<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 82

Capítulo 82. Monje Luz Dorada

 

La persona que habló era un enano de tres pies de alto de pie junto a Jia Tianlong.

 

El enano tenía cuarenta años y un cuerpo delgado cubierto por una túnica roja bordada con hilo de oro. En su dedo y alrededor de su cuello había, respectivamente, un anillo de oro y una cadena de oro extremadamente gruesa. Alrededor de su cintura, varias campanas de oro colgaban de su cinturón. Incluso sus dientes de oro reflejaban una luz dorada cada vez que abría la boca. Esta era una apariencia que sólo los ricos podían permitirse tener.

 

En ese momento, la impaciencia nubló sus rasgos; evidentemente, estaba extremadamente insatisfecho con la cautela de Jia Tianlong.

 

Disfrazado como un rico comerciante de una aldea, el enano se atrevió a mostrar tal falta de respeto hacia Jia Tianlong. Esto hizo que los leales Guardias de Hierro que estaban cerca miraran al enano con una rabia extrema que ardía en sus ojos.

 

Obviamente, este enano podía ver la rabia en los ojos de los leales Guardias de Hierro de Jia Tianlong, y se rió fríamente, como si no los hubiera mirado. Incluso declaró con arrogancia:

 

“Comandante Jia, gastó 3.000 taeles de oro para invitarme. Seguramente el dinero que gastaste no fue sólo para que lo mirara pasivamente en vano durante una noche entera, ¿correcto? Con quien sea que necesites que trate, dímelo directamente. Sin embargo, no me necesitas para tratar con el Líder de la Secta de los Siete Misterios, ¿verdad? Contra una persona tan débil, puedes arreglarlo tú mismo. ¿Por qué necesitas gastar dinero y contratarme para que te ayude?”

 

“Sólo un mero Líder de la Secta de los Siete Misterios no garantiza realmente la atención del Maestro Inmortal. La razón por la que invité al Maestro Inmortal fue porque el Líder de la Secta de los Siete Misterios todavía tiene tres seniors marciales mayores. En la superficie, estas tres personas han sido declaradas muertas, pero en realidad, han estado siendo cultivadas a puerta cerrada dentro de una cámara oculta en la Cumbre del Sol Poniente. Me temo que sus bases de cultivo actuales ya han irrumpido en el Reino de la Transformación. Contra estos tipos marciales, los expertos ordinarios no estarían a su altura. Estas tres personas son los pilares más fuertes de la Secta de los Siete Misterios; por lo tanto, no tengo más remedio que suplicar humildemente al Maestro Inmortal que se ocupe de ellos por nosotros”. Jia Tianlong sonaba extremadamente patético, sin una pizca de ira en su voz.

 

˂˂ Nota: Senior – Es una persona que los tiene conocimientos y experiencias necesarias en determinado tema (en este caso en el cultivo) convirtiéndose en un referente de cierta tarea. En otras palabras, un experto ˃˃

 

Jia Tianlong había coincidido con este enano de túnica roja en un templo Daoísta cerca de la frontera de las Tierras Salvajes. Autoproclamado ‘Monje Luz Dorada’, este experto en artes marciales estaba dotado de inmensos poderes mágicos, y había demostrado técnicas para controlar las espadas voladoras y cultivar un cuerpo de acero invulnerable.

 

Después de que Jia Tianlong personalmente fue testigo de esto, se sintió profundamente hipnotizado por el poder que mostraban las dos técnicas, y cuando sospechó que el enano era probablemente alguien que había caminado por el legendario camino de los Inmortales, decidió establecer una relación con él.

 

Después de saber que el enano tenía una obsesión extrema con el oro, Jia Tianlong inmediatamente le regaló una gran cantidad de oro al enano. Con esto, finalmente había movido el corazón del enano, obteniendo la promesa de que el enano le ayudaría con sus problemas en una ocasión.

 

Así, Jia Tianglong actuaba manso y humilde como alguien de la generación junior siempre que estaba en presencia del enano, sin atreverse a revelar la más mínima falta de respeto. Fue muy claro en su corazón: este Monje Luz Dorada era alguien con quien su pequeña Banda de Lobos Salvajes no podía lidiar.

 

˂˂ Nota: Junior – Es una persona está en proceso de aprendizaje o formación y regularmente es apoyada por otros en este proceso ˃˃

 

Después de que el Monje Luz Dorada escuchó su petición, soltó una enloquecida risa. Una vez que su risa se detuvo, exclamó arrogantemente: “¿Sólo unos pocos mortales? ¡Déjamelos a mí! No importa cuán altas hayan sido sus bases de cultivo, no importa cuán fuertes sean sus artes marciales, definitivamente no serían un rival para mi técnica de espada voladora! ¡Puedes relajarte!”

 

“Entonces, tendré que molestar al Maestro Inmortal. Las recompensas que prometí serán definitivamente entregadas, y lo que es más, he decidido que después de que el asunto esté resuelto, la recompensa será incrementada en 2.000 taels de oro”. Jia Tianlong pareció muy contento al aumentar la recompensa sin dudarlo. Después de todo, sabía que su ayudante no era muy amable. Resultaba mejor si usaba directamente el oro para comunicarse.

 

Después de que el Monje Luz Dorada escuchó esto, rastros de una sonrisa aparecieron en su arrugada cara. Asintió satisfecho, obviamente contento con el aumento de la recompensa.

 

Después de obtener la garantía de una figura tan poderosa, el Monje Luz Dorada, Jia Tianlong ya no permaneció cauteloso y ordenó a sus fuerzas de la Banda de los Lobos Salvajes que se apresuraran a subir a la cima de la Cima de la Cúspide del Sol Poniente para prepararse a atacar a la división principal de la Secta de los Siete Misterios, la Séptima División Suprema.

 

Debido a que había tanta gente corriendo hacia la cima, Jia Tianlong y el resto de la Guardia de Hierro tuvieron que hacer un gran esfuerzo para llegar finalmente a la entrada de la división.

 

Mirando fijamente a la división principal de su enemigo más odiado, el Comandante Jia aún estaba sorprendido por la majestuosidad de la Sala de la Séptima División Suprema. Sentía que la sala principal de la Banda de Lobos Salvajes no era más que un túnel canino, insoportable en comparación con este lugar.

 

Mirando los terrenos en la cima de la Cumbre del Sol Poniente, había un buen número de salones construidos con piedras azules, uno grande, seguido por seis más pequeños.

 

Aunque la tenue luz de las antorchas era insuficiente para ver plenamente los detalles de los edificios en la oscuridad de la noche, el aura imponente y majestuosa de las salas hechas de piedra azul seguía siendo capaz de asombrar a los miembros de la Banda de los Lobos Salvajes y a las demás sectas pequeñas. Los atacantes no comenzaron inmediatamente su ataque, sino que rodearon las salas de piedra azul, con la intención de no permitir ni siquiera el paso de una sola mosca.

 

‘De hecho, nuestro oponente es una secta que ha existido durante más de 200 años; este nivel de riqueza simplemente no podía ser igualado por los clanes y sectas que sólo han existido durante una década. ¡Qué extravagante!’ exclamó silenciosamente Jia Tianlong en su corazón.

 

Ya había decidido que una vez que la Secta de los Siete Misterios fuese eliminada, inmediatamente se trasladaría a la sala principal de piedra azul y la designaría como su centro de mando. Un edificio tan majestuoso sólo beneficiaría a un estatus como el suyo.

 

Jia Tianlong miró a la entrada de la sala principal, de color negro oscuro. Después de observar lo que le rodeaba, levantó lentamente su mano derecha en el aire.

 

En ese momento, el silencio descendió sobre la gente que rodeaba la Cumbre del Sol Poniente mientras las miradas de la multitud se dirigían a la mano de Jia Tianlong. Sabían que una vez que el brazo se inclinaba hacia abajo, indicaría el comienzo del ataque.

 

“Espera.”

 

De repente, una voz fría se oyó hasta el salón principal, de color negro como el carbón.

 

¡Pa da! ¡Pa da!

 

Una ola de pasos resonó desde dentro a medida que el sonido se hacía más y más claro.

 

Finalmente, un hombre de túnica blanca, de mediana edad emergió. Esta figura tenía una horquilla de madera, y el único equipo que llevaba en el cuerpo era una espada larga en una vaina blanca. Su cara estaba incomparablemente pálida, pero sus ojos eran brillantes. Dondequiera que miraba, los que se encontraban con su mirada sentían como si las afiladas espadas hubieran cortado sus corazones, haciéndoles temblar a pesar del aire caliente.

 

Después de salir, se detuvo mientras contemplaba lentamente a la multitud que estaba frente a él, sin dejar rastro de miedo en sus ojos.

 

Finalmente, su visión aterrizó en la mano derecha de Jia Tianlong que fue levantada en el aire. Su mirada pasó del brazo derecho de Jia Tianlong a su rostro.

 

“Jia Tianlong”. Este hombre de mediana edad gritó el nombre del Comandante Jia.

 

“Wang Juechu”. No queriendo parecer débil, Jia Tianlong también gritó el nombre de su adversario.

 

“Hablando de eso, esta es la primera vez que nos encontramos cara a cara como los respectivos líderes de nuestros bandos, ¿no es así? ¡Mi querido líder de la secta Wang!” Jia Tianlong usó un tono pausado cuando rastros de una sonrisa burlona colgaban de sus labios. Lentamente retractó su brazo derecho extendido del aire.

 

Wang Juechu miró sin expresión a Jia Tianlong sin decir nada. La atmósfera empezó a ponerse cada vez más tensa.

 

“El líder de la secta Wang vino a este lugar solo, ¿podría ser que tengas la intención de rendirte?” Sonriendo, Jia Tianlong hizo esta pregunta con un toque de ridículo.

 

“Tienes razón. Quería discutir con vosotros asuntos relacionados con una rendición”, contestó el líder de la secta de los Siete Misterios, Wang Juechu, con una respuesta seca, similar a una estatua hecha de nieve.

Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Angelusautemmors

    Lector

    Nivel 4

    Angelusautemmors - hace 4 meses

    Bah yo queria sangre, que lider de secta mas cobarde, mas adelante quizas me equivoqué porque su decision es sabia y bla bla bla

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.