<- Actualmente solo registrados A- A A+

SE – Capítulo 90

Capítulo 90 – Grupo Mercenario Yuan Bao

 

– ¿Está bien entrenar con nosotros y abandonar a tanta gente?– Li Mingyu miró hacia las puertas de la ciudad.

– ¡Si me hubiera quedado, entonces no habría estado bien!– Claire frunció el ceño, molesta. ¡En realidad había sido atrapada por ese viejo zorro! Y ella había sido atrapada ante tanta gente y no podía resistirse en absoluto.

No entendía por qué el Papa quería llevarla hacia el lado del Templo de la Luz, pero una cosa era segura: definitivamente no podía ser que el Papa fuera impulsivo por un momento. ¿Estaba relacionado con Leng Lingyun investigando la anomalía de ese día? No importa qué, dejar atrás la disputa fue bueno. Estar atrapada entre la autoridad real y el derecho divino definitivamente sería incómodo.

La alineación de este grupo de mercenarios rara vez se veía. Claire pretendía ser una arquera, Summer era una ladrona, Qiao Chunxin era una verdadera arquera, Jean era un guerrero, Walter era un Mago Oscuro, Ben iba a ser guerrero y mago, y Camille era un asesino narcisista y loco. En cualquier caso, era una alineación con variedad, con todo tipo de clases. En la superficie, Li Mingyu y Li Yuewen eran el empleador de su grupo mercenario.

–Pequeño leopardo, ven– Claire alargó la mano y llamó al leopardo del viento que los seguía por detrás. Ella montó sobre él.

–Ah, traidora. ¿No dijiste que ibas a entrenar?– Summer inmediatamente protestó. Todos caminaban mientras Claire, ese tipa, en realidad iba sobre una montura.

–Entrenando no solo el cuerpo, sino también la fuerza de voluntad. Si te molesta una cosa tan pequeña, nuestro comandante secundario, Camille, se enojará –, dijo Claire débilmente.

Inmediatamente, Summer sintió que un viento frío soplaba extrañamente detrás de ella. Dándose la vuelta, vio la cálida y gentil sonrisa de Camille. Summer se estremeció y siguió sintiendo que esta persona era muy peligrosa, realmente peligrosa. Summer dejó de hablar sensiblemente y corrió al lado de Claire.

Y así, el pequeño grupo de mercenarios salió pacíficamente de la capital y se dirigió a la siguiente ciudad. La ondulación azul apuntaba hacia la frontera de Belruk.

Claire levantó la vista justo cuando soplaba el viento, soplando ligeramente su flequillo. Todo se hizo claro a la vez.

Su nueva vida había comenzado justo ahora.

El grupo parecía que eran solo un grupo mercenario ordinario. Las personas que atrajeron la mayor atención fueron los hermanos Li. Su aspecto sobresaliente y su aire extraordinario atrajeron muchas miradas. Cada vez que iban a un lugar nuevo, la gente no podía evitar mirar.

Pero hoy fue una excepción. Todos vieron a muchas personas huir frenéticamente de la puerta de la ciudad y quedaron perplejos. La ciudad ante ellos era la tercera ciudad portuaria de Amparkland, Aguas Placidas, siempre fue próspera y pacífica, un importante mercado comercial. Por lo general, había una corriente interminable de hombres de negocios entrando o saliendo, pero hoy, actuaron como si estuvieran siendo perseguidos por fantasmas, como si quisieran poder hacer crecer alas y volar lejos.

–Ah, espera…– Summer intentó preguntarle a alguien, pero hicieron oídos sordos, huyendo sin dejar rastro sosteniendo una bolsa de algo.

Li Mingyu y Li Yuewen también querían preguntarle a la gente que pasaba, pero todos los ignoran, solo corren como si su vida dependiera de ello. Los carruajes también se apresuraban continuamente, creando grietas en el suelo. ¡Toda la ciudad era muy caótica!

– ¡Ben!– Claire llamó. Ben entendió, inmediatamente agarrando a un transeúnte corriendo, levantándolo directamente.

– ¿Qué estás haciendo? ¡Déjame ir!– La persona que Ben estaba levantando pateó temerosamente sus piernas que estaban suspendidas en el aire, gritando enojado.

–Te dejaremos ir después de que respondas una pregunta–. Claire levantó una ceja.

–Es imposible salir al mar, correr por tu vida rápidamente. ¡El puerto ya ha sido sumergido, hay una bestia marina que se vuelve loca y sigue atacando el puerto! Y ha convocado a muchas otras bestias marinas. ¡Es una catástrofe, una gran catástrofe! Corre por tu vida–. La persona dijo todo con impaciencia a la vez sin que Claire preguntara. –El señor de la ciudad ha pedido ayuda, pero no ha habido ninguna respuesta todo el tiempo. Me temo que cuando llegue la gente del Templo de la Luz, este lugar estará completamente sumergido. Por favor, déjame ir–. La persona sintió que el cielo se estaba cayendo, deseando ansiosamente poder librarse de las garras de Ben.

Claire asintió, Ben lanzó ligeramente, y la persona fue arrojada lejos. Cuando aterrizó, inmediatamente se recupero. Sin siquiera tomarse el tiempo para limpiar la suciedad, corrió apresuradamente hacia adelante. Parecía que estaba muy contento de que Ben lo hubiera arrojado tan lejos.

– ¿Por qué el puerto sería atacado por bestias marinas sin razón?– Li Yuewen frunció el ceño, perpleja mientras miraba hacia la caótica entrada de la ciudad.

–Debemos salir al mar–, dijo Li Mingyu con resolución, mirando hacia la entrada de la ciudad.

–Entonces primero tenemos que ver qué está pasando–. Claire desmontó el leopardo de viento con el pequeño y exquisito arco mágico que Cliff le había dado y caminó hacia las puertas de la ciudad, tomando la delantera.

Todos la seguían de cerca.

Cuando entraron por las puertas, toda la ciudad estaba en caos. Las tiendas se cerraban apresuradamente, muchas personas en las calles corrían con bolsas grandes y pequeñas bolsas de equipaje, corriendo apresuradamente hacia las puertas de la ciudad. Algunos soldados seguían órdenes, pero no podían detener la frenética huida de los residentes enloquecidos.

– ¿Dónde está tu señor de la ciudad?– Jean agarró a un soldado que estaba tratando de calmar a los residentes.

– ¿Quiénes son ustedes?– El soldado frunció el ceño, molesto al ver a la persona descortés ante él.

– ¡Te estamos haciendo una pregunta, respóndela!– Una luz fría brilló en los ojos de Li Yuewen, mostrando instantáneamente la intención de matar, haciendo que el soldado temblara un poco internamente.

El soldado respondió de inmediato obedientemente. –En, en la muralla de la ciudad. Trajo magos para luchar contra las bestias marinas.

–Vamos a ver–, dijo Claire, mirando hacia la alta muralla de la ciudad a lo lejos.

Una vez que todos llegaron, la muralla de la ciudad estaba estrictamente vigilada por soldados todos con expresiones solemnes. El sonido aterrador de los maremotos provenía de más allá de la muralla de la ciudad, el sonido de enormes olas chapoteando en la muralla de la ciudad, alarmando al miedo.

–Detente, ¿quiénes son ustedes?– Se acercó una persona que parecía un capitán, bloqueando solemnemente al grupo de Claire. –Su señoría actualmente se resiste a la bestia marina enloquecida con magos, la gente normal no puede acercarse.

–También tenemos magos y queremos ayudar al señor de la ciudad–, dijo Claire insípidamente. –Cuanta más gente, mejor. Los magos de nuestro grupo de mercenarios son muy poderosos.

El capitán miró a Claire dubitativamente. Esta chica ordinaria no tenía características definitorias, alguien que no podrías encontrar en medio de una multitud. Luego evaluó a la gente detrás de Claire. Ninguno de ellos parecía fuera de lo común y no parecía que fueran nada sobresaliente. El capitán dudó y no dijo nada.

* Rugido…… *

De repente, un rugido estremecedor y aterrador sonó desde más allá de la muralla de la ciudad, seguido de una fuerte explosión. Un maremoto gigante golpeó la muralla de la ciudad. La muralla de la ciudad parecía estar a punto de derrumbarse.

– ¡Capitán, la bestia mágica se volvió loca otra vez!–, Gritó un soldado cercano con miedo. Era un joven soldado y todavía parecía un tanto infantil, con los ojos llenos de terror. Al ver esto, el corazón del capitán se volvió algo complejo.

–Bien. ¿Puedo preguntar qué grupo de mercenarios eres? Al igual que lo dicho, cuanto más, mejor. Espero que puedan ser de ayuda para mi señor y los magos–. El capitán finalmente se movió para dejarlos pasar.

–Grupo Mercenario Yuan Bao–, dijo Claire con indiferencia, luego llevó a todos a escalar la muralla de la ciudad.

– ¿Grupo Mercenario Yuan Bao?– El capitán parpadeó, mirando escéptico al grupo de Claire desde atrás. ¿Qué clase de nombre extraño era este? Nunca antes había oído hablar de este grupo de mercenarios. Esperaba que no desperdiciaran su vida en vano. El capitán miró hacia el cielo nublado, rezando de corazón, esperando que la ayuda militar llegara pronto. Si continuaba así, toda la ciudad iba a estar sumergida.

Una vez que Claire y ellos treparon por el muro, vieron que ya era solo un vasto cuerpo de agua más allá de la ciudad. Solo se pudieron ver unos pocos mástiles altos, lo que demuestra que anteriormente había sido un puerto próspero. Una fila de personas estaba parada en la muralla de la ciudad, ya completamente empapada de agua de mar.

Había un hombre de mediana edad que parecía completamente serio y frenético con los puños apretados mientras veía la situación a continuación. A su lado, dos guerreros agarraban sus espadas con fuerza, protegiendo su seguridad. Probablemente era el señor de la ciudad en ese momento y las personas que estaban a su lado, los magos que actualmente luchaban ferozmente.

Su amplia túnica mágica había sido empapada, haciéndoles cortar una figura triste cuando se pegó a su cuerpo. Todos estaban cantando hechizos rápidamente para atacar, todos exhaustos y casi incapaces de soportarlo.

Claire movió su mirada hacia adelante y vio una bestia marina blanca cremosa que se retorcía entre las olas, rugiendo. La bestia marina gigante tenía no menos de tres metros de altura, diez extremidades ondeaban locamente en el aire. A su alrededor parecía haber muchas bestias marinas menos notables que también rugían y se retorcían locamente.

¿Por qué la bestia marina parecía un pulpo?

Claire frunció el ceño al ver la situación ante ella, reflexionando. Las bestias marinas, seres relativamente fuertes, básicamente nunca atacaron la tierra sin razón. ¿Por qué apareció una situación tan inusual aquí?

– ¿Quienes son ustedes? ¡No es seguro aquí, váyanse inmediatamente!– Al momento siguiente, una voz digna pero preocupada rompió el hilo de pensamiento de Claire.

Claire se volvió para ver la mirada solemne pero preocupada del hombre de mediana edad.

– ¿Eres el señor de la ciudad?– Claire no se retiró y se acercó más cerca.

– ¡Quién eres, no puedes ser irrespetuoso con el señor de la ciudad!– Un guerrero al lado del hombre de mediana edad frunció el ceño y gritó. Se puso alerta cuando vio a Claire acercarse.

–Cierra la boca–. El señor de la ciudad gritó, frunciendo el ceño y disgustado con el guardaespaldas. Luego se volvió hacia Claire y dijo. –Niña, este lugar no es para que vengas. Déjalo rápidamente. Si no podemos contener a las bestias marinas, entonces las consecuencias serán impensables. Deberías irte rápidamente con tus compañeros–. El señor de la ciudad pudo ver con una mirada que Claire era la líder del grupo.

–Somos el Grupo Mercenario Yuan Bao. ¿Qué pasa si no puedes contener los ataques de las bestias mágicas?–. Preguntó Claire sin prisa, entrecerrando los ojos para ver a la bestia marina y las olas no tan lejanas retorciéndose.

 

¡Por razones técnicas SolcarJ necesita los ingresos de los link acortados!

¡Úsalos, todos los ingresos serán reflejados en packs cada vez que cobre!

Capitulo 89
Bonus Pack
Capitulo 91

 
 
 
 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.