<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 97

Capítulo 97. El Camino de Noche

El atardecer se acercaba, y el segundo sol de Norland comenzó a ponerse en el oeste, el último de su brillo teñía de rojo los ríos, el horizonte y la totalidad de Norland. En el tiempo que tardó en cerrarse las puertas arqueadas, Fausto estaba envuelto por un suave y fragante resplandor dorado. Era como si el mundo se detuviera, y el tiempo pasara con tranquilidad.

Richard liberó su maná, la piel de bestia frente a él brilló con capas de formaciones de hechizos como una suave brisa en un río. Otra runa ya estaba terminada, y aunque los efectos de la misma eran apenas mejores que el estándar, él estaba extremadamente satisfecho considerando los materiales utilizados. Se sentó en silencio y esperó a que el poder de la formación de hechizos terminase de hacer efecto. De repente, una ola de fatiga le pasó por delante, provocándole somnolencia. Cada vez que esto ocurría, la primera contramedida de Richard era tomar una botella de poción revitalizante.

Con una mano frotando su sien, la otra mano de Richard alcanzó el costado de la mesa. Sin embargo, lo que cogió su mano no fue el familiar, helado y suave tacto del cilindro, sino un cálido y saltarín trozo de carne. Lo que siguió a continuación fue un grito de asombro, al tiempo que el trozo de carne abandonaba apresuradamente su mano. Richard estaba atónito y giró la cabeza. Vio a Coco a un metro de distancia con un rubor en las mejillas. Ella le estaba mirando asombrada, junto con una ira contenida. El trozo de carne que había agarrado eran sus nalgas.

No estuvo mal al tacto, pero no fue excepcional. Este fue el primer pensamiento que le vino a la mente a Richard.

Cuando estaba en el Deepblue, Richard siempre tenía una poción revitalizante a su lado para beber cuando estaba cansado. Sin embargo, los Archerons no podían proporcionar un entorno tan bueno, y las pocas pociones que tenían fueron guardadas para tiempos de guerra. Sin embargo, Richard recientemente había dejado el Deepblue, por lo que este hábito de cinco años no sería tan fácil de olvidar.

“¿Quizás debería disculparme con ella?” Richard reflexionó, sin saber cómo explicarse.

Los dos asistentes estaban a su lado, por lo que sería inapropiado que comentase sobre el empobrecimiento de los Archerons. Además, Richard no creía que ser pobre fuera algo malo. Ahora mismo, era muy consciente de las grandes diferencias entre el mundo exterior y el Deepblue. Tomemos estos dos ayudantes, como ejemplo. En sus vidas rara vez habrían visto más que unas pocas y poderosas pociones de maná, por lo que nunca habrían sido capaces de imaginar el sustento de las tareas cotidianas con tales cosas. Esta fue la incomodidad de mentir. Richard quería decir la verdad, pero nadie le creía.

La asistente femenina carraspeó y se dio la vuelta, sin decir una sola palabra. En cuanto al asistente masculino, su mirada se movió y cayó brevemente sobre las nalgas de Coco, antes de encogerse de hombros. En cuanto a Coco, sus mejillas aún estaban rojas. Se mordió los labios inferiores, y sus ojos parecieron brillar de lágrimas. Sin embargo, ella tampoco habló mientras continuaba con sus tareas de ordenar y preparar la mesa, excepto que ahora mantenía cierta distancia de Richard.

En realidad, con la disparidad en la identidad de Richard y Coco, un breve toque de sus nalgas no fue gran cosa. Incluso si la persona que la tocaba era el asistente masculino, a lo sumo sería reprendido ligeramente. Si eso sucediera, algunos podrían incluso considerar que fue el motivo de Coco para hechizar al hombre.

Richard conocía las muchas reglas de la nobleza, y sabía que si se disculpaba ahora, Coco tendría problemas en el futuro. Sin embargo, Coco estaba evidentemente furiosa, y su expresión delataba sus intenciones de mantenerse alejada de él, algo que le hacía sentirse bastante incómodo.

El reloj de arena ya estaba a mitad de camino, lo que indicaba que ya casi era hora de cenar. Viendo los muchos materiales y aparatos puestos sobre la mesa, Richard se sintió bastante impaciente. Al poco tiempo, tiró el equipo que tenía en la mano sobre la mesa de experimentación, antes de ponerse de pie y marcharse.

Sin embargo, justo cuando dio dos pasos hacia delante, sintió que algo se rompía en lo profundo de su conciencia, y un inigualable y crujiente aplauso sonó fuerte antes de que una fragmento de hielo se mezclara con la oscuridad que apareció, como si una sombra se disipara en su conciencia.

Richard se sorprendió e inmediatamente se detuvo. Se concentró profundamente en su conciencia, pero no pudo encontrar ningún rastro de la sombra, como si lo que había ocurrido fuese solo una ilusión. Escudriñó su cuerpo con sus sentidos, pero no descubrió nada extraño. Sin embargo, había un rastro de peligro que persistía. Algo había pasado, pero no podía averiguar qué era.

En ese momento, golpes fuertes de pisadas resonaron en el pasillo. Senma apareció en el tercer piso del laboratorio y le dijo a Richard: “El Maestro quiere verte, sígueme”.

Richard asintió, e instruyó a los dos asistentes que guardaran las runas que acababa de hacer antes de seguir a Senma afuera. El rostro de Senma aún estaba pálido, y el aura que emanaba de ella era bastante débil. Sacó un frasco exquisito y se lo tiró a Richard: “Bébelo por el camino, no te queda mucho tiempo”.

Richard estaba bastante estupefacto mientras miraba la poción vigorizante en sus manos. Esta poción fue diseñada para restaurar la energía y el maná al mismo tiempo, algo mucho más valioso que una poción revitalizante regular. Algo grande tuvo que haber sucedido para que le dieran esto, pero en lugar de preguntar, se lo bebió todo de un trago antes de seguirla al castillo principal.

Richard volvió a ver a Gaton en el salón de comando, y el mapa mágico del centro ya había cambiado su contenido. El plano era desconocido para Richard, pero el área estaba llena de magma. Lo más probable es que este plano fuera un nivel del infierno, o del abismo profundo. O quizás era otro lugar con propiedades similares.

Las manos de Gaton estaban presionadas en los bordes del mapa mientras miraba fijamente a la proyección. Un aura poderosa estaba siendo emanada continuamente de su cuerpo, tan densa que era casi visible a simple vista.

En el extremo del mapa había un par de caballeros vestidos con una pesada armadura. No había áreas expuestas más que las aberturas en forma de “T” en sus cascos, incluso con sus palmas cubiertas de mallas de escamas. Sus armaduras eran espantosamente pesadas, y si uno miraba desde un costado podía ver que tenía más de quince centímetros de grosor. No se sabía cuanto poder se necesitaba para atravesar esa densa armadura.

Los dos caballeros se veían iguales, vestidos con conjuntos de aguijón negro que eran los más populares entre los caballeros pesados. Sin embargo, el emblema de los Archeron estaba incrustado en diferentes lados para distinguirlos entre sí, uno a la izquierda y el otro a la derecha.

Se trataba de Kaylen y Kayde, un par de hermanas gemelas que pertenecían a los trece de Gaton. Aunque su equipo era ordinario y no parecía tener efectos adicionales, sus auras no fueron inferiores a las de Senma.

Mordred se mantuvo en silencio detrás de Gaton, y cuando vio entrar a Richard, sus labios se abrieron en una sonrisa silenciosa como una forma de bienvenida.

Gaton se paró derecho, y miró a Richard con sus ojos de halcón. “Richard, estás aquí. Déjame ver cuánta magia has recuperado. Hmm… Bien, una buena parte. Estarás listo para cuando empiece la ceremonia. ¡Senma! Toma otra poción vigorizante para usar en el viaje más tarde”.

Senma respondió con un ruido desde su garganta, mientras Richard miraba desconcertado: “¿Qué ceremonia?”

“¡Una ofrenda al Dragón Eterno! Chico, tu suerte no es tan mala. Ahora ya tenemos suficientes tributos. Pero también se puede decir que tu suerte es muy mala, porque no hay mucho tiempo para que te prepares. ¡Toma esto!” Enseguida, Gaton le arrojó una caja negra a Richard.

En el momento en que Richard agarró la caja, ambas manos se hundieron, haciendo que casi cayera al suelo. Esta caja pesaba cerca de cien kilos, y tuvo que activar Erupción para recuperar el equilibrio y atraparla firmemente.

“¡Ábrelo y mira dentro!”

Richard abrió la caja, y un hedor ardiente salió por dentro. Sorprendentemente, ¡este hedor tuvo una oleada abrumadora de poder! Había una masa de carne en la caja, ardía tanto que se había vuelto negra. El poder de las leyes la rodeaba, liberando un poderoso aura al pulso de sus latidos.

“¡Corazón de demonio!” Richard dijo, horrorizado.

“¡Mm, de un señor demonio menor! Y esto también, ¡cógelo!” Gaton tiró una caja más grande esta vez. Esta caja también era extremadamente pesada, pero en el momento en que llegó a Richard se detuvo por sí sola, antes de flotar y descansar suavemente en el suelo, como si hubiera un par de manos invisibles que la hubiesen transportado. En el momento en que Richard pudo ver que la caja se abría, levantó la tapa.

Aquí había un hedor igual de picante, pero no iba acompañado de calor. Este aura estaba llena de oscuridad y putrefacción, la cabeza de un diablo con más de diez ojos ámbar abiertos. Los numerosos cuernos sobre la cabeza todavía estaban afilados y bien conservados. Incluso la curvatura de los cuernos no cambió, y todo pareció detenerse, como si su apariencia hubiera sido así durante mucho tiempo. Esta cabeza fue cortada hace mucho tiempo, y ya no mostraba ningún signo de vida. Sin embargo, los poderes de la corrosión y la oscuridad todavía estaban bien preservados bajo los poderes de la magia.

“¡La cabeza de un diablo!” Richard jadeó.

“¡Es un diablo mayor! Sin embargo, ha estado muerto desde hace algún tiempo, y no es tan fácil cortar la cabeza a otro diablo. Esto es para ti, propiedad privada de tu viejo. ¡Esta vez lo hiciste a lo grande!” Gaton dijo mientras se ponía el casco que llevaba en las manos, como si fuera a entrar en batalla en breve.

Richard miró en blanco a las dos cajas, mientras su mirada pasaba entre la gente presente. Kaylen y Kayde estaban enmascaradas, así que naturalmente no podía ver sus expresiones, pero tanto Mordred como Senma estaban tan sorprendidos como él.

Las habilidades de Richard habían registrado los datos de estos restos de demonios y diablos de los que sólo se hablaba en los libros que había leído. Para los humanos, ir al abismo profundo o al infierno para matar a un demonio o a un diablo era extremadamente difícil. En cuanto a aquellos demonios y diablos que habían conseguido atravesar planos y entrar en Norland, hacía tiempo que habían sido asesinados y ofrecidos al Dragón Eterno. Mirar estos preciados objetos que aún estaban llenos de poder no era algo común.

Los demonios eran del abismo profundo, y los diablos del infierno. Ambos eran planos primarios, igual que Norland, pero mucho más grandes. El ambiente allí era extremadamente especial, dando un impulso anormal a los poderes de sus residentes. Cada nivel de estos lugares era un semi-plano en sí mismo, con un ser que unificaba el área. En cuanto al número exacto de capas que tenían, nadie lo sabía con seguridad. Ambos eran una amalgama de innumerables capas de planos.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.