Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Historia Paralela Nuevo Comienzo Capítulo 13: Favor.

Historia Paralela Nuevo Comienzo Capítulo 13: Favor.

En una gran sala de reuniones, Aurora miró a los presentes con seriedad.

“Hemos escuchado rumores y noticias sobre lo que sucede afuera de las fronteras de Chad… África es un lugar muy peligroso y agitado. La mayor agitación se encuentra en áfrica occidental en donde están presentes ‘Señores de la Guerra’ de rango S y ‘Grandes Señores de la Guerra’ de Rango SS.” Informó Aurora proyectando el mapa de ‘áfrica occidental’.

En esas tierras antiguamente existieron bastantes países, pero ahora eran el patio de juego de muchos señores de la guerra y otros individuos como gremios de jugadores.

A pesar de la diversidad del área, todos deseaban cumplir su objetivo… Poder, riqueza o autoridad e incluso diversión.

Los factores que lo empujaban podían ser múltiples, pero había individuos presentes en esa área.

No había ningún país y no había ninguna ley… Los Señores de la Guerra de Rango S eran señores de parcelas de tierra y los ‘Grandes Señores de la Guerra’ eran reyes en sus áreas.

¿Por qué un Rango SS estaba en esa zona?

Aurora sabía que era por la sensación y el beneficio de ser reyes, era cierto que en países civilizados serían recibidos de forma grata, pero en estos lugares ellos podían ser los gobernantes absolutos.

Cometer cualquier crimen sin que nadie se entere y luego volver a la ‘civilización’ y ser tratados con respeto.

“A pesar de que la Empresa Apicius nos está apoyando, no tenemos una red de información y dependemos de rumores, noticias viejas y e incluso información de amigos o conocidos.” Agregó Aurora con seriedad.

Los relojes holográficos ahora podían conectarse de forma satelital lo que hizo posible que en cualquier parte del mundo se conectaran a la red.

Sin embargo, el área del que estaban hablando se trataba de una zona de guerra en donde los relojes holográficos eran tan caros que muchos no se lo podían permitir.

Era cierto que algunas ciudades seguían en pie y algunos ‘Señores de la Guerra’ trataban a su gente de buena manera, pero la mayoría solo deseaba satisfacer sus intereses y obtener ganancias.

Si para llegar a ese punto se necesitaba explotar a otras personas, entonces muchos aceptarían.

“También en esa área y parte del antiguo país de Nigeria está cubierto por el bosque mágico y si lo que me contaron es cierto, entonces los conflictos con las bestias mágicas son más comunes de lo que puedo imaginar… Cazando y luchando por territorio o enemistad.” Agregó Aurora dando una mirada a los presentes.

Había hablado con James sobre el tema de las bestias mágicas y se terminó decidiendo que no debían cazarlas.

James parecía tener puesto sus ojos en el bosque mágico y sus recursos, mientras que Aurora no deseaba causar un enfrentamiento innecesario.

Se había informado que estaba prohibido cazar algunas bestias mágicas en particular las que Cynda y otros conocedores lograron poner en una lista.

Por supuesto, si ellos atacaban había que defenderse, pero había que tener mucho cuidado y no causar enfrentamientos innecesarios.

Según lo que había escuchado, eso causó rechazo por parte de algunos mercenarios y aventureros que estaban llegando del extranjero en busca de oportunidades.

Aurora no sabía si estaba bien… James la puso como la segunda accionista de la empresa tras convertir su donación en ganancias, pero ella sabía que la razón por la cual aceptaba sus palabras y se movía alrededor de su decisión era por Alice.

Ahora ella estaba por moverse otra vez y aquí presente estaba los únicos que podía confiar.

Makeba, Turay, Cynda, su esposo Zhan Tian, Abdellah y Nicholas, junto a la Cardenal Brousseau que le cedió un poco de su tiempo.

Su amiga había sido tan perezosa que se había quedado comiendo, así que no estaba presente.

“En esa clase de escenario agitado y peligroso, deseo realizar una misión ‘Arca’ al extranjero.” Anunció Aurora y mirando a los presentes, agregó. “Sin embargo, no tengo ni los recursos, la mano de obra, la experiencia, el conocimiento o la capacidad general para hacerlo.”

Nadie se burló de sus últimas palabras.

Ella había estado moviéndose por Chad guiando a las personas en largas caminatas que a veces duraron días, pero lo que ahora buscaba realizar era una misión más complicada y difícil.

Era un viaje largo y peligroso para tratar de ayudar a gente de otro país.

Los recursos podían ser aceptados por parte de James con quien había hablado sobre el tema y el cual le había aceptado ofrecerle un presupuesto.

Sin embargo, el presupuesto era lo primero, pero no lo más importante.

Aurora no negaba que no tenía experiencia y a pesar de que le molestaba, los demás tenían razón cuando decían que era una adolescente que no tenía conocimiento ni la experiencia para realizar estas misiones.

Ella era fuerte, a pesar de que había dejado de entrenar con su espada, seguía siendo un rango S de gran fuerza.

Aun así, sentía que no tenía la capacidad para asegurar el éxito de la misión con los mejores resultados que ella deseaba.

“Ahora estoy buscando ayuda para ver si ustedes desean ofrecerse para darme una mano.” Añadió Aurora con seriedad.

Esa era la razón por la cual los había reunido hoy en este lugar.

James ayudaba y la apoyaba, pero no le diría que hacer.

A su amiga no le importaba los demás y solo la seguía como un cachorrito esperando su comida.

En este momento en donde ella no tenía nada que hacer, se estaba sintiendo agitada… Necesitaba seguir moviéndose.

Necesitaba seguir trabajando y realizar la misión ‘Arca’ al extranjero, era un objetivo perfecto para alguien que en este momento deseaba más trabajo.

Lamentablemente no tenía la experiencia y había aprendido de su primer error al llevar tanta gente, es por eso que ahora quería ir preparada.

Esa preparación necesitaba la experiencia y ayuda de otros.

“Claro, James me ha dado un presupuesto para encargarme de esta misión y recibirán un pago con respecto a la dificultad de la misión e incluso podemos hacer el contrato a través del Gremio de Mercenarios o el de Aventureros.” Dijo Aurora tratando de conseguir el apoyo necesario.

No iba a obligar a nadie a trabajar gratis… Tal vez ella se movía por sus razones personales, pero no podía obligar a otros.

“Te ayudaremos. Nuestro grupo ha llegado y si bien no sabemos si aceptaran, nosotros dos te apoyaremos gratis.” Intervino Cynda y con un tono serio, agregó. “Creo que esa es la mejor forma para pagar los crímenes que hemos hecho.”

A su lado su esposo Zhan Tian asintió con expresión seria.

“Los milicianos reciben un pago por parte de la Empresa Apicius y también recibe su equipo de ellos. Ya es innecesario pagar más.” Precisó Makeba con seriedad y mirándola con una expresión solemne, agregó. “Es por eso que obedeceremos la orden.”

La expresión de Makeba hizo que Aurora se sintiera ligeramente nerviosa… Su seriedad hizo que sus palabras parecieran demasiado ‘leales’.

“No es necesario decir más.” Intercedió la Cardenal Brousseau y mirando a Aurora, explicó. “Si bien todavía no somos una ciudad y todavía tenemos demasiadas fallas en nuestra organización, James ya arreglado varios puntos.”

“Los milicianos son parte de las fuerzas de Zerzura y están financiadas por la Empresa Apicius en su totalidad. Su deber a manos de Makeba es seguir órdenes. En cuanto a Abdellah y Nicholas junto a sus mercenarios están en un contrato con la Empresa Apicius por la cual aceptaran la misión.” Precisó la Cardenal Brousseau mientras ambos mercenarios asentían y mirando a Cynda, declaró. “Ustedes son un caso aparte. Sin embargo, deberían aceptar el pago. La actualización de equipo, los suministros de emergencias y las armas personalizadas son necesarias por la situación.”

La Cardenal Brousseau estaba señalando a Aurora que cada parte de las fuerzas estaban al lado de Zerzura y por ende no requería mayores inversiones por su lado.

Definir las capacidades y limites eran fundamental para la organización.

En este caso, los milicianos comandados por Makeba eran una milicia que pertenecía y obedecían a Zerzura.

Los mercenarios ya estaban pagados y era muy posible que estuvieran con sus respectivos contratos a manos de la Empresa Apicius.

Aurora suspiró… Esto era lo que necesitaba, carecía de la experiencia y el conocimiento de cómo se estaba organizando Zerzura.

E incluso no se dio cuenta de que Cynda y Zhan Tian al haber sido capturado durante un tiempo seguramente habían perdido su equipo y estaban con las manos vacías.

Había estado a punto de aceptar que trabajaran gratis, sin ver que la falta de equipo podía causarle problemas.

Las expresiones de Cynda y Zhan Tian cambiaron y se quedaron en silencio, ante ese hecho que tal vez ni ellos pensaron.

“Deberían hablar con James. Tal vez ustedes pueden ser financiados para participar en misiones de forma voluntaria y gratuita. Aunque si es así, deben tener en cuenta que para hacerlo se necesita tener los recursos para vivir.” Agregó la Cardenal Brousseau con una suave sonrisa y luego mirando a Aurora, comentó. “La iglesia te apoyará. Veremos si logramos enviar apoyo.”

“Aquí también. Trataré de ofrecer la mejor ayuda y preparar la recepción.” Dijo Turay y dando una media sonrisa amarga, señaló. “Eso es en lo único que puedo ayudar.”

Se notaba ligeramente desanimado tal vez porque todo estaba creciendo y las cosas en la que podía ayudar cada vez era menos.

“Como dijo la Cardenal Brousseau, nosotros ya estamos contratados y solo necesitamos que nos designen la misión.” Reveló Abdellah y observando a Aurora, definió. “Dicho eso, no será nada fácil, necesitamos mucho que arreglar. Desde el transporte, la información, las fuerzas militares y las diferentes medidas de seguridad.”

“Al ser una misión de ‘Arca’ en un área que puede estar en influencia de un ‘Señor de la Guerra’ tenemos que prepararnos antes. Enviar un equipo de antemano para que esté a cargo de la situación, verificar la personalidad y el peligro de los poderosos. Luego reunir a las personas para que nos esperen y también ver si en nuestro camino podemos ofrecer ayuda de otro modo.” Precisó Nicholas y mirando curioso, agregó. “Hay demasiado trabajo y la misión no empezará de inmediato.”

Ahora no se estaba realizando una misión ‘Arca’ para ayudar a una aldea al azar a mudarse… Ahora iban a traer verdaderos refugiados de áreas en conflicto en manos de individuos peligrosos.

¿Qué sucedía si tales individuos deseaban detenerlo?

O peor, ¿qué pasaba si compraban los camiones para el viaje y alguien los quería requisar en el camino?

¿O si llevaban demasiados rangos S y deseaban atacarlo porque eran vistos como una ‘amenaza’?

Los problemas estaban presentes y las posibilidades eran demasiadas con consecuencias que eran muy pesadas.

Es por eso que Aurora trató de reunir a un grupo que le ayudara a disminuir esas posibilidades o al menos reducir las consecuencias de tales acciones.

“Lo entiendo. Aun así, espero que me ayuden en esto.” Declaró Aurora bajando la cabeza.

No iba a negar que la razón por la cual se movía era por su afán de trabajar y tratar de alejar su pasado, solo concentrarse en ese tema.

Tampoco negaba que todavía seguía teniendo pesadillas por las noches y a veces lloraba ante los recuerdos.

E incluso aceptaba que se estaba moviendo solo por tratar de traer algo de luz al abismo en donde se encontraba.

Aun así, con razones que tal vez no eran las más indicadas, deseaba ayudar y quería hacerlo bien y sin errores.

Todos los presentes asintieron.

******

Aurora abandonó el edificio en donde se había encontrado y mirando el atardecer, notó a una alta figura que la estaba esperando.

“¿Padre ya llegaste?” Preguntó Aurora y dando un largo suspiro, comentó. “No sabía que estás esperando aquí fuera. Si me hubieras avisado, hubiera acabado la reunión temprano.”

Se quedó muchas horas arreglando las posibilidades y moviéndose desde ese punto.

Recién era el principio y solo estaban realizando los preparativos previos, pero ya era un trabajo que ocupaba bastante tiempo.

Por supuesto, ella lo estaba recibiendo de brazos abiertos.

“No te preocupes hija.” Dijo el gigante mientras se acercaba palmeando su cabeza con su gran mano.

Aurora tenía que levantar la cabeza para mirar a su padre a los ojos.

“¿Has crecido más?” Preguntó Aurora con curiosidad.

Podía notar que se notaba un poco más alto y musculoso.

“Sí, tuve algunos enfrentamientos problemáticos que me hicieron empujarme más de lo que debía.” Murmuró su padre y dando una sonrisa cambio de tema. “Te ves cansada, pero mejor.”

Ambos empezaron a caminar uno al lado del otro y Aurora al escuchar esas palabras dio una media sonrisa.

“El trabajo es agradable.” Murmuró Aurora en voz baja.

El trabajo lograba presionarla y llevaba a que se esforzara lo máximo aprendiendo.

La obligaba a aprender cosas nuevas y al mantenerse al día con diferentes temas que antes no podía haber logrado.

Informarse sobre las bestias mágicas, sobre la situación en áfrica e incluso ahora prepararse para la futura misión… Las obligaciones y responsabilidades eran algo que la ayudaban a seguir y no estancarse.

Su padre la abrazó con un brazo de forma cálida mientras caminaban por los alrededores.

Estaban caminando por la vereda cerca de la calle principal mientras miraban a algunos edificios a los lados.

La ambición de James se estaba revelando al ordenar que se construyeron edificios de varios pisos y además con un ambiente de una ciudad.

Las áreas urbanas estaban construyéndose al norte, pero esta zona era la marca hacia el futuro.

El hospital médico que había sido construido al principio como un gran edificio con las últimas tecnologías, la escuela que era otro edificio de varios pisos diseñado para dar una educación holográfica y la sede de la Empresa Apicius junto a algunas oficinas.

La escuela no era tan grande y fue preparada por la Iglesia del Tiempo y el Espacio, los maestros aparecerían de forma holográfica y podrían enseñar por esos medios.

Esta era la mejor forma en este momento debido a que no muchos profesores deseaban arriesgarse a venir a estas zonas peligrosas, incluso si hubiera un buen pago.

La idea de preparar este ‘centro’ que ahora solo era una cuadra principal, era para dejar ver que Zerzura tenía futuro como ciudad.

Por supuesto, se seguía construyendo los caminos, preparando la construcción de la ciudad a nivel general.

El alcantarillado, las cloacas, centrales de agua y centrales de electricidad… Esas fueron las principales instalaciones.

Como antes se usaron cabañas temporales para la construcción de las casas, ahora era fácil realizar las construcciones básicas para garantizar las necesidades y comodidades más simples.

Como era la luz y el agua potable.

Que se usaran medios tecnológicos y que la Empresa Apicius tuviera negocios con la Empresa Cosmos hizo posible que nueva tecnología fuera instalada en estos lugares.

Generadores de electricidad que convertían la energía mágica en electricidad, o los generadores de agua potable que básicamente convertían la energía mágica en agua a través de la magia.

La energía mágica era densa en esta zona lo que hizo posible que reunirla de forma natural fuera fácil y al final la tecnología redujo bastante los problemas que tal vez antes del ‘Gran Cataclismo’ hubiera costado solucionar.

James había contratado a muchos profesionales de todo tipo y tan solo ahora estaba construyendo los servicios básicos de la ciudad.

El sistema de agua potable, de luz y electricidad, el alcantarillado, los alumbrados públicos… Aurora sabía que seguramente estaba llevando a cabo bastantes proyectos de diferente forma.

Las construcciones que se estaban llevando a cabo con obreros contratados e incluso los robots constructores que trabajaban día y noche sin detenerse, era la prueba de que estaba preparando más cosas de la que Aurora sabia.

Ella solo podía suponer que al tener tales servicios básicos el atractivo en cuanto a inversiones y el exterior sería mayor.

Es por eso que también las calles estaban siendo priorizadas para la construcción, ya que deseaban que el transporte empezara a funcionar.

La muralla cubría una gran área y a pesar de que había más de treinta mil personas en el lugar, gran parte de su interior estaba vacío.

Aurora caminó hasta que llegó al lugar en donde actualmente residía.

Por el camino solo se quedó mirando cómo la gente trabajaba y se esforzaba para construir la ciudad desde cero y sin darse cuenta no había conversado con su padre que ahora la miraba con una sonrisa.

“Ven vamos.” Instó su padre con una suave sonrisa y ambos entraron al edificio.

Caminando por el pasillo de entrada, ella sintió un olor a comida muy aromático y cuando llegó a la sala, se congeló.

“¡Sorpresa!” Exclamó su padre riéndose entretenido al verla aturdida.

Su madre y Alice aplaudieron con grandes sonrisas.

En la mesa había dos tortas y en los alrededores estaban decorados con un gran ‘feliz cumpleaños’.

“¿Ya estamos en esa fecha?” Preguntó Aurora incrédula.

12 de febrero era el día que ella cumplía años y el día que Alice había designado como su fecha de cumpleaños.

Alice no tenía los datos de su fecha de nacimiento, así que cuando fue adoptada por sus padres ellos le dijeron que eligiera la fecha a su gusto… Por lo cual se terminó celebrando en este día.

Día en el cual también ambas se conocieron.

“Perdón me había olvidado.” Dijo Aurora abrazando a su amiga que le dio una sonrisa y palmaditas en la espalda.

“No te preocupes. Sé que tienes trabajo.” Comentó Alice abrazándola con suavidad y luego señalando la comida en la mesa, señaló. “Además, funciono como sorpresa.”

Se notaba orgullosa y muy alegre por haber logrado ‘sorprenderla’, lo que hizo que Aurora sonriera con calidez.

Sinceramente se había olvidado de la fecha debido a su constante trabajo, así que no negó que estaba sorprendida.

“Tienes una gran sonrisa cariño, ¿es por qué te sientes orgullosas de nuestras hijas?” Preguntó su padre abrazando a su madre y con una gran sonrisa miró a ambas y anunció. “Yo estoy muy orgulloso.”

Aurora se rascó la mejilla mientras que Alice levantaba su mirada en alto muy satisfecha con tales comentarios.

Su madre solo le dio un codazo a su padre que parecía poder romperla debido a la diferencia de altura y complexión.

“Si, siempre he estado orgullosa de mis hijas… Aunque una sea más problemática que la otra.” Dijo su madre logrando que Aurora se rascara la mejilla con vergüenza.

A pesar de que esas palabras eran una broma simple y sus padres no le importaban lo problemática que fuera, Aurora no pudo negarlo.

Fue problemática y era por ella por lo cual su hermana la seguía a todas partes.

“Vamos a disfrutar. Hoy tengo que pedirles un favor, así que no diré demasiado.” Comentó su madre con una sonrisa abrazándola a ambas.

Aurora se relajó un poco, pero la miró de forma curiosa.

“No te preocupes, es algo simple… Solo cuidar a un joven por un tiempo.” Agregó su madre y luego dio una sonrisa misteriosa.

Aunque el ‘cuidar’ sonaba extraño y lo hizo sentir que podría ser difícil, Aurora solo asintió.

Su madre no era de pedir favores y siempre la ayudaba, así que no se iba a negar en devolver su ayuda.

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.