Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 267: El trabajo nunca terminaba.

Capítulo 267: El trabajo nunca terminaba.

Aurora revisó los informes sobre los goblins.

El santuario se estaba construyendo en Zerzura a una alta velocidad y pronto ellos vendrían de Rumania para asentarse oficialmente.

La Cardenal Brousseau le pedía que dejara un espacio de tiempo para que se encontraran y revisaran todo personalmente, al mismo tiempo para que se conocieran.

Su objetivo era empezar a estrechar lazos con los individuos ‘importantes’ de Zerzura y aunque Aurora no le gustaba la idea, ellos necesitaban un guía.

“¿Te moverás?”

Una voz sonó cerca de ella y Aurora levantó su mirada observando a Akira y a Cithrel, precisamente a la primera que había preguntado.

Ambas habían llegado y se habían sentado en su oficina, hasta que Akira finalmente decidió hacer su pregunta.

Todos los estudiantes habían vuelto a sus deberes y a los únicos que faltaba hablar era con Edward debido a que con César había hablado un momento a través de su reloj holográfico.

Ese gorila atronador solo la había invitado a luchar y esa era su forma más básica de decir que se alegraba de que estaban bien.

Sin embargo, las únicas que se había quedado o volvían con recurrencia era Akira y Cithrel.

Aurora sabia su razón, pero dejando sus documentos dio una sonrisa.

“¿A dónde?” Preguntó Aurora con una curiosidad ‘inocente’.

Hace un par de días había aparecido los portales y las fuerzas armadas de la Unión Europea y Rusia había fortificado el área en caso de un desastre.

Ahora lo que necesitaban era prepararse… Revisar la información de los que habían ido al otro lado, chequear sus recomendaciones y luego elegir si preparar un equipo o esperar hasta que todo estallara, si es que eso llegaba a suceder.

Una sonrisa apareció en los labios de Cithrel cuando vio que Akira daba un ligero puchero actuando como una niña.

“Sabes, una capitana de un poderoso gremio debe parecer más seria y no parecer una niña.” Bromeó Aurora riéndose entretenida y al ver que la expresión de Akira temblaba, anunció. “Y no. No iré a ninguna parte.”

La expresión de Akira mejoró de inmediato, pero le dio una mirada seria como si no le creyera.

“Entonces, ¿eso significa que no intentaras participar en esos dos portales abismales?” Preguntó Cithrel de forma directa.

Su expresión era preocupada y Akira también la miró con bastante seriedad y ligera preocupación.

No deseaban que tras salir de un lugar como este volviera para arriesgar su vida.

Si bien la última vez fue un accidente que lo llevo al otro lado, la primera expedición rumana que no había salido todavía estaba en la mente de todos.

Era por esa razón que no fue fácil para esos gigantes enviar una expedición tan fácilmente.

“No, no participaré. Soy un rango A reciente y ante sus ojos tengo un historial mediocre comparado a otros expertos. Incluso si actualizo mi rango, seré una novata recién ascendida.” Respondió Aurora y dándole una mirada, declaró. “No me dejarán participar.”

A diferencia de Rumania en la cual participó por medio del Imperio Falion, ahora no tenía contactos para que la acercaran a participar en las fuerzas expedicionarias y si lo tuviera, no la elegirían fácilmente.

Era cierto que tuvo experiencia a estar del otro lado, pero si uno miraba su historial de forma superficial entonces no vería demasiado.

Por primera vez, Aurora se dio cuenta del problema de no actualizar su rango.

Ella pudo ver que tanto Akira como Cithrel suspiraron aliviadas.

Esa era una de las razones por la cual no participaría en estos portales abismales, pero había otra razón.

“Pienso que estos portales no serán los últimos y si es así, entonces es posible que termine entrando a otros.” Dijo Aurora con seriedad logrando que sus amigas dieran expresiones solemnes.

No tenía la suficiente influencia como para pedir que cualquiera de esos dos gigantes la aceptara como miembro de la fuerza expedicionaria y más cuando ambos eran dos países inmensos con bastantes gremios y experiencia.

Algunas elites de la Unión Europea habían luchado contra demonios en la guerra europea-demoniaca y a pesar de que Rusia había permanecido en silencio, también había participado en menor medida.

“¿Cuán segura estas de tu suposición?” Preguntó Cithrel con un tono serio.

Su forma de revelar que este no era los últimos portales abismales hicieron que Cithrel la mirara con demasiada seriedad.

¿De dónde venía su confianza? Esa era la duda que esa princesa tenía.

“Es una confianza demasiado alta.” Respondió Aurora y con una sonrisa misteriosa, agregó. “Tengo fuentes confiables.”

Su tono fue ligeramente bromista, debido a que trataba de cambiar la atmósfera.

Cuando le había dado el informe de su maestro a Edward, él lo había mirado como si hubiera vendido su alma a alguna existencia aterradora por la información.

No necesitaba que alguien pensara que escuchaba susurros o voces, ya que solo había textos.

—…

Su sistema le dio tres puntitos como si no le gustara su broma, pero Aurora dio una sonrisa al grupo.

“De todas formas, si están preocupadas porque participaré en los portales, no tienen que hacerlo.” Agregó Aurora y al ver sus expresiones relajadas, determinó. “Sin embargo, no puedo decir que no participaré en otras cosas y aunque no lo quieran, en un momento volveré a arriesgar mi vida… Siempre he hecho lo mismo.”

Ambas la miraron con seriedad y ella se levantó para acercarse a ambas.

“Entiendo su preocupación y yo también a veces estoy preocupado de que mis amigas hagan cosas peligrosas, pero a veces es imposible detenerlas.” Dijo Aurora y dando una suave sonrisa, comentó. “Esta vez no fue la primera vez que arriesgue mi vida y no creo que sea la última vez.”

No le gustaba que las personas cercanas a ella se arriesguen… Era algo que no le gustaba debido al temor de perderlos, pero al final ella era igual.

Se arriesgaría por sus objetivos y si bien sus amigas podían aconsejarlas, si su objetivo era lo suficiente importante, nadie la podría detener.

Ambas suspiraron, siendo Akira quien se rio primero pareciendo entretenida.

“Eres igual que siempre… No, ahora pareces más decidida e implacable.” Comentó Akira entretenida y a la vez contenta.

“Si, se ve más linda de esta manera. Siempre lo pienso.” Agregó Cithrel dándole un guiño coqueto.

“Oh, yo también lo pienso.” Confirmó Akira y al ver la mirada de Aurora, ella huyó antes de que le hiciera algo.

Aurora resistió su carcajada al ver a Akira huir, tenía un gran sentido del peligro, ya que estaba por amenazarla con invitarla a entrenar con Alice.

Entonces, observó a esa princesa que le daba una sonrisa elegante.

“Es inevitable estar preocupada.” Dijo Cithrel con una sonrisa y luego tras pensarlo, informó. “El Imperio Falion no participará en estos dos portales. No tenemos nada que ganar, aunque se ordenó que se compartiera todo lo que se sabe.”

Aurora asintió, lo sabía.

Tanto el Imperio Falion como la Iglesia del Orden sufrieron algunas críticas por lo que había sucedido durante el primer portal con los goblins.

Si bien gran parte de ello, era culpa del gobierno rumano, como ‘lideres’ de las fuerzas aliadas tuvieron que cargar con la consecuencia.

Claro, a nivel personal el Cardenal Auguste había sido bastante criticado por el público debido a su idea de usar a los goblins como carne de cañón… Liam ya le había contado lo que hizo, así que Aurora solo esperaba que no lo descubrieran.

Con lo sucedido con el primer portal era difícil decir que se había ganado alguna ‘recompensa’ o se obtenía un beneficio… El portal abismal había cerrado y la ciudad Constanza había sido destruida, mientras que bastantes rangos S habían muerto.

No había duda que ahora aquellos que buscaban beneficios darían un paso atrás.

“¿Volverás a tu búsqueda?” Preguntó Aurora con curiosidad y dando una media sonrisa, agregó. “Escuche que Liam te dio un contacto, pero todavía no te has movido.”

Ella también había compartido información con las fuerzas rusas y europeas hasta había dado sus recomendaciones suponiendo que el escenario era igual al que fueron.

No había mucho que hacer, era por eso que ahora observó a Cithrel.

“Recuerda que si necesitas ayuda puedes venir conmigo… Liam es un buen trabajador y se mantiene en silencio con su trabajo si es necesario, aun así, me contó que tu búsqueda puede llegar a ser peligrosa.” Agregó Aurora y dándole una mirada seria, comentó. “Si es así, puedes venir a mí y te ayudaré de forma directa.”

No era mentira que Liam era bastante serio con su trabajo independiente y le gustaba mantener la discreción, pero también era alguien que era fácil sacarle algunas cosas.

Él le había informado que la búsqueda de Cithrel podría agitar un avispero y uno lo suficiente peligroso como para que ella tuviera la guardia en alta.

“Si hay peligro entonces voy por el camino correcto.” Respondió Cithrel y con una risa, declaró. “Pero si, te pediré ayuda cuando llegue el momento.”

Aurora le dio una mirada y solo agitó la cabeza.

Era imposible que le dijera algo, cuando ella prácticamente podría meterse en lugares peligrosos por sus objetivos.

Ambas charlaron un poco sobre otros temas.

Taqiyya y su entrenamiento de herrería que le fue dado debido a la recompensa al azar, sobre los otros estudiantes y al final sobre Clémentine, quien no había respondido ningún mensaje.

Érica, Leslie, Nicole y Andrés todos ellos tenían su entrenamiento y era difícil volver a juntarse otra vez debido a que tenían bastante trabajo.

No podían tomarse las vacaciones siempre cuando desearan debido a que los lugares en lo que se encontraban eran muy estrictos, así que ahora significaba que tendrían que dedicarse al entrenamiento.

Al final terminaron de hablar cuando llegó Liam y Cithrel se despidió para no interrumpir su trabajo.

“¿Qué sucede?” Preguntó Aurora con curiosidad.

“Vengo a traer un informe.” Respondió Liam y dando media sonrisa, declaró. “Mi red de información ha empezado a dar algunos resultados.”

Él había contactado con diferentes redes de información alrededor de África y se les había dado un gran presupuesto para que mantuvieran un ojo en todas partes.

Las áreas principales no solo eran alrededor de Zerzura, sino que la República de África Occidental y diferentes áreas en donde había ciudades y se podía decir que había civilización.

Aurora ignoró los informes de Sudáfrica debido a que no tenía nada destacable, luego le dio una mirada a los de Kenia y Somalia.

El Señor de la Guerra de Mombasa, no se había quedado quieto observando el portal abismal y ya había logrado instalar cierta base administrativa en su área.

Las fuerzas milicianas se estaban transformando en un ejército profesional y por su parte los gremios que antiguamente se asentaron en esa zona habían aceptado bastantes tratos, convirtiéndose en gremios oficiales.

Era posible que, en el futuro, se declarara como país y lo que se buscaba era un tipo de monarquía constitucional.

Manteniendo parte del poder, pero al mismo también dejando libertad… Claro, antes de lograr eso primero necesitaban mejorar la vida del público y generar las condiciones para que esa libertad sea ejercida libremente.

Era posible que el Señor de Mombasa tuviera los preparativos cuando empezaran las elecciones y no sería raro que estuvieran amañadas, pero mientras mantuviera el bienestar de la gente estaría bien.

La Empresa Apicius había sido el mediador con bastantes gremios y por otra parte el Rey de Madagascar había apoyado bastante el surgimiento de una nueva nación que traería estabilidad al área.

Ambos presionaban por sus intereses y el Señor de Mombasa tenía que mantener estable a ambos.

El Señor de la Guerra Pirata Somalí quien era un rango SS y se encontraba en Somalia navegando el mar en esa área y en cierta forma controlándola, no había hecho nada para interponerse.

Si un individuo como ese trataba de oponerse iba a ser bastante problemático y nadie quería probar la fuerza de tal individuo.

Sin embargo, la expresión de Aurora se volvió seria cuando leyó los informes de la República de África Occidental y de una ciudad que había sobrevivido en Camerún.

“La mafia americana que huyó a la república fue ligeramente bien recibida, pero entraron en conflicto entre ellos, cuando se supo que la Reina del Norte estaba viva y estaba sirviendo al Emperador Víctor…” Leyó Aurora con calma y levantando su ceja, murmuró. “Otros alientan sus conflictos tratando de asimilarlos.”

Los restos de la mafia de todo un continente… De eso se estaba hablando y a pesar de que ‘restos’ disminuía la importancia y el significado, se estaba hablando de una organización criminal a nivel continental.

Tan importante y poderosa que había sobornado presidentes en el gigante del continente americano y hasta senadores.

A pesar de que sus fuerzas fueron mermadas y huyeron heridos a otro continente, sus restos todavía podían ser una amenaza.

Ahora tales individuos estaban en conflicto entre ellos y ese conflicto había comenzado con la noticia de que la Reina del Norte estaba viva y actuaba bajo el Emperador Víctor, deseando ‘recompensar por sus errores’.

Debido a que, si estaban unidos su fuerza sería considerable, en la República de África Occidental en donde estaba lleno de corruptos y gremios de toda clase, los poderosos apoyaban uno u otro lado tratando de dividirlos más.

Todo con el objetivo de dividirlos y tratar de asimilarlo.

Esa república fue fundada por señores de la guerra de toda clase y gremios de jugadores, así que era normal que usaran toda clase de medios para lograr su objetivo.

En otra parte, en la antigua capital de Camerún, Duala, había diferentes noticias.

Los primeros eran los desaparecidos entre esa antigua ciudad que había sobrevivido debido a diferentes razones y si bien ese lugar no tenía un régimen o ley rigurosa, siempre había uno u otro señor de la guerra que controlaba el área y mantenía el control.

A veces compartían su poder con gremios e incluso con organizaciones gubernamentales o héroes que se asentaban en la zona con algunas organizaciones internacionales, tales lugares eran muy cambiantes.

Los desaparecidos eran notables debido a los diferentes rumores que había sobre la zona y algunos de esos rumores hasta decían que eran las bestias mágicas quien devoraban a personas inocentes.

Lo que llevaba a otro punto, los cazadores de bestias mágicas habían empezado a aparecer y eso significaba que el conflicto contra las bestias mágicas empezaba a elevarse.

A algunos grupos de bestias mágicas no le importaban que murieran algunas bestias salvajes o que eran consideradas como ‘enemigas’ a primera vista, pero era otro tema cuando atacaban a bestias mágicas aliadas.

Tal vez la Ciudad Zerzura tuviera un tratado con el bosque mágico y tuviera una buena relación con algunas de esas especies como lo eran los gorilas atronadores, pero ellos no tenían una buena relación con todos los humanos.

Las bestias mágicas habían vivido durante mucho tiempo siendo cazadas y ahora no bajaban la guardia fácilmente.

Quizás tales conflictos no sean en su área de influencia, que vendría ser la parte norte del bosque mágico, pero eso no significaba que ella se quedara en silencio.

“Haz que tus fuentes revisen la información y busquen la causa sobre los desaparecidos. Quiero saber la verdad sobre el tema y no solo rumores. También necesito que descubras las identidades de esos cazadores. De donde vienen, quienes son y donde se ocultan.” Ordenó Aurora y dándole una mirada a Liam, declaró. “En cuanto a la mafia mantenla vigilada. La republica no está en mi influencia, pero si se mueven de forma incorrecta…”

No termino sus palabras, pero Liam dio una sonrisa y asintió con calma.

Había eliminado bastantes señores de la guerra y si bien algunos estaban lejos de su área de influencia que era Zerzura, siempre había misiones de asalto.

En caso de que esta vez se encontrara con una situación que requiera una misión de ‘asalto’, entonces, ella la realizaría por su cuenta.

Los ‘desaparecidos’ sonaban como un asunto que requería investigación y si lo que se descubría era peor de lo que imaginaban, entonces tendría que intervenir.

En cuanto a las bestias mágicas, ellas eran oficialmente sus aliadas y si era necesario podía cooperar para eliminar a sus enemigos en común.

Aunque era cierto que no podía participar en los portales abismales, la verdad era que, para ella, el trabajo nunca terminaba.

Y estaba feliz de que fuera así.

***Nota del autor:

Buenas!

Debido algunas circunstancias personales ayer no subi el capitulo, esa infrecuencia puede suceder en los dias venidores, pero como ahora el capitulo se subira eventualmente.

Por supuesto, dependiendo de las circunstancias, tal vez vuelva a la frecuencia habitual antes de que se den cuenta.

De todas formas disfruten y no se olviden de unirse al discord.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.