<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 232

¡No Queda Ningún Sitio Donde Huir!

Cuando las seis Bombas Profundas Terminator explotaron, realmente “terminaron” con la totalidad de la Secta del Armamento en un instante.

La secta exterior de la Secta del Armamento, que había permanecido en pie durante muchos años, fue eliminada inmediatamente. No sólo eso, sino que los numerosos edificios altos que alguna vez existieron allí también habían sido totalmente destruidos.

Las seis grandes fosas abismales habían reemplazado los edificios, hundiéndose en la tierra llena de trozos de carne y hueso. Dentro de todos y cada uno de estos enormes pozos, también había pequeñas chispas de relámpagos y humo negro y espeso que se elevaba desde el fondo.

Jiang Yuan, Fu Zhuohui, Ji Liu, y docenas de otros estaban junto a los quemados y grandes fosos sin expresión, inclinando sus cabezas mientras aparentemente buscaban algo.

En la plaza.

Los tres grandes reverendos y las siete bocas de los ancianos de la secta interior estaban abiertas de par en par, liberando un sonido oscuro e irreconocible.

Estaban todos completamente atónitos.

Cuando las seis Bombas Profundas Terminator explotaron casi simultáneamente, su poder instantáneo fue como el precursor del fin del mundo. Comparado con la explosión que habían visto en el pantano venenoso, éste era al menos diez veces más poderoso.

Cuando las Bombas Profundas Terminator explotaron todas juntas, las violentas y estruendosas ondas de choque que se presionaban unas contra otras podían hacer que incluso el espacio mismo colapsara. ¡Esta elevación en potencia explosiva definitivamente no fue tan simple como la de uno más uno!

Incluso el propio perpetrador, Qin Lie, se sorprendió al ver el tipo de destrucción que causaron estas seis Bombas Profundas Terminator.

¡Ni siquiera él esperaba que la onda expansiva causada por las seis Bombas Profundas Terminator explotando al mismo tiempo pudiera multiplicar su poder destructivo!

“¡Hehehehe! ¡Hehehe!” Xue Li, que estaba sentado debajo de un pilar del patrón espiritual, se estaba riendo muy cómodamente, contento con sus hombros temblando.

Era como si fuera el único que sabía qué tipo de poder devastador se produciría por el efecto sinérgico de la explosión conjunta de las bombas. Era como si esto fuera exactamente lo que esperaba que Qin Lie lograra.

La otra mitad de su alma atrapada dentro del Orbe Supresor de Almas también soltó una débil ola de alegría. Esto hizo que Qin Lie reaccionara cuando interrogó a Xue Li de cerca, “¿Desde el principio, usted sabía cómo las explosiones al unísono multiplicarían su poder?”

“¡Por supuesto que lo sabía!” La extraña risita del alma de Xue Li resonó dentro del Orbe Supresor de Almas sin parar: “Chico, lo hiciste bien, lo hiciste muy bien. Deberías sentirte satisfecho, ¿no? Las seis explosiones de las seis Bombas Profundas Terminator provocaron la pérdida de tres cuartas partes de las elites de las cinco fuerzas. Incluso si la Secta del Armamento termina siendo destruida, puedes contar esto como una venganza por adelantado. ¡Ya no estás en números rojos!”

El verdadero cuerpo de Xue Li miró a Qin Lie con sus ojos ensangrentados antes de sonreír y reír a carcajadas.

De los tres expertos del Reino del Cumplimiento, Zhan Tianyi, Song Siyuan y Xie Zhizhang, que se dispersaron por los bordes de la plaza, las caras de cada uno estaban más conmocionadas que las del otro.

“Esto es…” Xue Zhizhang no pudo encontrar las palabras para expresar el shock en su corazón.

Los rostros de Zhan Tianyi y Song Siyuan se volvieron incomparablemente horribles al ver cómo la secta exterior desaparecía, los seis hoyos salían a la luz de la nada, y la cruel escena que podía compararse con un sangriento purgatorio desde lejos.

Volvieron su atención a Qin Lie al unísono.

“Viejo Yu. Viejo Yu…” Su Ziying aún susurraba como si hubiera perdido su alma.

Los cuerpos de Shu Jingyun y Wu Tuo temblaban mucho con miradas furiosas. Era como si pudieran explotar en cualquier momento.

Los practicantes marciales de la Lanza de Sangre cercanos, Tang Siqi, Lian Rou, y todos los demás discípulos de la Secta del Armamento, tanto internos como externos, abrieron bien los ojos mientras llevaban puestos miradas de extrema incredulidad.

La explosión de hoy fue el mayor desastre que habían visto en sus vidas. Estaba tan profundamente impreso en sus mentes que tal vez nunca podrían olvidar este evento impactante por el resto de sus vidas.

“¡Ah! ¡Aaaaaah!”

De repente, un grito loco vino del fondo de uno de los pozos enormes.

Bajo el foso negruzco, donde yacían muchos cadáveres quemados, una figura despeinada, carbonizada y humeante saltó mientras mostraba sus colmillos como un fantasma.

“¡Qin Lie! Te cortaré en mil pedazos, te arrancaré la piel, te arrancaré los tendones y usaré tu sangre para hacer vino para beber todos los días”. Una horrible voz salió de su boca y atravesó el cielo. Luego se abalanzó sobre Qin Lie.

“¡La vieja bruja vivió de eso!” La expresión de Qin Lie cambió.

La horrible figura de Jiu Liuyu sobrevivió a la explosión. Fue arrojada al fondo del pozo profundo y enterrada bajo muchos cadáveres.

“¡Muévanse, todos ustedes! ¡Capturen a este mocoso vivo! ¡Voy a masticar sus huesos en pedazos y me los tragaré todos!” Ji Liu aulló como un animal.

“¡Capturen a este chico vivo! ¡Forjarlo hasta la muerte con la tortura más cruel!” Ordenó Jiang Yuan.

Todos los demás practicantes marciales de las cinco fuerzas se volvieron locos instantáneamente y corrieron hacia Qin Lie desde todas las direcciones. Cada uno de ellos llevaba ojos que ardían con una loca intención de matar.

La explosión de seis Bombas Profundas Terminator había destruido tres cuartas partes de las elites de las cinco fuerzas. Estas fuerzas de Hierro Negro sufrieron un golpe devastador y podrían no ser capaces de recuperarse ni siquiera después de unas pocas décadas debido a estas seis explosiones.

Ahora, sin importar si la Secta del Armamento perecerá al final o cuánta riqueza robaron de la Secta del Armamento, ya no podrían recuperar sus pérdidas.

Se podría decir que habían perdido horriblemente en esta guerra. Incluso si asesinaron hasta la última persona en la Secta del Armamento, este resultado no pudo ser cambiado.

¡Todo esto se debió a Qin Lie!

Fue debido a la explosión de las seis devastadoras Bombas Profundas Terminator que su arduo trabajo se había desperdiciado. Fue debido a esas mismas bombas que se habían tragado de antemano el fruto más amargo de la derrota.

Si no podían torturar a Qin Lie hasta la muerte, entonces ¿cómo iban a eliminar el odio en sus corazones? ¿Cómo iban a enfrentar a sus hermanos y hermanas muertos?

Mientras corrían hacia Qin Lie desde todas las direcciones, no se dieron cuenta de que la sangre fresca de todos los cadáveres había pasado rápidamente a la clandestinidad sin dejar rastro. Tampoco notaron la sonrisa que le crecía a Xue Li en la cara.

“¡Vamos!”

Viendo que todo el mundo se apresuraba hacia él, la expresión de Qin Lie cambió al agarrar el Ojo de Escarcha y prepararse para retirarse.

Su verdadero reino estaba justo en la última etapa del Reino Apertura Natal después de todo. Cualquiera de los atacantes que se acercaban tenía suficiente fuerza para matarlo. Si se quedaba dónde estaba, entonces sería realmente un tonto que no valoraba su vida.

“¡Agarra mis hombros!” Gritó Qin Lie.

Mientras la multitud se apresuraba a atacarlos, Tang Siqi y Lian Rou se sorprendieron al agarrar instintivamente sus hombros tan pronto como escucharon su voz.

¡Qin Lie activó el Ojo de Escarcha!

La luz helada y cristalina lo envolvía a él, a Tang Siqi y a Lian Rou, mientras el frío de los huesos subía continuamente por sus cuerpos, congelándolos instantáneamente.

Sin embargo, sus cuerpos no se volvieron invisibles. La extraña energía que podía torcer el espacio mismo no se formó.

¡El Ojo de Escarcha había fallado por primera vez!

Después de haber estado calmada y tranquila durante tanto tiempo, una luz de choque apareció abruptamente en los ojos de Qin Lie. ¡Realmente no pudo escapar con el Ojo de Escarcha!

“Chico, parece que tienes un tesoro espiritual que puede teletransportarte al instante a miles de kilómetros de distancia.” La voz del alma de Xue Li volvió a aparecer en su cabeza: “Pero puede que hayas calculado mal esta vez. Todos los tesoros de este tipo sólo pueden funcionar sobre la base de que el espacio es estable…”

“Sin embargo, las seis Bombas Profundas Terminator que acaban de encender han destruido y retorcido completamente el espacio en esta área, desestabilizándolo. Según mi experiencia, pasará por lo menos medio mes antes de que el espacio dentro de un radio de cien millas pueda estabilizarse completamente. Por lo tanto, te aconsejo que abandones tus bonitos planes pronto”, dijo Xue Li en voz baja.

Qin Lie estaba más que asustado por las palabras de Xue Li.

¿Cómo podría escapar del horrible destino de ser desollado vivo y de que le arrancaran los tendones después de perder la capacidad de teletransportación instantánea del Ojo de Escarcha?

“¡Cogednos a los tres y evacuad inmediatamente la Secta del Armamento!”, gritó dentro del Orbe de Supresión de Almas.

“Con tres practicantes del Reino del Cumplimiento protegiendo este lugar, sería bastante difícil para mí escapar, y mucho menos para ustedes tres juntos.” El alma de Xue Li rápidamente transmitió el mensaje dentro de su cabeza, “Deja de pensar en escapar. Quédate aquí y lucha hasta el final”.

Los pozos gigantes que se extendían desde la secta exterior hasta el pie del Volcán de la Llama no estaban ni demasiado lejos ni demasiado cerca. Por lo tanto, los viciosos practicantes marciales que se precipitan en su dirección no los alcanzarían inmediatamente.

Incluso Jiu Liuyu, que era la más rápida, estaba a un kilómetro de Qin Lie. Sin embargo, había una espeluznante aura de profundo yin en su cuerpo que ya le había rodeado como si el cielo presionase sobre él, haciendo que incluso su alma sintiese que estaba siendo reprimida.

“¡Voy a matarlo!” Su Ziying gritaba una y otra vez.

Sin embargo, una planta demoníaca y sangrienta apareció de la nada desde abajo y enredó fuertemente sus piernas, inmovilizándola.

Los otros dos, Shi Jingyun y Wu Tuo, se enfrentaban al mismo problema. Sus patas también habían sido arraigadas por las sanguinolentas plantas parecidas a la vid.

“Señor, ¿qué significa esto? Zhan Tianyi frunció el ceño.

“Espero que puedas mantener tu promesa. Mientras nosotros tres nos quedemos aquí, no interferirás”. Dijo solemnemente Zhan Tianyi.

Xue Li se rió extrañamente, “¡Relájate, la confianza es mi segundo nombre! Mientras no te muevas, yo tampoco me moveré”.

Mientras hablaba, los pensamientos de su otra alma resonaban dentro del Orbe Supresor de Almas dentro de la cabeza de Qin Lie otra vez, “Originalmente, no planeaba contarte los secretos detrás de los doce pilares del patrón espiritual ya que aún no habías llegado al Reino de la Manifestación. Pero después de considerar que los sonidos explosivos de tus seis Bombas Profundas Terminator fueron tan agradables a mis oídos, ¡he decidido decirte esto de antemano! ¡Escucha bien!”

El cuerpo de Qin Lie se apretó mientras instantáneamente reunía toda su atención y escuchaba la voz de Xue Li dentro del Orbe Supresor de Almas.

“¡Qin Lie! ¡Qin Lie! ¿Qué debemos hacer? ¡Nos están atacando!” La delicada cara de Lian Rou se vio forjada por la desesperación y la preocupación mientras ella exclamaba continuamente en un tono bajo a su lado.

Mientras tanto, Tang Siqi agarró fuertemente los hombros de Qin Lie. Una mirada decidida apareció en su hermoso rostro.

En ese momento, ella incluso miró una de las cuevas a mitad de camino hacia la caverna de la montaña- Qin Lie.

¡Ling Yushi y Ling Xuanxuan estaban dentro de esa cueva ahora mismo!

Tang Siqi agarró aún más fuerte los hombros de Qin Lie y miró la cueva desde lejos. A medida que más y más gente viciosa se acercaba a ellos, ella sintió un pequeño indicio de placer dentro de su corazón. “Al menos, soy yo quien está con él ahora mismo. Que podamos morir juntos… significa que ya te he vencido.”

“¡Qin Lie!”

Los tres grandes reverendos y los siete grandes ancianos gritaron al unísono.

En sus ojos, como si hubiera quedado aturdido, Qin Lie estaba allí inmóvil, con los ojos vacíos, mirando como si hubiese perdido su alma.

“No había experimentado una escena tan grande después de todo. Todavía era un poco demasiado joven.” Xie Zhizhang retiró la mirada después de mirarle.

También pensó que Qin Lie se había quedado atónito.

N/T: (Les daría un capítulo extra, pero se quedaran con aún mas duda)

Descarga:

12 Comentarios Comentar

  1. SIR MONTBLACK

    Lector

    Nivel 10

    SIR MONTBLACK - hace 1 mes

    Interesante.
    🌩🌩🌩🌩⚡⚡⚡⚡.
    ❄❄❄❄ 🌬🌬🌬🌬.
    🌎🌎🌎🌎🗻🗻🗻🗻.
    Esta Wafle finalmente lo admite.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.