Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 277: ¿Difícil de aceptar?

Capítulo 277: ¿Difícil de aceptar?

Esto es extraño.

Eso fue lo primero que se vino a mi mente.

La razón es bastante simple… Este mundo no parece corrompido por el ‘Caos’.

Al menos no como aquellos que fueron al otro lado del primer portal explicaron… Fue una situación inesperada.

Esperábamos un mundo oscuro, corrompido y devorado por el ‘Caos’ del vacío, pero nos encontramos una selva verde y llena de insectos, animales y bestias salvajes.

Eran bastantes extraños, criaturas de seis patas, bestias con bastantes ojos e incluso animales con lo que podríamos llamar manos.

Ninguna de ellas era inteligente, lo que hizo difícil encontrar información.

Lo destacable era que gran parte de nuestro grupo aparecimos juntos y lo primero que hicimos fue informar al otro lado.

El portal abismal que sería la salida no se encontraba cerca, pero una vez que nuestro gran grupo se organizó, instalando red de señales a larga distancia y usando cristales de comunicación, encontramos a los otros con rapidez.

Estábamos en un lugar desconocido y nos enfrentábamos a peligros desconocidos, nuestra prioridad era nuestra seguridad.

Nuestro mago espacial se movió con un equipo de avanzada mientras nosotros ocultábamos el campamento.

Había invocado varias criaturas, aves y pájaros, mi objetivo era usarlo para investigar nuestros alrededores, pero mis invocaciones eran diferentes a lo normal.

Los invocadores en la tierra pueden traer bastante tipo de criaturas y algunas de ellas conocidas en la tierra, pero mi nueva investigación me abrió una puerta para invocar criaturas diferentes.

Tal capacidad se adaptó a este mundo, permitiéndome invocar criaturas muy diferentes a las de la tierra y la mayoría eran criaturas parecidas a la que se encontraban en este mundo.

En el futuro trataré de crear un hechizo para invocar estas criaturas en la tierra, pero para ello tendré que esperar a cuando vuelva…

Me disculpo, mi afán por la magia me ganó.

Volviendo al tema.

Estamos en otro mundo, tal cosa es un hecho.

El cielo no tiene estrellas y es difícil ver el exterior, pero hay una luna que daba la apariencia de haber pegado múltiples lunas al mismo tiempo y también hay un sol rojo.

Habíamos traído equipo tecnológico de toda clase, desde una máquina diseñado para tratar de comunicarnos con la tierra, telescopios y drones de exploración.

Cada uno de ellos era un diseño de la Empresa Cosmos y en otro informe se detallará los resultados.

Tengo que marcar dos sucesos notables.

La máquina de comunicación nos permite recibir señales de la tierra, no sé cómo lo hicieron, pero somos capaces de recibir órdenes o información actualizada, sin embargo, no podemos comunicarnos… Al menos nuestros mensajes no tienen respuesta, tal vez la maquina no es potente.

No nos han dado demasiada información en ese tema, los diseñadores deben saber la razón.

Otro asunto destacable.

Siguiendo las órdenes que no habían dado quisimos mirar las estrellas con el telescopio… Cuando ese pensamiento vino a nuestra mente, todos nos detuvimos al sentir una sensación de peligro.

Al mirar la luna desde de este lugar era simple, pero hay un peligro intentar mirarla de ‘cerca’ con un telescopio y eso era cierto.

Ordenamos que la IA del telescopio revisara y proyectara los detalles a través de un dron y logramos captar la verdad.

Lo que está en el cielo no era una luna… Son formas extrañas que conforman lo que parece ser la luna de este mundo.

Hasta se ha visto que se mueven.

Según nuestro teólogo de la Iglesia del Tiempo y el Espacio, es muy posible que esa cosa… Sean los ‘Guardianes’ de este mundo.

Tal afirmación no puede ser comprobada o confirmada, pero que hayamos sentido un peligro al intentar mirarlo, deja en evidencia que tal vez la persona que mirara directamente no hubiera sobrevivido… A ese nivel estaba la existencia que conformaba la luna, a un nivel que con solo mirarla puede ocasionar problemas.

Nuestro teólogo se ha emocionado por estudiar tan aberrante existencia y su conclusión más superficial es que posiblemente tales existencias se hayan fusionado.

Al momento que estoy escribiendo este informe, sigo sorprendida debido a tal resultado.

El lugar parece agradable como una selva verde llena de vida y el peligro parece bajo, pero si lo miramos de otra forma… Tenemos a los guardianes o dioses de este mundo conformando una luna con diferentes partes de su cuerpo.

¿Aquella existencia que abrió los portales avisó a los ‘guardianes’ de este mundo?

Esa duda está carcomiendo la mente de los miembros de la expedición.

Después de todo, hemos escuchado lo que sucede con los ‘invasores’ en algunas historias traídas de Terra nova.

Nadie desea que su casa sea invadida por peligrosos insectos y para nuestro lamento, nosotros somos esos insectos.

Tal vez lo estoy pensando demasiado y en realidad ellos no son ‘existencias’ de nivel deidad, pero hay una necesidad de aumentar la guardia contra cualquiera circunstancia.

Por ahora priorizaremos la búsqueda de información antes de actuar.

Atentamente: Cécile Leroux.

*****

Un anciano que llevaba una túnica de Archimago miró el horizonte.

El lugar que se encontraba era blanco y negro, no había ningún otro color en su visión, pero el mundo seguía teniendo forma con esos dos colores.

No era que se estaba volviendo viejo, este mundo estaba conformado por esos dos colores.

Aun así, ese hombre acarició su barba blanca mientras observaba los alrededores atentamente.

A veces los alrededores se distorsionaban y otras veces pequeñas voces se escuchaban en sus oídos.

“Capitán Vladislav. Hemos reunido a todo nuestro grupo y revisado la máquina de comunicación, usando los otros elementos tecnológicos… El cielo parece tener estrellas si se mira directamente, pero algunas veces vemos figuras extrañas.” Dijo uno de los miembros de la expedición y bajando la cabeza, murmuró. “Todo lo demás no funciona. Ni los drones, ni nada relacionado con la tecnología, parece haber cierta influencia externa en este lugar. Tal vez sean las reglas de este plano.”

Vladislav Vasíliev observó atentamente los alrededores escuchando tales palabras.

¿Reglas?

No, Vladislav lo sabía con claridad.

Las ‘reglas’ de este plano eran similares a la de la tierra… No, decir ‘similares’ era dejar ver que había alguna diferencia, pero aquí eran iguales.

Como un Archimago de rango SS, Vladislav lo entendía perfectamente a través de los elementos.

Este lugar se regía por las mismas reglas de la tierra y tal cosa significaba que las reglas mágicas y algunas reglas físicas podían ser similares.

Lo que cambiaba era este mundo.

La gravedad era menor lo que hizo que el cuerpo fuera ligero y en cuanto a que no hubiera color, se debía a lo que sucedía en este mundo.

El espacio a lo lejos se distorsionó y un lamento bajo llegó desde lejos logrando hacer pensar que las personas escuchaban cosas raras.

La tierra era seca como si no hubiera vitalidad, pero no estaba ‘corrompido’ por el ‘Caos’.

Era muy diferente al informe del primer portal y lo peor era que hizo que todos quedaran desorientados.

¿Por qué estaban en este mundo?

¿Por qué se abrió un portal abismal?

Y la mayor pregunta… ¿Cuál era la tarea que debían hacer?

Si esto se trataba de una enseñanza, entonces significaba que había algo que aprender y algo que había que hacer.

Vladislav escudriñó sus alrededores hasta que pudo notar otra vez como a lo lejos se distorsionaba y esta vez pudo captar la verdad.

No era el ‘espacio’ que se distorsionaba, era la capa de realidad que dividía lo ‘espiritual’ de lo ‘físico’.

Y en ese momento un alma desdicha extendió su lamento y ellos escucharon otro susurró en sus oídos.

Vladislav había decidido participar en el portal en secreto debido al peligro y ahora se había encontrado un fenómeno extraño y fascinante.

“¿Crees en fantasmas?” Preguntó Vladislav con una gran sonrisa.

El miembro de su equipo le dio una mirada extraña, pero él terminó sonriendo.

“Entonces creerás.” Murmuró Vladislav mientras sus ojos se llenaban de energía mágica.

No era un Archimago espiritual, pero tenía ciertos medios para ver lo que estaba más allá de lo físico y ahora se forzó para lograr esa vista.

Entonces su visión cambio y la tierra desierta de color blanco y negro, empezó a cambiar en su visión.

Se llenaron de ciento de miles de figuras de una raza que solo podía ser llamada alienígena, soltando lamentos, apilados entre sí, como si desearan salvación.

Este mundo estaba llenó de fantasmas y espíritus soltando gemidos y lamentos dolorosos, perdidos y sin comprensión sobre sus alrededores.

Este mundo de blanco y negro, era un mundo espiritual… O al menos las ruinas de uno.

Y ahora estaban rodeados de todo tipo de espíritus y fantasmas.

“Prepara para enviar un informe.” Ordenó Vladislav con un tono serio y tras pensarlo, comentó. “No lo haremos a través de la Diosa del Orden, sino que a través del Dios del Tiempo y el Espacio.”

La Diosa Primordial del Orden purificaría los alrededores y tal acción no sabía que podía ocasionar en este mundo lleno de espíritus.

¿Qué eran lo que tenían que hacer en este mundo?

La respuesta a esa pregunta era la que necesitaban responder usando cualquier método posible… Incluso si significaba interrogar esos espíritus persistentes.

Aun así, había que moverse con cuidado.

Un espíritu débil podía no tener memoria o estar perdido, pero si un espíritu malvado o alguna existencia de fuerza mayor aparecía, entonces podrían enfrentarse a algo que no podían ver con claridad.

Después de todo, no importa que no tengan conciencia de sí mismo, en su naturaleza más primitiva tales existencias añoraban la vida… Y se la robarían a aquellos que las tenían.

******

Aurora leyó por tercera vez ambos informes de los dos portales.

Vladislav Vasíliev era uno de los rangos SS en Rusia y Aurora se sorprendió al darse cuenta de que tal individuo había entrado a los portales.

Muy posiblemente las autoridades rusas lo mantuvieron en secreto o ese ‘Gran Archimago’ demostró su actitud impredecible por la cual era conocido.

Aun así, el punto de que ambas situaciones eran extremadamente diferentes de una a la otra, daba de que dudar.

La Iglesia del Tiempo y el Espacio le dio este informe, pero muy seguramente gran parte de las autoridades del mundo se estaban preguntando lo mismo.

¿Para qué eran los portales abismales?

Si todo esto se trataba de una tarea o una enseñanza, entonces muy posiblemente nadie tenía una guía o una consigna.

Ahora estaban a oscuras tratando de ver si era posible captar de forma superficial algo de verdad.

Lo más impresionante y aterrador era que ya no se encontraron con humanos, elfos u otra raza conocida del otro lado.

Vladislav había detallado la apariencia espiritual de los nativos de ese mundo, al menos lo hizo de forma superficial debido a que algunos espíritus seguían manteniendo su antigua forma física.

Al menos en apariencia.

Piel supuestamente celeste, flacos y con tres ojos en una forma humanoide… Tales descripciones para Aurora eran sin duda demasiado chocantes.

En el lado de Cécile la luna estaba conformado por los ‘guardianes’ y si su análisis era cierto, entonces estaban fusionados entre ellos.

¿Qué tan impactante era tal información?

Era bastante aterradora si uno lo pensaba detenidamente.

Tal vez algunos antiguos jugadores tenían más experiencias al ver cosas aterradoras, pero por su parte nunca había visto o escuchado a un ‘Dios’.

Todo se sentía irreal… Demasiado irreal y tal situación la hizo sentir pequeña.

Aurora suspiró lentamente.

“¿Difícil de aceptar?” Preguntó Alice al entrar a la habitación y verla revisando otra vez los informes.

¿Era difícil de aceptar?

“Terra nova existe y eso disminuye la impresión, pero no hay duda de que mi perspectiva cambia.” Respondió Aurora y al ver a su amiga darle una mirada curiosa por sus emociones, explicó. “Este mundo ya es grande, y de repente estamos conectados a otros mundos. Enfrentándonos a lo desconocido.”

Era cierto que Terra nova siempre dio esa sensación de que los terrícolas no estaban solos, de que había algo más grande y la sensación de que eran pequeños, pero ella en este mundo ya se sentía pequeña.

Fuera de África era ‘pequeña’ en muchos sentidos y ahora cuando se agregaba los portales abismales esa pequeñez aumentaba aún más.

Era cierto que no estaba ‘sola’ en esa pequeñez, pero, aun así, no negó que daba la sensación de que sus acciones solo agitaban una pequeña ola a su alrededor.

Había sentido cierta presión al sentirse pequeña cuando se enfrentó al ‘Gran Gusano’, pero ahora tal situación estaba aumentando en una enorme medida.

Si esos no eran los únicos portales y si era como decía su maestro que tenía que acostumbrarse… Entonces, en el futuro era posible encontrarse con situaciones más difíciles.

África era enorme, pero en este lugar ella tenía una mayor posibilidad de intervenir y eso significaba que en algún momento se enfrentaría a otro portal abismal.

“¿Sentirte pequeña te detendrá?” Preguntó Alice con cierta curiosidad.

¿Detenerla?

No, era imposible que tales pensamientos la detuvieran.

Sabía que existían los dioses y a pesar de que no le gustaba pensar en ello, lentamente tales existencias estaban mostrando otra actitud muy diferente.

No sabía la razón de esas existencias, pero era imposible que fuera detenida.

Por más pequeñas que fueran las repercusiones de sus acciones comparadas a lo inmenso que estaba siendo la realidad, aun así, había efecto.

Y esas pequeñas acciones eran las que generaban mayores repercusiones cuando se fusionaban con otras.

“No. No sé a dónde quiero dirigirme, pero lo que si sé, es que estoy en un buen camino.” Declaró Aurora levantándose con seriedad.

Su amiga le dio una mirada igual de solemne y un momento después su sonrisa creció lentamente.

Era cierto que no sabía a donde se dirigía.

No había una meta o un objetivo en su camino, solo estaba caminando rodeado de una neblina que representaba la incertidumbre.

Aun así, ella sabía que estaba en un buen camino y eso era porque cada paso que daba siempre lo hacía pensando en lo que sería mejor y siguiendo sus propios ideales.

“Entonces, no te preocupes por esos temas. Cuando llegue el momento te ayudaré.” Dijo Alice y mirándola con sus ojos negros, anunció. “Nadie me detendrá.”

Sus emociones habían logrado que Alice fuera motivada y era una motivación bastante impresionante.

Aurora mantuvo su mirada en los ojos de su amiga, entendiendo que ella ya había decidido moverse.

Entonces sonrió.

Su amiga era indiferente y perezosa, pero tal como dijo era imparable una vez que se decidía en algo y lo más impresionante era que siempre lo lograba por sí misma.

“Me alegra tener una hermana tan confiable.” Dijo Aurora logrando que Alice se avergonzara un poco y guiñándole un ojo, dudó. “Tendré que aumentar el pago en comida, ¿cierto?”

Los ojos de Alice brillaron de una forma diferente de antes y Aurora se rio.

Se sentía que estaba alimentando su arma secreta para usarlo en momento de necesidad y extrañamente no podía negar que parte de ese pensamiento era verdad.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.