<- Actualmente solo registrados A- A A+

ED – Capítulo 394

Capítulo 394: Suprimiendo a un Rey con una mano

Estaba bastante resentido después de que Li Qiye lo arrojó en el fondo del mar. ¡Un genio como él siendo reprimido por un joven desconocido era un asunto extremadamente vergonzoso!

”Un maestro así… ¡De hecho, quiero ser testigo de su fuerza personalmente!” El Señor Real se volvió feroz mientras hablaba con austeridad. Habiendo dicho eso, anillos divinos emanaron de su cuerpo. Sin lugar a dudas, el Señor Real era un poderoso Soberano Celestial.

”¡Su Majestad, no debería!” Lu Baiqiu se horrorizó al escuchar esto y rápidamente habló: ” El Hermano Li solo está aquí por la isla mítica y no se opone a nuestro País del Flujo Estático… ”

”Ah, Señora de Región Lu, ¿qué quieres decir con eso?” Xuan Shaojun se burló: ”Lastimar a nuestros discípulos y avergonzar a nuestro Consejero Imperial, ¿cómo es que esto no se opone a nuestro País del Flujo Estático? Su Majestad es invencible, entonces, ¿qué puede hacer un pequeño mocoso? ¿Podría ser que la Señora de Región Lu está del mismo lado que ese tipo Li y quiere coludirse con el enemigo…?”

‘”Tú” Lu Baiqiu estaba enojada, pero ella lo soportó e intentó persuadir al Señor Real: ”Su Majestad, en mi opinión, el Hermano Li no está aquí para dañar a nuestro País del Flujo Estático. ¿Por qué no damos un paso atrás y todo estará bien?” Lu Baiqiu confió en que Li Qiye no estaba bromeando. Si el país realmente lo provocara, entonces él podría matar su camino hacia el País del Flujo Estático.

”Su Majestad, también siento que las palabras de la Señora de Región Lu tienen mucho sentido. ¡Este conflicto se debió a mi conducta temeraria!”. El Consejero Imperial rápidamente dijo: “Si él realmente fuera antagónico hacia nosotros, entonces no nos habría dejado ir. En mi opinión, debe tener un origen aterrador, ¡así que no hay necesidad de competir con él y cortejar a un poderoso enemigo!”

“No importa qué, aún quiero ir a verlo por mí mismo”. El Señor Real habló gravemente: ”Un maestro poderoso como este aparece en nuestro país … ¿Cómo podría estar calmado si no conocemos su identidad?”

Lu Baiqiu se puso bastante ansiosa después de escuchar las palabras del Señor Real. ¡No deseaba ver al país en conflicto con Li Qiye porque confiaba en que Li Qiye no era una persona a la que le gustaba bromear!

”Bang bang” Innumerables personas se alarmaron cuando un carro de batalla voló sobre las Mil Islas. Cuando los jóvenes cultivadores de las Mil Islas vieron los varios miles de soldados con armadura en el cielo, no pudieron evitar volverse cautelosos.

”¿Qué pasó? ¡El propio Señor Real se está aventurando a salir!” Viendo al Señor Real que cabalgaba en su carro de dragones, muchos cultivadores se pusieron pálidos. El Señor Real fue un gran Soberano Celestial y raramente se mostró fuera de los grandes eventos.

Por lo tanto, debería haber un gran problema para que el Señor Real viajara en persona y alarmó a muchos cultivadores espectadores.

En un abrir y cerrar de ojos, miles de expertos del País del Flujo Estático rodearon rápidamente la isla habitada por Li Qiye.

El corazón de Lu Baiqiu estaba bastante pesado, pero aún deseaba que su país negociara con Li Qiye, por lo que rápidamente le dijo al Señor Real: “Su Majestad, ¿podría este discípulo invitar al hermano Li aquí para una charla?”

”Hah, Señora de Región Lu, eres amiga de esa persona Li, entonces quién sabe si lo estarás informando o no? Si esa persona Li escapa, ¿podrás asumir la responsabilidad? Señora de Región Lu, ¡solo quiero lo mejor para ti, la traición no es un crimen menor!”, Alegó Xuan Shaojun.

La expresión de Lu Baiqiu cambió grandemente con ira después de ser acusada por Xuan Shaojun de esta manera; no pudo evitar decir con frialdad: “¡De hecho dirías casi cualquier cosa para incriminar a alguien!”

”Solo quiero lo mejor para la Señora de Región Lu. Si te dedicas a nuestro país, entonces debes hacerte a un lado para evitar despertar sospechas”. Xuan Shaojun comentó: “¡Señor Real, déjame ir a decirle a ese tipo que salga!”

”Ve, pídele que venga a verme”. El Señor real se sentó en su carruaje de dragones con un sentido dominante de nobleza. Esto no fue un acto de desdén, después de todo, como un experto que había gozado de prestigio durante mucho tiempo, estaba calificado para actuar así.

Lu Baiqiu suspiró suavemente. Parecía que esta tormenta no pasaría muy fácilmente. Ella no deseaba esta disputa, pero, por desgracia, no tenía absolutamente nada que decir en este asunto.

Después de que Xuan Shaojun recibió la orden, apareció sobre la isla de Li Qiye y gritó: “¡Li, ven a saludar a Su Majestad!”

Li Qiye, que estaba sentado en la pequeña isla, solo echó un vistazo y, con un puf, Xuan Shaojun ni siquiera tuvo la oportunidad de gritar antes de ser convertido en una niebla sangrienta con solo un movimiento.

Este repentino desarrollo sacudió a los expertos del País del Flujo Estático. Xuan Shaojun, era el genio más prometedor de su país y fue asesinado por alguien de esta manera.

”¡Chico, estás loco!” El Señor Real se horrorizó cuando se levantó con sus anillos divinos expandiéndose desde su cuerpo, ¡había un total de siete anillos!

En medio de su ira, una sombra repentinamente brilló cuando Li Qiye se paró frente a él. Se movía con una velocidad extrema que nadie más podía seguir.

”¡Protejan a nuestro rey!” El Consejero Imperial gritó en estado de shock.

En un instante, los expertos alrededor del Señor Real gritaron al mismo tiempo y muchas armas apuntaban a la cabeza de Li Qiye. Había pagodas, hojas divinas y espadas forjadas con sacrificios de sangre. Todos ellos emitieron continuamente sonidos explosivos.

Tal ofensiva ni siquiera hizo que Li Qiye parpadeara una sola vez. Balanceó su brazo hacia abajo y con un fuerte golpe, ninguno de los tesoros atacantes pudo detener el invencible físico de Li Qiye y se rompieron de inmediato. La sangre de los expertos entrantes se derramó mientras salieron volando.

“¡Ten cuidado!” El Señor Real se enojó cuando cada anillo divino abrió una ola de gran dao, llevando una fuerza majestuosa que se precipitó hacia adelante.

“Eres solo un pequeño soberano sin nueve anillos completos, ¡y aún así te atreves a atacarme!”. Li Qiye estaba tan tranquilo como siempre, ya que exudaba el poder de un emperador. Un Kun Peng voló hacia el cielo y siguió a Li Qiye paso a paso. Este Kun Peng Primordial saltó y creó un enorme maremoto que fue enviado hacia el Señor Real.

¡Las seis variantes de la transformación del mar de Kun Peng! Cuando este Kun Peng Primordial batió sus alas, todos los cielos se convirtieron en un océano con gigantescas olas que podían ahogar las estrellas.

”¡Bang!” A pesar de que el Señor Real era un Pequeño Soberano, no pudo evitar dar varios pasos atrás bajo una ley de emperador tan radical. Las luces en sus anillos divinos de repente se oscurecieron, su energía sanguínea era inestable después de este golpe de Li Qiye, causando que se pusiera pálido.

Li Qiye era un Santo Antiguo con seis palacios y nueve estrellas, y también cultivó las leyes de emperador. ¿Cómo podría un pequeño soberano como el Señor Real competir con él?

La mirada de Li Qiye se volvió fría mientras hablaba sin emociones: “Siguen provocándome una y otra vez… ¡La cara de tus antepasados ​​ya no es suficiente! Si no los mato a todos, entonces la gente realmente pensaría que soy intimidado fácilmente”.

Una vez dicho esto, sus cinco dedos se estiraron hacia afuera cuando rodearon al Señor Real como los cielos mismos.

”Hermano Li, ¡por favor espere!” La asustada Lu Baiqiu rápidamente se adelantó y se paró frente al Señor Real mientras ella le rogaba urgentemente: ”Hermano Li, nuestro País del Flujo Estático no tiene ninguna animosidad hacia usted, fue solo un malentendido”.

Cuando Lu Baiqiu se puso de pie y bloqueó el frente, Li Qiye hizo una pausa por un momento y miró a Lu Baiqiu. Luego, retiró sus dedos celestiales antes de hablar despectivamente: “¡Señora de Región Lu, hay momentos en que solo tu cara es insuficiente!”

Lu Baiqiu no pudo evitar sonreír irónicamente. Como discípula del País del Flujo Estático, no podía quedarse allí y ver cómo Li Qiye masacraba a su gente. Luego habló rápidamente: “Nuestro Señor Real solo quería hablar con el hermano Li sobre la isla perdida. Hubo un malentendido, espero que el hermano Li pueda perdonarnos”.

En este momento, el Señor Real tenía un rostro conmocionado. Vio el Kun Peng sobre la cabeza de Li Qiye y respiró hondo. El aura de emperador que se elevaba en el cielo le hizo darse cuenta de que había pateado una pared de acero. Como la persona cultivó una ley de emperador, sin lugar a dudas, pertenecía al linaje de un Emperador Inmortal. Su País del Flujo Estático no podía permitirse provocar tal linaje.

”¿De qué secta del emperador es el compañero daoísta?” preguntó el Señor Real mientras temblaba por dentro. No podía hacer otra cosa que inclinarse. Un Gran Soberano estaba lejos de ser suficiente para meterse con un linaje de Emperador Inmortal y mucho menos un Pequeño Soberano como él.

Li Qiye miró al Señor Real y dijo: “¡Por respeto a la Señora de la Región, esta vez voy a dejar este asunto! ¡Puedes ir a mi encuentro en la isla con la Señora de Región Lu sola!” Con eso, se dio la vuelta y desapareció rápidamente mientras se dirigía hacia su isla.

Muchos de los expertos que lo acompañaban se sorprendieron con el tono de Li Qiye cuando se dirigió al gobernante de un país.

”Señora de Región Lu, sígueme a la isla!” El Señor Real respiró hondo. Como un Señor Real, no pudo evitar sentirse superior a veces. Sin embargo, también era un hombre experimentado y sabía cuándo retroceder.

”¡Su Majestad!” Varios expertos se alarmaron cuando se enteraron de que el Señor Real quería ir a la isla solo y deseaban convertirse en la vanguardia, pero el Señor Real los detuvo con un gesto de la mano: “Incluso si todos ustedes vienen, solo terminaría en aún más muertes sin sentido. ¡Esperen aquí!”

Cuando un pequeño soberano como él era insuficiente, otros expertos simplemente estarían renunciando a sus vidas tratando de oponerse a Li Qiye.

Después de que el Señor Real entró en la isla, los otros expertos entraron en una formación lista para la batalla. Mientras hubiera algún signo desde adentro, inmediatamente se apresurarían a rescatarlos.

Li Qiye estaba sentado directamente en la isla. En el momento en que el Señor Real lo vio, se calmó y se inclinó hacia Li Qiye con una actitud ligeramente sumisa y dijo: “Esta vez, mi País del Flujo Estático solo quería preguntar sobre el asunto de la isla perdida. No esperaba que ocurriera tal malentendido, realmente fue un asunto desafortunado”.

El Señor Real era un hombre inteligente. Todos los viejos cultivadores como él eran tan astutos como los demonios y sabían el momento adecuado para que pequeñas sectas como ellos cedieran.

En su opinión, Li Qiye provenía de un linaje de Emperador Inmortal, una existencia monstruosa a la que su país no podía permitirse enfrentar. Además, la fuerza de Li Qiye fue claramente suficiente para derrotar a un Soberano Celestial.

Esta es la razón por la cual el Señor Real primero decidió admitir sus fallas para facilitar la atmósfera entre ellos.

 

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel

    Ecle-chan - hace 2 años

    Muchas gracias…
    Y así señores terminan los que ni a los golpes aprenden…. otro muerto por hacerse del vergas… bueno, solo estaba cortejando la muerte y la de su país con tal actitud.

  2. Avatar

    Lector

    Nivel 10

    CarlosRD - hace 3 meses

    Si supiera que literalmente sólo li qiye tiene la fuerza suficiente como para derrotar a Sectas antiguas (sectas con leyes de emperador).

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.