Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 147: ¿Hizo la entrada a propósito?

Capítulo 147: ¿Hizo la entrada a propósito?

Mirando los edificios pasar, Aurora bostezo suavemente.

“¿Cansada?” Pregunto Cithrel con curiosidad y con un tono serio, regaño. “No deberías haberte quedado despierta para arreglar todo tu trabajo.”

A su lado Alice asintió y señalo. “Tampoco realizar tantas misiones diarias.”

Esta vez fue Aurora quien miro dudosa a ambas.

“Ustedes también me acompañaron a realizar misiones diarias.” Se excusó Aurora y encogiéndose de hombros, comento. “Además, tengo unas largas vacaciones por delante.”

Ya se estaban dirigiendo a los portales cosmos para viajar a Sudamérica.

No sabía cuándo tardaría el torneo en finalizar, pero de lo que estaba seguro era de que no podría volver a áfrica por un tiempo.

En realidad, era posible, ya que también se encontraban portales cosmos en el imperio Sudamericano, aun así, debido a su trabajo de encargarse de Cithrel y las tareas de esta última, su tiempo se reduciría.

Es por eso que se tomó la primera semana de noviembre en el que los estudiantes encargaban sus armaduras y objetos dados como recompensa, para realizar todas las misiones posibles.

Claro, Cithrel, Venali y Alice la acompañaron a realizar misiones diarias, pero Aurora también tenía trabajo de escritorio de vez en cuando.

Además, no solo se quedó trabajando a la noche, sino que también entreno con sus maestros durante varias horas y en este momento estaba demostrando su cansancio acumulado.

Cithrel agito su cabeza con una sonrisa ante su respuesta.

A diferencia de ellas que tenían trabajo ya sea como apoyo, entrenador o participante… Aurora, estaba desocupada.

El rol que le dieron para viajar con los participantes fue insignificante y sin tanto trabajo.

Cuando llegaron pudieron notar que todos los participantes y el equipo de apoyo estaba presente cerca de la entrada de los Portales Cosmos.

Estos portales facilitaron los viajes de una manera impresionante y ahora viajarían al continente americano tan solo en un parpadeo.

Edward y los estudiantes de tercer año presentes se encargaron de organizar todo mientras que el Director Vincent hablaba con sus estudiantes.

El Director era un hombre agradable que se llevaba muy bien con los estudiantes y era muy conocedor, lo que hizo que los estudiantes de primer año que no lo conocían muy bien se acercaran cómodamente.

Todos llegaron varios minutos antes, así que cuando llego la hora indicada ya estaban todos presentes.

“Vamos.” Ordeno el Director Vincent invitándolos a todos para viajar.

Ya se había arreglado los ‘boletos’ para los portales cosmos, así que solo estuvieron que esperar en la fila y luego adentrarse a ese portal traslúcido celeste.

Caminando unos pasos, ellos ya habían llegado al Imperio Sudamericano.

“Estamos en la Ciudad Elelín como es conocida comúnmente. Esta es la joya del emperador y es aquí en donde se realizará el torneo internacional.” Explico el Director Vincent con un tono claro.

Todos los estudiantes conocían cuál era su destino, pero el Director Vincent solo continúo guiando.

“Los asistentes seguramente les explicaran más.” Dijo el Director Vincent señalando a los asistentes que se acercaban.

“¡Bienvenidos jóvenes estudiantes!” Exclamo el asistente a cargo de su academia.

El asistente se presentó y luego al ver las miradas curiosas de los estudiantes deseosos de explorar el exterior los invito al estacionamiento en donde se subieron a un autobús.

Sentándose con su glotona amiga, Aurora miro hacia adelante donde el asistente estaba dando una señal para que se empezara a conducir.

Saliendo del aparcamiento vieron varios grandes edificios y un cielo azul muy limpio.

“La Ciudad Elelín, ¿no es bonita?” Pregunto el asistente y con una sonrisa, explico. “Estamos en el centro de las amazonas, en la antigua ciudad ‘Manaos’. Debido al ‘Gran Cataclismo’ y la situación de las amazonas, esta ciudad fue abandonada hace varios años.”

La mayoría de las ciudades en el centro de las amazonas fueron abandonadas y tenía sentido cuando en este lugar empezaron a aparecer criaturas y bestias mágicas salvajes.

A diferencia del bosque mágico las amazonas no se extendieron para cubrir toda Sudamérica, pero la naturaleza se hizo más frondosa y las criaturas más salvajes.

Era un lugar peligroso en donde todo tipo de criaturas se encontraban y en donde el peligro rondaba por todas partes.

“Fue hasta que el Emperador Víctor unifico Sudamérica que se pudo hacer frente a ese desastre y ahora el mismo Emperador ha patrocinado la creación de esta ciudad en las ruinas de otra ciudad.” Agrego el asistente con una sonrisa sincera.

Fue hace solo cuatro años que el Emperador Víctor empezó a unificar Sudamérica, pero fue recibido con los brazos abiertos.

La corrupción de los antiguos países sudamericanos era muy bien conocida.

Gobernantes ineptos, caos y corrupción hizo que las personas no pudieran soportarlo.

El populismo que antes era tan común en esos gobiernos y esa división que siempre creaban entre su gente, fue inútil cuando todos estaban en la misma bolsa.

Una bolsa que proyectaba la caída de sus países como en áfrica.

Que los gobiernos usaran a los usuarios de habilidades imponiendo fuertes restricciones tampoco fue de ayuda cuando más usuarios de habilidades empezaban a abandonar sus países.

Fue en ese momento que apareció un luchador de Rango SSS… Poder, fuerza y carisma.

Ante los pocos individuos de Rango SSS en el mundo, ¿quién se intentó oponer?

Nadie.

Los ejércitos se rindieron y los países cayeron ante su poder mientras que sus seguidores aumentaban en número.

Ante la duda de si era mejor un gobierno que literalmente los altos mandos estaban en países seguros o un país en donde el gobernante estaba al frente de la situación… Todos eligieron esa segunda opción.

Y no fallo, ya que ahora el Imperio Sudamericano estaba progresando.

El asistente no dio explicaciones con inclinaciones políticas y favoritismo, sino que comento sobre la ciudad con bastante orgullo.

Esta ciudad no fue construida por el imperio como gobierno, sino que el mismo emperador dio de su bolsillo para pagar esta ciudad tal como él deseaba.

Era por esa razón que fue conocida como la ‘Joya del Emperador’.

En el centro de las amazonas gremios de aventureros y empresas llegaron deseando hacer uso de los recursos de estas áreas.

Viajando entre medios de grandes y altos edificios de todo tipo, el asistente señalaba a veces edificios de grandes empresas o sucursales de gremios poderosos.

La ciudad era grande y bastante poblada, pero ellos se dirigieron al límite de la ciudad en donde en el área se empezaron a revelar diferentes arenas y áreas muy inclinadas a los usuarios de habilidades.

“Esta área fue recientemente construida. Aquí encontraran las arenas en la que se enfrentaran, pero también por toda el área verán tiendas de todo tipo. Armas, armaduras, alquimia, objetos mágicos, artefactos y decenas de otras tiendas.” Informo el asistente y con una sonrisa, agrego. “Cuando lleguemos su hotel se les enviara un mapa con todos los lugares interesantes que tienen para visitar.”

A pesar de que dijo ‘recientemente’ construida, este lugar era impresionante a la vista, pero también muy agradable.

No solo se encontraban tiendas de armas, sino que también se podían ver restaurantes o lugares de entretenimiento menores.

Esta área estaba diseñada para recibir un torneo y darle a los participantes y visitantes todo lo que necesitaban en los alrededores.

Las calles estaban abarrotadas y no todos eran latinoamericanos, sino que muchos de ellos eran extranjeros.

Era muy posible que esos fueran turistas que fueron atraídos por el torneo internacional.

Algunas arenas eran enormes y se extendían con diferentes diseños lo que hizo que los participantes empezaran a sentir curiosidad sobre el formato de los combates.

El asistente noto eso y explico. “Hoy a la noche tendremos la fiesta de apertura en donde se les explicara todos los combates y conocerán a las otras academias participantes.”

La emoción despertó entre algunos estudiantes.

Mientras el viaje continuaba el autobús se detuvo en un gran hotel.

“Dejen sus pertenencias en sus habitaciones y si lo desean luego pueden dirigirse a explorar los alrededores.” Dijo el Director Vincent con una sonrisa.

La emoción solo aumento.

******

“Wow…”

Aurora no pudo evitar exclamar al ver los alrededores de la ciudad.

Se encontraba en unos de los edificios más alto en el que los turistas podían ver toda la ciudad.

La Ciudad Elelín se encontraba en el centro de las amazonas y rodeándola se encontraba una gran muralla mientras que más allá solo se podía ver el verdor de las amazonas.

Verde y más verde… Una vista ilimitada de frondosidad verde.

Ella se había encontrado con estas vistas en el bosque mágico, pero la diferencia radical es que esta ciudad estaba rodeada de verde sin caminos terrestre para conectarla a sus territorios.

“¿Cómo viajan?” Pregunto Venali con curiosidad.

“En las carreteras principales hay grandes portales que conectan un lado con el otro como si fuera un túnel.” Explico Alice comiendo sus papitas y mirando los alrededores, murmuro. “Bastante impresionante para alardear. Se nota la razón por la cual el Emperador tuvo que gastar su dinero.”

Estaban en medio de las amazonas rodeada de esos frondosos árboles y peor aún de innumerables enemigos y criaturas.

Estaba claro de la razón por la cual no parecía tan beneficioso apoyar tal construcción y el Emperador decidió pagar por sí mismo.

Las únicas formas de conectarse eran los portales cosmos, los portales personales y por medio de portales en las carreteras que abrían un camino terrestre.

Volar o caminar era nada más que suicida.

A diferencia del bosque mágico, en esta área las criaturas eran más salvajes debido a que era un lugar de anarquía en donde nadie controlaba la situación.

Seguramente se encontrarían algunas especies de bestia mágica inteligentes que tenía su propia sociedad, pero los lobos solitarios eran los más comunes.

Eso era lo que Aurora conocía de este lugar a pesar de que no había entrado nunca.

“Esperaba un palacio, pero no veo ninguno…” Murmuro Cithrel mirando por los alrededores.

De este lugar se podía ver toda la ciudad, pero igualmente no podía verse un gran palacio majestuoso que uno esperaría cuando escucha el término ‘Emperador’.

Mirando los alrededores pudo notar que el comentario de Cithrel era acertado.

Se encontraban edificios altos y majestuosos, a lo lejos se encontraban algunas pequeñas mansiones elegantes, pero no se encontraba nada como un ‘palacio’.

Incluso a los señores de la guerra de Rango S, le gustaba alardear de su autoridad y poder con construcciones majestuosas, pero aquí no había un palacio como se esperaría de alguien que era conocido como ‘Emperador’.

“¿Por qué se reúnen en esa zona?” Pregunto Venali con curiosidad dirigiendo su mirada a otra parte.

Ahora solo estaban ellos cuatro explorando por su cuenta, así que Venali se soltaba un poco más.

La mirada de Venali estaba en el límite de la gran muralla en el que había una gran plataforma vacía rodeado de muchas personas.

A su alrededor las personas empezaban a dirigirse a esa área.

A pesar de que había miradores, ellos pudieron ver con total claridad que se reunían en el área.

Aurora miro su reloj holográfico los lugares designados como turísticos y en esa área solo tuvo una corta descripción de un área en donde los fines de semana se podía ver al emperador.

“¿Vamos?” Pregunto Cithrel curiosa.

La respuesta fue bajar por el ascensor y dirigirse a esa zona como cientos de otras personas.

Cuando llegaron pudieron notar a Érica y los demás que le dieron un lugar para mirar desde el frente.

Esta área era una plataforma cerca de la muralla, pero no tenía nada de impresionante.

Aurora miro por los alrededores como los demás y solo noto turistas o estudiantes de otras academias, pero no vio nada notable.

Tras cinco minutos esperando, el primer movimiento llego.

Fue un auto negro que se acercó al frente de la plataforma en donde nadie interrumpía el paso.

El auto se abrió y una mujer de largas orejas y una belleza sin igual, salió vestida como una secretaria.

“¿La conoces?” Pregunto Érica con curiosidad cuando vio a Cithrel mirar a la elfa curiosa.

“No, a pesar de que soy un medio elfo no conozco a todos los elfos de Terra nova.” Respondió Cithrel con una sonrisa entretenida que hizo que Érica se avergonzara a su pregunta, aun así, murmuro. “Aunque tiene una apariencia llamativa.”

La mujer no solo tenía una figura delgada y una atmósfera seria, sino que su cabello y ojos eran ligeramente blancos.

Aurora pensó que era una elfa con albinismo, ya que poseía esas características tan notables.

Fue en ese momento que todos observaban a esa elfa, que la tierra empezó a temblar y las expresiones de los presentes cambiaron.

Sin embargo, antes de que pudieran reaccionar hubo un fuerte temblor y al momento siguiente vieron a una figura extraña descender a la plataforma.

“…”

No hubo explosiones cuando esa figura cayó al suelo, sino que momentos antes había reducido toda su fuerza de impacto.

Aun así, esa figura tiro una gran serpiente de diez metros de largo al suelo.

La sangre de la serpiente se extendió por los alrededores y el hombre se limpió las manos con la toalla que le paso la joven elfa que parecía su secretaria.

“Tiene anillos espaciales Su Majestad.” Dijo la elfa con una expresión seria.

El hombre dio una sonrisa y respondió. “Lo siento, Ersin, pero los anillos están llenos.”

Ese individuo era el Emperador del Imperio Sudamericano, aquel que unifico medio continente y unos de los pocos individuos más poderosos de este mundo.

Víctor Pellegrini.

Una mirada profunda, una expresión madura y un físico esculpido, ese hombre se encontraba en su mejor edad y su apariencia era la de un luchador muy bien entrenado.

No era un hombre guapo como los elfos o algo de ese estilo, pero su atmósfera y su actitud era lo que se llevaba el premio.

Saludando a todos los presentes mientras que la gran serpiente se adentraba en un anillo espacial, el Emperador Víctor miro a todos los presentes.

No tenía la actitud de alguien poderoso o la atmósfera imponente que daba aquellos de gran poder, parecía un hombre común como cualquier otro.

Cuando la mirada del Emperador dio a parar a su grupo, Aurora pudo ver como sus labios se inclinaban para arriba al ver a su grupo, pero luego continuo como si nada.

Con un saludo de despedida el Emperador Víctor entro al auto.

En tan solo un instante abandono el área como si nada hubiera ocurrido mientras que la sangre en la plataforma era limpiada por los encargados.

“¿Hizo la entrada a propósito?” Murmuro Alice en duda.

“No, al parecer le gusta cazar en las amazonas cada fin de semana.” Respondió Érica que parecía un poco conocedora y mirando la plataforma, murmuro. “De esta forma actúan los poderosos…”

Un individuo que se decía que prácticamente era uno de los hombres más fuertes del mundo usaba las amazonas como su coto de caza los fines de semana.

Sin duda era impresionante.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.