios aquí. El Reino del Alba fue también el principal productor de productos agrícolas y el mayor exportador de textiles entre los cuatro reinos. Yorko se había preparado para su trabajo como embajador, estudiando la historia y las costumbres de este país vecino durante mucho tiempo antes de partir. Sabía que hacerse el tonto de vez en cuando podía complacer a las mujeres, pero siendo un idiota sin conocimiento de nada no podría.

La mujer comerciante se llamaba Denise Payton. Tenía entre 35 y 36 años, pero aun así tenía una piel hermosa, lisa y llena de elasticidad. Tenía su cabello castaño claro recogido, y un mechón de su cabello estaba teñido de púrpura. Yorko lo encontró bastante extraño cuando la vio por primera vez, pero ahora le pareció bastante agradable cuando se acostumbró a ello. Como una mujer noble desatendida que emprendió un largo viaje, Denise estaba naturalmente abierta a todo tipo de diversión.

Yorko tardó solo dos días en hacerse un buen amigo de ella y luego se ganó su afecto con un frasco de perfume. Se apegaron el uno al otro después de una aventura de una noche y viajaron juntos después de eso. Denise incluso lo llevó en su propio carruaje de lujo.

“Oh, sí, ¿cuál es el mejor negocio en la Ciudad de Glow ahora?”

“¿Por qué? ¿Quieres hacer negocios aquí?”

“Debido a mi viejo amigo, no, el respetado rey Wimbledon, probablemente me quedaré aquí por mucho tiempo, 10 años o incluso 20 años. Como es la ciudad de los comerciantes, será mejor que sea uno de ellos, como me dijiste…”

“Los buenos nobles son buenos comerciantes,” añadió Dennis.

“Sí, los buenos nobles son buenos comerciantes. En el Reino de Graycastle, un embajador equivalía a un conde en estatus. Teniendo un título así, ¿cómo no puedo hacer negocios?” Dijo Yorko mientras aplaudía y sonreía.

“Así es. Los productos más populares en el mercado de la ciudad del rey se pueden dividir en dos tipos. Un tipo son los utensilios que se utilizan todos los días, pero no las cosas comunes, como vasos de cristal, gafas, perfumes y telas finas. El segundo tipo son las innovaciones. No hay precios estándar para este tipo de cosas. La cantidad que puedes ganar depende de cuánto les guste a tus clientes. Cada fin de semana se celebran exposiciones comerciales en la ciudad. Las exposiciones de diferentes clases tienen diferentes requisitos de entrada.” Denise susurró al oído de Yorko.

“¡Suena interesante!” Dijo Yorko y sus ojos se iluminaron.

“Es realmente interesante. Nunca sabes lo que verás en las exposiciones. Si estás interesado, te llevaré a la mejor, pero hay otro negocio que ha superado a esos dos tipos recientemente.” Denise hizo una pausa momentánea para despertar su interés y luego continuó, “El comercio de esclavos.”

“¿Esclavos? ¿No son muy comunes para la carga?” Se quedó aturdido por un momento y preguntó.

“Dije ‘recientemente’. Un negocio que no requiere capital es siempre el mejor. ¿Has oído que la iglesia casi ha conquistado el Reino de Wolfheart? Miles de refugiados acuden en masa al Reino del Alba. Puedes llevarlos al mercado y venderlos para ganar mucho dinero. Mientras les ofrezcas comida. Ahora, muchos comerciantes han ido a la frontera para ganar dinero con la marea de refugiados, ya que cuando termine la guerra, no habrá más oportunidades.” La mujer comerciante explicó.

“Pero, ¿por qué fuiste a la frontera del Reino de Graycastle?” Preguntó Yorko.

“No me gusta comerciar con personas… especialmente con mujeres.” Denise se encogió de hombros.

“Entonces, olvídalo. Sin capital no significa sin riesgo. Cuando los refugiados se conviertan en turbas, será un verdadero dolor de cabeza para los comerciantes de esclavos.” Dijo Yorko, sosteniéndola en sus brazos.

“Parece que realmente sabes algo de negocios,” dijo mientras se cubría la boca.

Justo en ese momento, el cochero frente a su carruaje dijo, “Mi señora, hemos llegado al distrito del palacio.”

“Dejémoslo por hoy.” Yorko la besó con fuerza y continuó, “Nuestro tiempo en el camino fue muy dulce, aunque corto. Lo llevaré en mi corazón.”

“¿No quieres venir a mi casa y descansar?” Dijo Denise mientras se lo comía con los ojos.

“No, tengo que irme. Estoy aquí por un asunto oficial.”

Yorko tuvo que rechazarla. Sabiendo que ella estaba casada, él no quería recibir una paliza si su marido descubría algo al visitar a Denise en su casa. Yorko saltó apresuradamente del carruaje y se despidió, diciéndole, “Siento que nos volveremos a ver.”

“También lo creo, y tal vez nos veamos antes de lo que esperas,” dijo mientras levantaba una ceja.

“¿Eh?”

Denise corrió la cortina y se retiró con una sonrisa.

Al ver a Yorko bajarse del carruaje, la delegación emisaria que había seguido a la caravana se dirigió lentamente hacia él. “Realmente te mereces el nombre de Manos Mágicas. ¡¿De qué hablaron todos estos días?!” Hill Fawkes se acercó y exclamó.

Hill fue asignado por Su Majestad Roland para trabajar como guardia de Yorko. No parecía un militar en absoluto, pero incluso Yorko había escuchado que Hill tenía logros meritorios antes. “Negocios, por supuesto. ¿De qué más podría hablar con un comerciante?” Contestó Yorko.

De hecho, los negocios eran solo un tema para iniciar una conversación con la mujer. Saber qué hacía que una mujer se iluminara era la forma más rápida de acercarse a ella y Yorko siempre podía vender lo que una mujer compraba, sin importar el idioma o el regalo.

“¿Qué piensas hacer ahora?”

“Iza la bandera de la Torre Alta y entrega el documento. ¡Diles que ha llegado el embajador del Reino de Graycastle!” Dijo Yorko con un aire de satisfacción.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.