<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 131

Compañero de  la Suerte

Qin Lie se cambió a un nuevo conjunto de ropa y regresó a su puesto de forja. Los nuevos cristales de fuego ya habían sido suministrados cuando él regresó.

Silenciosamente, volvió a tomar su lugar con su expresión indiferente mientras continuaba una nueva ronda de forja de artefactos. Parecía como si los pequeños giros y vueltas que habían ocurrido hace un momento no tuvieran el más mínimo efecto en él.

Muchos discípulos exteriores de la Secta del Armamento le miraron con frialdad, sus expresiones disgustadas.

La expresión de Tong Jihua también era extraña. Su mirada se había alejado de la de Liang Shaoyang cuando empezó a concentrarse en observar Qin Lie. Mientras miraba, se quedó aturdido momentáneamente. Después, subconscientemente comenzó a caminar hacia Qin Lie.

Sus ojos estaban pegados a la bola de metal que estaba dentro del horno frente a Qin Lie. Vio cómo Qin Lie perforaba la bola de metal y luego inyectaba agua y fuego.

Tong Jihua se había movido en silencio. Finalmente se había interesado en Qin Lie y ahora estaba observando cuidadosamente cada movimiento de Qin Lie.

Descubrió que cada vez que Qin Lie añadía materiales espirituales, la forma en que controlaba las llamas para pulir el orbe metálico era muy hábil. Además, cada vez que Qin Lie agarraba materiales espirituales, la forma en que se movía era aparentemente agradable de mirar, como si hubiera hecho repetidamente estas acciones cientos, si no miles de veces….

Estos descubrimientos hicieron que los ojos de Tong Jihua se iluminaran gradualmente.

La figura de Lian Rou apareció en silencio. Ella frunció los labios y se rió suavemente mientras caminaba al lado de Tong Jihua y le saludó suavemente: “Hola, Tío Tong”.

Tong Jihua retiró su mirada de Qin Lie mientras asintió con una sonrisa y preguntó: “¿Has visto a Siqi, esa chica?”

Los ojos de Lian Rou se curvaron en lunas semilunares mientras se reía, haciendo una pregunta en respuesta: “¿Qué ha pasado exactamente ahora? ¿Qué joven heroico fue el que hizo que Siqi perdiera?”

“¿Sí? Ah, éste”, contestó Tong Jihua, señalando a Qin Lie.

La expresión de Lian Rou cambió, ya que ella también se acercó un poco más a Qin Lie y comenzó a observarlo junto con Tong Jihua. Inmediatamente, sus ojos se iluminaron un poco mientras comentaba suavemente: “Este tipo es bastante bueno, eh…”

“Mn.” Tong Jihua y Lian Rou estaban a sólo diez metros de Qin Lie. Bajando la voz, explicó: “Antes, no le prestaba atención. Sólo ahora que lo he observado he descubierto que las técnicas de este chico son bastante experimentadas. Definitivamente ha tenido una buena parte de experiencia en la forja de artefactos. Si no lo he visto mal, es mucho mejor descomponiendo materiales espirituales y controlando las llamas del caldero que muchas de las personas aquí”.

Lian Rou se volvió cada vez más atenta. Ella observaba interiormente cada acción de Qin Lie, observando como Qin Lie pulía meticulosamente su bola de metal y no dejaba pasar ni un solo punto áspero y observando su expresión que estaba tan enfocada que parecía que se había olvidado de sí mismo….

“Si lo hubiera sabido antes, no habría accedido a la petición de Siqi”, murmuró Lian Rou mientras agitaba la cabeza a regañadientes. “Quiere que reserve el número doscientos treinta para ella. Si esta persona es utilizada apropiadamente, definitivamente se convertirá en un gran ayudante que nos ahorrará mucho trabajo. ¡Siqi debe haberse dado cuenta de inmediato y le ha molestado a propósito!”

“Su visión es, en efecto, extrañamente precisa”, dijo Tong Jihua, asintiendo con la cabeza.

“¿Hay otras buenas semillas esta vez?”, preguntó en voz baja Lian Rou.

“Los tres delanteros tampoco están mal”, comentó Tong Jihua mientras señalaba a Liang Shaoyang, Ouyang Jingjing y Yi Yuan.

Justo cuando señaló a Yi Yuan, aunque originalmente les daba la espalda, inesperadamente se dio la vuelta. Yi Yuan sonrió resplandeciente a Lian Rou, exponiendo sus puros dientes blancos mientras decía: “Hermana Lian Rou, ¿no te dije que definitivamente nos encontraríamos de nuevo?”

“¡Yi Yuan!” Lian Rou no pudo contener su asombro mientras gritaba, con su preciosa cara llena de sorpresa: “T-tu, ¿por qué estás aquí?”

Los acontecimientos de hace cinco años resurgieron repentinamente en su mente….

Hace cinco años, Lian Rou había ido al Mar Niebla Púrpura con uno de los ancianos de la Secta del Armamento. En el Mar Niebla Púrpura, conoció a Yi Yuan, su guía durante un tiempo que los había guiado alrededor de los varios lugares excéntricos del Mar Niebla Púrpura mientras recogían un gran número de plantas raras y hierbas espirituales que eran únicas en el área.

Fue durante este tiempo que Yi Yuan encontró en silencio una oportunidad para confesar su amor por ella.

En ese momento, ella, que nunca antes había sido confesada por un extraño, quedó aturdida e inmediatamente lo rechazó. Después, se sintió aterrorizada y había evitado constantemente a Yi Yuan hasta el momento en que estaba a punto de partir, que fue cuando se encontró con él de nuevo.

En ese momento, Yi Yuan había visto como ella abandonaba el Mar Niebla Púrpura. Las únicas palabras que le dejó fueron: “Nos volveremos a ver”.

Cinco años más tarde, justo cuando Lian Rou estaba a punto de olvidar a Yi Yuan, Yi Yuan había vuelto a aparecer repentinamente como un examinando que intentaba entrar en la Secta del Armamento.

—Por ella.

“¿Ustedes dos se conocen?”, preguntó curiosamente Tong Jihua.

La expresión de Lian Rou era muy poco natural cuando asintió con la cabeza, diciendo enérgicamente: “Nos conocimos antes en el Mar Niebla Púrpura”.

“Espero que la Señorita Lian Rou me elija a mí. Estoy dispuesto a ser el asistente de la Señorita Lian Rou y a hacer cualquier cosa por ella”. Frente a más de cien personas, Yi Yuan sonrió brillantemente. Su expresión fue sincera mientras se inclinaba y hacía su petición. Con audacia, expresó su amor, sin que pareciera importarle todas las miradas sorprendidas de la multitud.

“¡Idiota! ¡Loco!”, juró humildemente Lian Rou mientras se marchaba apresuradamente como si estuviera huyendo.

Tong Jihua estaba aturdido. Miró fijamente al audaz grito de Yi Yuan. Después de un buen rato, recuperó los sentidos, murmurando para sí mismo: “Esta vez sí que es interesante”.

Qin Lie, que se había concentrado en forjar artefactos, también detuvo temporalmente sus movimientos por un momento, levantando la cabeza para mirar a Yi Yuan, que estaba frente a él mientras profesaba su amor como si no hubiera nadie más alrededor. Viendo cómo las dos frases de Yi Yuan escandalizaban a Lian Rou, se sorprendió de la misma manera cuando pensó interiormente: “Este tipo normalmente sólo sonríe cuando ve a la gente, pero parece que una persona tan amable como él todavía tiene su propio lado loco…”

“Hermano Qin Bing, la Señorita Lian Rou es alguien a quien ya había reclamado hace cinco años, no debes pelear conmigo por ella”, dijo Yi Yuan, mirando a Qin Lie. Con una sonrisa brillante, saludó a Qin Lie desde lejos, continuando: “La Señorita Tang Siqi es mucho más bella que ella, pero su temperamento también es demasiado vicioso. Espero que el Hermano Qin reduzca su enfoque un poco más y muestre magnanimidad hacia mi Lian Rou…”

Después de su comentario, la multitud se alborotó. En cuanto a los discípulos de la secta exterior de la Secta del Armamento, ya habían empezado a maldecir en voz alta.

“Mierda, al principio este tipo del Mar Niebla Púrpura no parecía nada especial, pero ¿cómo es que se volvió tan loco tan pronto como vio a Lian Rou? ¿Qué clase de lugar cree que es la Secta del Armamento? ¿Vino aquí sólo para encontrar una esposa?”

“¿Sabe lo preciosas que son la Hermana Mayor Tang y la Hermana Mayor Lian Rou? En realidad se atreve a hablar con ese bastardo que quemó a la Hermana Mayor Tang acerca de dividir a nuestras dos hermanas mayores en frente de todos en este gran patio? Este papi ya lleva tres años en la Secta del Armamento y todavía no se atreve a hablar mal de ellos. ¿De qué clase de lugar han saltado estos bastardos?”

“Este papá también se ha quedado mucho tiempo. Es mejor no dejar entrar a estos dos, si no, no los soltaré hasta que estén muertos”.

Todos los discípulos de la Secta del Armamento comenzaron a gritar maldiciones, cada uno lleno de resentimiento impulsado por la justicia. Era como si Yi Yuan y Qin Lie estuviesen arrebatando los tesoros que consideraban suyos.

La mirada de Liang Shaoyang también cambió, ya que él también levantó la cabeza y miró a Yi Yuan.

“¡Loco!” maldijo Ouyang Jingjing.

Yi Yuan se rió a carcajadas. Desde que Lian Rou apareció, parecía que de repente se había convertido en una persona diferente, como si estuviera drogado. (JAjajJAJA)

Yi Yuan no prestó atención alguna a las maldiciones y al ridículo, ya que sólo miró a Qin Lie y continuó: “Puesto que el hermano Qin no está diciendo nada, lo tomaré como si estuvieras de acuerdo. Te lo agradeceré primero.” Apretó las manos y luego se concentró de nuevo en el horno que tenía delante. Toda su persona estaba de buen humor, como si de repente se hubiera llenado de energía y confianza para el futuro.

“Así que también es un loco”, se murmuró Qin Lie a sí mismo. Bajó la cabeza hacia abajo.

Lian Rou regresó nerviosamente a la pequeña casa donde Tang Siqi se estaba aplicando la medicina. Su bonita cara era de un rojo brillante, como si estuviera borracha.

“¡Loco, he conocido a un loco!”, gritó en cuanto entró. Pisando sus pies, continuó diciendo: “Ya han pasado cinco años, pero ese bastardo todavía me sigue rodeando como un fantasma. ¡Él me persiguió hasta la Secta del Armamento!”

“¿Quién?”, preguntó curiosamente Tang Siqi.

“La persona de la que te hablé antes, el tipo del Mar Niebla Púrpura ¡Han pasado cinco años, y él, de hecho, vino esta vez! ¡Maldita sea! Justo ahora, en el gran patio, me pidió que lo escogiera como mi asistente”. La angustia estaba escrita en la cara de Lian Rou mientras decía: “Yo, yo me escapé…”

“¡Hahaha ahahaha!” Tang Siqi agarró su estómago mientras se reía a carcajadas, “¡Eres inesperadamente tan inútil! ¡Si fuera yo, le habría destrozado la cara a ese tipo en pedazos!” Ella agitó su puño con fuerza y repetidamente hizo movimientos de puñetazos, su preciosa cara mostrando una linda y feroz expresión.

“¿Entonces cómo es que no fuiste capaz de romperle la cara al número doscientos treinta? ¿Cómo es que te escondes aquí?”, replicó enfadada Lian Rou, avergonzada.

“Yo- Yo…” La cara de Tang Siqi se enrojeció por completo. Respirando rápidamente, exclamó frustrada: “Ese bastardo quemó mi ropa. Estaba casi completamente expuesao, así que sólo podía retirarme. Tenga la seguridad de que una vez que caiga en mis manos, obtendrá lo que se merece”. Después de hablar de este punto, la expresión de Tang Siqi cambió cuando ella clamó en voz alta: “¿Cómo podemos nosotras dos hermanas aceptar ser intimidadas por los hombres? Definitivamente no dejaré ir a ese número doscientos treinta. ¿Por qué no eliges a ese bastardo que también se atrevió a decir tantas tonterías y lo tiñe de bonito?”

“¡Entonces hagámoslo!” estuvo de acuerdo Lian Rou, apretando el puño. Ella exclamó con firmeza: “¡Yo también voy a traerlo de vuelta!”

……

“El tiempo casi se acaba. El hecho de que uno tenga o no la clasificación para quedarse es cada vez más evidente”, dijo Tong Jihua mientras caminaba hacia el frente después de calcular el tiempo.

Comenzando con Liang Shaoyang, Tong Jihua captaría el artefacto forjado de cada examinando y sentiría la cohesión de su interior. Después, decide si anotará o no el número del examinando.

Cada persona cuyo número fue registrado había aprobado el examen. Si Tong Jihua agitó la cabeza, significaba que el examinado había sido eliminado.

A medida que Tong Jihua tocaba cada artefacto, la gente era constantemente eliminada y sus esperanzas destruidas incesantemente. El número de personas dentro del patio, que originalmente era de más de cien, fue disminuyendo gradualmente.

Liang Shaoyang, Ouyang Jingjing y Yi Yuan, que estaban todos en el frente, tenían expresiones muy relajadas cuando Tong Jihua pasó junto a ellos.

Todos ellos habían visto a Tong Jihua anotar sus números.

Poco después, Tong Jihua llegó al lado de Qin Lie. Después de tocar la superficie lisa de la bola de metal por un momento, sus ojos se iluminaron y miró profundamente a Qin Lie por un segundo antes de registrar también el número correspondiente de Qin Lie, doscientos treinta.

Tong Jihua continuó adelante.

El tiempo pasó volando, y una hora más tarde, sólo quedaban veintiséis personas de pie en el patio.

Aquellos examinandos cuyos números no habían sido registrados, se fueron tímidamente. No tenían la cara para quedarse atrás y esperar a que Tong Jihua anunciara los resultados finales, por lo que hacía tiempo que habían abandonado el patio.

“Veintiséis personas aprobaron el examen. Mañana, los discípulos de la secta interior vendrán y escogerán asistentes de entre ustedes. Si alguno de ustedes es fortuitamente seleccionado, tendrán la oportunidad de experimentar la verdadera forja de artefactos”. La expresión de Tong Jihua era severa mientras continuaba: “Convertirse en asistente de un discípulo de la secta interior y ayudarles a romper y moler sus materiales espirituales, así como ayudarles a forjar artefactos, será de gran ayuda para su propio crecimiento. Espero que todos tengan esta suerte…”

“Anciano Tong, la Señorita. Lian Rou ha enviado una nota.” En ese momento, un discípulo de una secta exterior entregó un pequeño trozo de papel.

Cuando Tong Jihua lo leyó, su expresión de repente se volvió anormal al empezar a reír. Después dijo: “Ya hay hombres afortunados. ¡Número diecinueve, Yi Yuan! ¡Y número doscientos treinta, Qin Bing! Felicidades por ser los dos primeros en ser seleccionados. Después de verlos bien, confío en que sus vidas en el futuro serán ciertamente lujosas.”

Sólo en ese momento Qin Lie comprendió finalmente el propósito detrás de los vagabundeos de Tang Siqi a su lado. Al enterarse de que había sido seleccionado de antemano, no sólo no sintió la más mínima felicidad, sino que también sintió un mal sentimiento florecer dentro de él: “Uh oh…”

Mientras tanto, Yi Yuan estaba realmente eufórico cuando una sonrisa desbordante de alegría apareció en su rostro. Parecía no saber lo que se avecinaba.

Descarga:

10 Comentarios Comentar

  1. Valenod

    Lector

    Nivel 10

    Valenod - hace 4 meses

    Muerte por snub snub para los seleccionados jajajajaja
    Gracias por el capítulo

  2. SIR MONTBLACK

    Lector

    Nivel 10

    SIR MONTBLACK - hace 2 meses

    Interesante.
    🌩🌩🌩🌩⚡⚡⚡⚡.
    ❄❄❄❄ 🌬🌬🌬🌬.
    JAJAJAJAJAJAJAJA
    Lo que les espera.

  3. Maxtrui

    Lector

    Nivel 12

    Maxtrui - hace 5 meses

    Espero que la chica que lo seleccionó solo tenga una personalidad excéntrica y no malas intenciones…

    -Gracias por el capítulo

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.